Respond to this messageVOLVER al inicio de la FORONOVELA
Original Message
  • XI ENTREGA : "CÓMO EXPLICAR...."
    • "Los navegantes del fin del mundo"
      Posted Jul 24, 2001 1:30 PM

      El tío Roberto vio llegar a Rebeca Iriarte a sicopatología del Churruca enchalecada y echando una baba espumosa rosada que salía como copos por la nariz y la boca. Rebeca ni lo vio parecía petrificada cuando la puerta se cerró y solo oyó un grito que no podía asegurar que fuera de ella.

      “El correcaminos” se presentó en Verdor y El mono le dio unos pesos para que le contara que la mujer que se fue , llevándose a Rosalía, estaba del marote y que había intentando matar a un muerto de una cuchillada y que era cana retirada y que estaba en El Churruca. Al Mono no le pareció tranquilizador el informe porque no sabían dónde estaba Rosalía.Pero “El correcaminos” dijo que mañana tendría ya la dirección del femenino llamado Rebeca Iriarte y el otro femenino ubicado.

      “Cómo explicar que partió de mi un barco llevándome” estos versos de Pizarnik dichos por la Noy dieron inicio al Show mientras allí se quebró una copa que no era de cristal.

      El tío Roberto esperaba el informe del siquiatra en el pasillo del Churruca, pero la enfermera dijo que esa noche no iba poder ver a su sobrina y que mejor le trajera las cosas necesarias.


      Doña Asunta viuda de Rivas estaba frente a la computadora de Rosalía, quizás allí hubiera algún indicio y con Joaquín se pasaron leyendo archivos,los libretos que Rosalía escribía para Dairiens, los mensajes que recibía de un tal Quirón Alvar que era una mezcla de poeta anarquista y volado que al gusto de Doña Asunta parecía subversivo.De manera que hicieron clic para saber más sobre

      http://www.civila.com/Cultura/islote/99.htm

      Los dos parecían animados cuando tocó el timbre el inspector Vilaqua y amargado les confesó que los de ese antro le habían dado carne podrida y que las posibilidades de llevar adelante una investigación exitosa se parecían más a un sueño juvenil que a otra cosa. Pero a Joaquín le llamó la atención un mail de Rebeca Iriarte y al solo nombrarla Joaquín , el inspector hizo saltar por el aire el café que le servía Doña Asunta: Rebeca Iriarte, La asesina del muerto de Ramallo dijo con todas las letras y la vida se iluminó para él.

      El tío Roberto abrió la puerta del departamento de Rebeca y un olor a otra lo alarmó, sacó la reglamentaria y avanzó hasta el cuarto silenciosamente y era más intenso ese olor a otro mundo. Se asomó y vio a esa mujercita menuda dormir y junto a ella en una valija un muñeco de cartón que de tan real parecía un hijo muerto. Se quedó allí y sintió que el pito se le paraba y se paso la mano por el bulto duro como hacia mucho tiempo. Dejó la reglamentaria en la mesita de luz y se acostó pegado al cuerpo de la mujercita menuda que se hacia la dormida mientras el en un va y viene frotaba su pene que se había vuelto un arma mortal. No quería coger. Le parecía inédito aquello que sentía, estaba maravillado y quiso gozarse allí mismo y Rosalía comenzó a rezar silenciosamente el avemaría mientras el tío Roberto se masturbaba al tiempo que podía ver claramente la imagen de su madre muy joven amamantando a su hermanito, el padre de Rebeca. La bella imagen y el placer de la cercanía de esa mujer menuda que se fingía dormida lo excitaron tanto que tuvo que gritar cuando todo salió de él y se quedó allí vaciado con su mano que intentaba detener el semen que chorreaba y que llevó hasta los
      Cabellos de Resalía embardunándolos y sin atreverse a más se levantó y fue al baño a lavarse.

      Rosalía, saltó de la cama y fue a la cocina a poner la pava en el fuego y a preparar unos mates
      Para ofrecerle al tío Roberto que pronto apareció buscándola y que sonrió malicioso cuando ella le preguntó: usted es el Tío Roberto? Ella sabía y ocultaba bien el miedo y tuvo ganas de cogerla como un macho cabrío pero se acordó de Rebeca cuando Rosalía le preguntó por ella.
      Entonces el tío Roberto le contó que se había vuelto loca en Ramallo donde Dios sabe porque fue a clavarle una cuchillada a un muerto y Rosalía no pudo evitar reírse. Reírse sin parar.

      Continuará: Ana Montes.

    Login Status
  • You are not logged in
    • Acceso
      Contraseña
       

      Opcional
      Provides additional benefits such as notifications, signatures, and user authentication.


      Crear Cuenta
    Nombre
    Título de Mensaje
    Texto de Mensaje
    Opciones
    Enable formatted text (what's this?)
          


    Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
     Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
    LOS NAVEGANTES DEL FIN DEL MUNDO
    Primer ForoNovela de Ana Montes
    Leer Capítulo... 01 / 02 / 03 / 04 / 05 / 06 / 07 / 08 / 09 / 10 / 11 / 12 / 13 / 14 /
    Opinar/ Volver al inicio