<< Previous Topic | Next Topic >>Volver al Inicio  

Marina Baura: No soy una diva

April 5 2006 at 10:16 PM
No score for this post
LT_Venezuela [X]  (Acceso LT_Venezuela)
de la dirección IP 200.84.111.195

Marina Baura: No soy una diva



Después de incursionar como modelo -encarnó el “color de oro” de la cerveza Caracas en un comercial de televisión-, y de haber sido una de las chicas del Show de Renny Ottolina, debutó como actriz y casi de inmediato saltó a la popularidad gracias al personaje de Lucecita, en la telenovela del mismo nombre escrita por Delia Fiallo. De allí en adelante la fama jamás la abandonaría. Estelarizó varias de las telenovelas más famosas en la historia de la pequeña pantalla venezolana, entre ellas “La usurpadora”, “Doña Bárbara”, “Natalia de 8 a 9”, “Chao Cristina” y muchas otras. Luego vino el retiro por varios años, hasta que decidió volver a la TV en papeles especiales. Pronto la veremos, vía Rctv, en “Soltera y sin compromiso”, una adaptación de dos horas de la célebre telenovela de José Ignacio Cabrujas. Es Marina Baura, una actriz como hay pocas.

-¿Lo que más te satisface del oficio de actriz?
-Hay muchas cosas que me satisfacen, por eso me dediqué a esto. Interpretar personajes que se parecen a uno es satisfactorio; pero cuando no tenemos nada en común con el personaje, lo soltamos y sale solo, nace solo. Estas son las cosas que más me satisfacen.

-¿Qué sentiste al regresar a Rctv después de tantos años?
-En un principio muy emocionada, al encontrarme tanta gente que no conocía y otra que tenía años que no veía. Me he sentido muy bien.

-¿Qué recuerdas de tu época de primera actriz en ese canal?
-¡Muchas cosas! A pesar de que empecé en Venevisión, los mejores momentos de mi carrera artística definitivamente están en Rctv.

-Luego de haber estado retirada tanto tiempo del medio, ¿qué cambios fundamentales encontraste a tu regreso?
-Hay muchos cambios. Las cosas se transforman con el correr del tiempo en muchos sentidos. A nivel artístico, he encontrado que hay muy poco respeto al actor en general. No lo porque no es el caso, pero sí me he dado cuenta que el actor tiene pocos medios de trabajo y muchas veces debe aceptar papeles que no quiere, porque es su sustento. También la televisión venezolana se ha transformado, porque todos los canales tienen más telenovelas extranjeras que venezolanas. Si hubiese más novelas venezolanas, como era en el pasado, los actores estarían mucho mejor.

-¿Lo mejor de haber trabajado con Delia Fiallo y José Ignacio Cabrujas, los dos escritores de telenovelas mas emblemáticos?
-Delia para ha sido la luz que iluminó el camino de mi vida como actriz. Con ella tuve la suerte de interpretar mi primer personaje protagónico (Lucecita), donde todo era tan natural. A José Ignacio le debo la consolidación de mi carrera. Todo lo que he hecho que vino de su pluma fue extraordinario. Él contribuyó a cambiar la TV de mi país. En el fondo, ambos se parecen mucho.

-¿Te inclinas especialmente hacia alguno de los dos?
-Para mí los dos son maravillosos. Delia es una formula y José Ignacio otra. Es como cuando lees un libro: hay uno más fácil y otro más complicado, pero los dos son igualmente maravillosos.

-¿Cómo fue tu relación con Doris Wells? ¿Existía realmente una rivalidad entre ambas o todo fue una exageración de la prensa?
-Dentro del medio se buscan muchos cabos y se atan nudos para ver qué se publicita. Éramos las primeras figuras de Rctv, ¡pero no había competencia! Ella hacía un espacio y yo otro. En esa época, a los periodistas les gustaba enredar todo eso. Éramos muy buenas compañeras, aunque no amigas personales.

-¿Qué puedes decirnos de tu experiencia con ella en “La hora menguada”, el cuento de Rómulo Gallegos que ambas estelarizaron?
-¡Que espero que Rctv no lo borre jamás, porque quedó precioso! Lástima que ella no está para que lo corrobore, porque fue algo apasionante.

-¿Lo mejor que te ha pasado como actriz?
-Haber interpretado personajes tan maravillosos como los de Gallegos, Delia Fiallo y José Ignacio Cabrujas, que han cambiado la temática en la TV.

-¿Y lo peor?
-Una telenovela que se llamó TV confidencial. Ni quiero mencionarla.

-¿Telenovelas buenas las de antes?
-No. Lo que pasa es que la temática ha cambiado mucho. Antes éramos más sutiles actuando, no se dejaba todo al descubierto. Ahora hay demasiado desnudo. El público merece respeto, uno no sabe quién está viendo la telenovela, pues la ve todo tipo de gente. Los canales no saben qué quiere el publico, quiénes están de acuerdo con los desnudos y a quiénes les molesta. Antes nos valíamos más del argumento.

-¿Lo que más te apasiona de tu experiencia relativamente reciente en radionovelas?
-¡Me apasiona todo! La mejor fue La loca Luz Caraballo. Nunca había hecho radionovelas y estaba aterrada. Ahora, gracias a mi gran amigo Alberto Cimino (el productor que la introdujo en el género), pude hacerlo realidad.

-¿Qué hace la diferencia entre actuar para radio y televisión?
-En las radionovelas me doy el lujo de hacer cosas importantes, que le quedan a la gente. Estamos dando cultura al pueblo, pues son grandes obras de la literatura. Ojalá en la TV vuelvan a hacer lo mismo, como se hacía antes.

-¿Actriz o diva?
-La gente confunde. El divismo para mí no existe, y tal vez por mi forma de ser es que se pueden haber confundido. Yo me siento actriz y ser humano.

-¿Una mujer espiritual?
-No sé, al menos trato de estar siempre conectada con mi espíritu y mi alma, pero reconozco que soy humana y tengo errores.
Un ser espiritual no tiene errores (risas).
-¿Buena amiga?
-Sí, indiscutiblemente.

-¿Qué evocas cuando escuchas el nombre de Lucecita?
-Mi casa se llama Lucecita. Cuando tu dices “luz”, es algo que nos ilumina y nos guía.

-¿Entre Raúl Amundaray y José Bardina?
-Los dos son seres muy distintos. José era un muchacho buen actor, excelente compañero. Raúl es una estrella, un ser humano excepcional. Pero son totalmente opuestos, por eso no hay comparación. A los dos los quiero y respeto mucho.

-¿Lo mejor que se ha dicho de ti?
-No recuerdo... ¡Ah! Lo dijo Alberto Cimino, cuando afirmó que lo mejor que le había sucedido en su vida había sido conocerme a mí. Eso es precioso, tiene que explicarme por qué (risas).

-¿Y lo que menos te ha gustado?
-Hubo una época en que enjuiciaban mi vida privada. Eso me perturbó bastante, pero ya hoy en día me tiene sin cuidado. Si hablan bonito, ¡qué bien! Si hablan mal, no me importa. Tal vez en una época estuve más pendiente de esas cosas, pero ya no.

-¿Algunos actores y actrices que admires especialmente?
-Tengo que sentarme a pensarlo, porque me preocupa poder cometer errores (risas).

-¿Cómo ves a la Venezuela de hoy?
-Eso es todavía más difícil de responder. A Venezuela la veo dividida, triste. Se ha destapado una parte negativa del venezolano que antes no existía. Éramos dicharacheros, alegres, pero nos hemos vuelto negativos. A veces cruzas la calle en la noche y no hay nadie, la gente está siempre como resguardada, es terrible. Ojalá que Venezuela resplandezca, porque tiene madera para hacerlo, pues tenemos un país precioso.

-¿Qué le recomendarías a una actriz que se inicia?
-Que sea ella misma, que se meta en el personaje que interpreta, eso es muy importante. La sencillez debe ser otro de sus rasgos, que se respete y se quiera para que los demás hagan lo mismo con ella. Cuando uno perdura, es porque respeta su trabajo y se respeta a sí mismo.

-¿Qué atributos debe tener una actriz que se precie de tal?
-Lo que tiene que saber es actuar. Lamentablemente, en nuestro país actualmente también tienes que ser bonita. Si no eres bonita, no vas pal’ baile. Creo que tiene que existir no sólo belleza, sino también la capacidad de poder interpretar bien el personaje que estés haciendo en el momento.

-¿Y qué debe evitar a toda costa?
-Lo que debes evitar son las cosas que no te agraden. Las veces que lo he hecho, me ha ido muy mal. Las hacía porque tenía un contrato. Pero es terrible eso.

-¿Qué rescatas de aquella joven que fue “color de oro” en el comercial de cerveza Caracas y modelo del Show de Renny?
-No tengo nada que rescatar, porque lo llevo todo conmigo (risas).

-¿El mejor papel de tu vida?
-El de madre es el que mejor interpreto, aunque sé que en algunos momentos no lo he interpretado muy bien, pero ya a estas alturas lo he logrado. El ser una buena madre y amiga para mis hijas, lo hago hoy en día a la perfección.

-¿Y la telenovela que más recuerdas?
-Afortunadamente tengo varias. La usurpadora, porque me costó mucho trabajo; y Doña Bárbara, porque me catapultó, al igual que Natalia de 8 a 9. En lo que a mí respecta, no tengo una sola preferida.

-¿Sueñas despierta?
-Me gusta soñar despierta. Cuando quiero que algo se me cumpla, lo llevo a mis sueños para que se me haga realidad.

Dubi Dam Dam - Da Dubi Daba Dibi Dam
Dubi Dam Dam - Da Dubi Dibi Dam
Dubi Dam Dam - Da Dubi Daba Dibi Dam
Dubi Dam Dam - Da Dubi Dibi Dam

 

Scoring_Disabled_MsgRespond to this message   
Current Topic - Marina Baura: No soy una diva
  << Previous Topic | Next Topic >>Volver al Inicio  
Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
BloGalaxia