No te pierdas est� apasionante foronovela protagonizada por Mauricio Islas e Iran Castillo como Patricio y Mariana. La estrella argentina Andrea del boca es la malvada Jade.

 

 Return to Index  

CAPITULO 93

July 8 2003 at 9:13 AM
No score for this post
mauricioislasclub  (Acceso ebalaguer)

 
Capítulo 93
PATRICIO DESCUBRE QUE MARIANA ESTÁ EMBARAZADA


*Cuando Patricio comienza a creer de nuevo en Mariana, se encuentra con que Sergi está en La Hermosa y afirma que Mariana espera un hijo suyo*

Álvaro va a visitar a sus sobrinos. Estos envidian su felicidad.
Marcos: Es que tu pareces que estés aún de luna de miel.
Patricio: Es cierto ¿es que no discutís ni una sola vez?
Álvaro: Bueno claro que discutimos pero nos dura poco aunque bueno ahora tengo motivos para estar más feliz que nunca. Un hijo siempre es motivo de alegría.
Los otros lo miran con cara de no saber.
Álvaro: ¿pero cómo? ¿No sabéis que Leticia y yo vamos a tener otro hijo?
Patricio y Marcos lo felicitan con envidia. Los dos piensan que les gustaría volver a tener un hijo de sus respectivas amadas.
Los hombres descorchan una botella de champán y brindan por el nuevo miembro de la familia que está por nacer. Laura los ve. Álvaro la invita a brindar con ellos por su nuevo hijo pero la mujer se niega. Con ironía Marcos dice a su esposa:
--Pronto habrá un Rivero más, ¡que alegría¡ ¿no?. Espero que sea un macho como nosotros.
Álvaro: ¡ui no¡ Yo quiero una niña ya somos muchos hombres.
Laura: en eso estamos de acuerdo
La mujer toma una copa y brindando dice sarcásticamente:
--Para que no haya más hombres en esta familia, con los que hay basta y sobra.
Álvaro no dice nada, Patricio la mira con desprecio. Marcos siente deseos de besarla y estrangularla.

Jade está en su recámara. Habla con Esmeralda mirando como en el jardín Mariana y Patricio hablan cordialmente mientras Esperanza juega con Víctor.
Jade con desprecio: Miralos, ¡que felices¡ Parecen la familia perfecta. ¡Que asco me dan¡
(...)
Jade: No, no tengo celos. ¡claro que no¡ ¿¡cómo te atreves¡? De Patricio a mi sólo me interesa la plata y esa la voy a tener completita.
(...)
Jade: No, no voy a ir a fastidiarles, que disfruten, que crean que todo es maravilloso, que viva la alegría... A ver qué cara se les queda cuando ven a Sergi instalado en esta casa.
La mujer sonríe con maldad.

Patricio y Mariana se miran. Hablan de todo y de nada. Los dos están felices de estar juntos y aunque no sea como pareja les alegra poder estar hablando como amigos.
Patricio: Supe que eres una modelo de éxito en España... Eres muy bonita y te lo mereces. Ya no queda nada de esa joven que yo conocí.
Mariana nota reproche en las palabras de él y va a irse.
Mariana: Creí que tú y yo podríamos ser amigos pero vi que me equivoqué.
Patricio la agarra del brazo. A los dos les estremece sentirse pero Mariana con brusquedad dice:
--No me toques.
Patricio la suelta y dice:
--Perdón, no te toco pero no te vayas. Me lo estoy pasando muy bien contigo. No te vayas. Por el bien de nuestra hija debemos intentar ser amigos.
Mariana: Está bien pero no me vuelvas a tocar.
Patricio levanta las manos: Está bien te juro que no te vuelvo a tocar,.
Se medio sonríen. Los dos se miran y recuerdan sus besos y las veces que hicieron el amor.
Patricio piensa: Que ganas de besarla, de hacerle el amor pero ella ya no es la Mariana que yo amé. Es una cualquiera. La tengo que odiar.
Y Mariana piensa: Si hubieras sido verdad, si no me hubieras engañado con esa sucia mentida... con esa mentira de la boda que arruinó mi vida... Ahora seríamos felices con nuestra hija. Pero el Patricio del que me enamoré no existe y al de verdad lo debes odiar a muerte.
Mariana es la que más logra disimular su amor y lo mira con dureza. Patricio, a pesar del rencor, mira a la joven con amor.
Patricio: Yo no te quería ofender... Sólo que me extrañó que llegarás tan alto, Oí que eras muy famosa.
Mariana a la defensiva: Pues sí y lo conseguí trabajando duro y no acostándome con cualquiera como tú crees.
Patricio: Eso lo dijo tu marido.
Mariana: Si quieres que me quede, mejor no toquemos temas personales.
Patricio: una pregunta más ¿vas a continuar tu carrera aquí?
Mariana: Pues mientras Salvador no me corra de su casa y no necesite mantenerme prefiero no separarme de mi hija... Luego sí trabajaré... No me gusta depender de los hombres... Quién me conoce sabe que no me gusta que regalen las cosas pero está visto que tú eres el que menos me conoces.
Patricio dolido: No digas eso, tenemos una hija.
Mariana: Sí y parece que se te olvidó todo lo que pasó y que de victima has pasado a ser el victimario.
La joven está subiendo el tono y Esperanza los mira apenada.
Patricio: Tienes razón, tú y yo no podemos hablar sin discutir y no quiero que nuestra hija nos vea pelear.
Iba a irse pero Mariana no quiere que se vaya y lo llama. La voz de Mariana llamándolo le penetra el alma y se gira feliz. Patricio mira a Mariana emocionado y se dice para sí:
--Dime que me amas, que es mentira todo lo que se dijo en el juicio... Dime que te quieres quedar a mi lado a pesar de Jade.
Patricio suspira. Mariana lo mira con ganas de besarlo pero se controla.
Mariana: Esperanza ya ha faltado mucho a clase, deberíamos a puntarla a la escuela. Eso debes hacerlo tú puesto que legalmente yo no tengo derechos pero me gustaría que fuéramos los dos juntos.
Patricio se siente decepcionado ya que sólo era eso lo que le quería decir su amada.
Patricio: Está bien, vamos juntos mañana.
Mariana: De acuerdo...
Patricio se gira para irse triste. De pronto Mariana se marea y casi se cae. Patricio se da cuenta y tiene tiempo de girarse para abrazarla e impedir que se caiga. Sus labios, su piel... Todo el cuerpo de uno llama al del otro... A Patricio le cuesta dominarse. Tener los labios de Mariana a sólo unos centímetros de los suyos y no poder besarlos es una tortura.
--Bésala, bésala –le dice a Patricio una voz interna.
--ojalá me bese, ojalá me bese –se dice Mariana.

Laura se acerca al despacho para ver a su marido que trabaja sin que esté se de cuenta. Suspira enamorada. Marcos la ve. Ella se iba a ir pero él llama y le pregunta si quiere algo.
Laura procurando no delatar la emoción por estar cerca de su marido.
Laura: Mírame si Víctor estaba aquí. Como muchas veces le gusta verte trabajar.
Marcos: Está en el jardín con la hija de Patricio.
Laura iba a irse pero él la llama. Aunque no lo quiere reconocer le gusta tenerla cerca no desea que se vaya.
Marcos: ¿Porqué no me dijiste que tu hermana estaba embarazada? ¿a poco no lo sabías?
Laura: Yo no tengo porqué informarse de nada y además no hay mayor desgracia que ser la madre de un Rivero. Seguro que la van a hacer sufrir mucho.
Marcos dolido: tú también era madre de un Rivero.
Laura: Y no sabes cuanto lo lamento... estar casada contigo es una dura condena.
Marcos brusco: ya me imaginó hubieras preferido ser la amante de mi tío Víctor, en vez de mi señora.
Laura molesta: Mi gran tragedia es tener un hijo contigo que me retiene a tu lado... ¡Me casé contigo porque tu me obligaste¡
Marcos: Pero yo no te obligo a hacer el amor y bien que te gusta...
Laura lo bofetea: ¡eres un grosero¡
Él la besa con rabia y pasión. Laura se deshace de amor.
Marcos: Nuestro hijo no es lo único que te une a mi, también te gusto... Tal vez ya no me ames pero me deseas como amante... Si lo prefieres nos divorciamos y vivimos sólo como amantes... Tal vez así te encuentres más en tu salsa. Tú solo deseas ser mi amante, satisfacer tus instintos de hembra. ¡pues que así sea¡
Laura lo iba a volver a bofetear. Pero él le dice:
--No lo hagas, no me obligues a volver a besarte... Cada vez que me golpees te besaré y así que si me golpeas me demostrarás que lo que más te une a mi es el sexo, deseas más mi cuerpo de lo que quieres a nuestro hijo.
Laura: ¡te odio¡ ¡te odio¡
Marcos: ¡Y yo a ti¡
Laura se va herida. Marcos se siente frustrado.
-- si lograra que me amaras como antes... ¿porque se tuvieron que estropear las cosas?
Está furioso consigo mismo ya que sabe que fue él quien ha provocó todo eso. Recuerda lloroso los momentos felices que han pasado juntos.

Los corazones de Patricio y Mariana va a mil. Sus ojos se dicen que se aman, sus almas quieren estar juntos pero sus cerebros lo impiden. Patricio y Mariana se separan con una gran sensación de frustración. Se lamentan por no haberse dejado arrastrar por la pasión.
Patricio: ¿ya estás bien? ¿qué te pasó?
Mariana nerviosa: Debió sentarme mal algo que comí.
Patricio preocupado: deberías ir al médico, a ver si estás enferma. Si quieres le digo a mi tío que te revise.
Mariana se altera: ¡no¡ ¡no¡ De verás que no es nada.
Patricio: Si tu lo dices pero no te costaría nada, no me gustaría que te pasara algo.
Patricio y Mariana no se quieren separar pero tampoco lo quieren reconocer.
Patricio: bueno, ya me voy.
Patricio está deseando que Mariana le diga algo para retenerlo. Mariana no quiere que se vaya tan pronto.
Mariana llama nuevamente a Patricio. Éste se gira contento. Se miran con intensidad. En realidad Mariana no sabe no tiene nada que decirse. Se produce un silencio. Después habla ella.
Mariana: sólo quería darte las gracias por tu preocupación, si no me hubieras ayudado me hubiera caído.
Patricio: Eres la madre de mi hija... No quiero que te pase nada.
La pareja se sonríe. Ahora sí Patricio se va aunque con ganas de quedarse y Mariana lo ve irse triste. Se acerca a su hija y se toca el vientre pensando:
--Hijito mío no debes llamar la atención... No quiero que tu papito se entera que estás en camino.

Ester llega a La Hermosa directamente. Pregunta por Patricio. En la casa se necesita una nueva mucama y Carmen cree que viene a por el trabajo. Ester no lo niega. Piensa que así podrá estar más atenta a los movimientos de Sergi y Mariana. El ama de llaves la entrevista.
Ama de llaves: Usted se ve muy fina no parece que haya trabajado alguna vez, ¿porqué quiere el empleo?
Ester: bueno mi marido era rico pero me pegaba y lo tuvo que abandonar, por eso dejé mi país y vine aquí.
Carmen: ¿tú eres española? ¿qué curioso?
Ester para sonsacarla: ¿Hay más españoles aquí?
Carmen iba a contestar pero el ama de llaves las interrumpe. Le dice a Ester que no puede contratarla si no tiene experiencia.
Ester: Señora mire que necesito este trabajo, no tengo dinero ni para pagar un cuarto barato en una pensión. Además, estoy embarazada y por eso dejé a mi marido. Temía perder a mi hijo... pero si no trabajo ¿cómo voy a mantener a mi hijo?
Carmen la mira con pena.
Ama de llaves mirando las joyas de la joven: Pues si vende esas joyas que carga podrá vivir como una reina por una temporada. Se ven muy caras.
Ester se toca las joyas sintiendo que la han descubierto pero no se queda callada:
--Lo dice por esto, si son baratijas... Las buenas las tenía en una caja fuerte para que no me las robaran... Estas son una mala copia. Mi marido se quedó con las de verdad.
Ester suspira al ver que la creen.
Ama de llaves: Pues cualquiera diría que son de verdad. A mi me ha engañado.
Ester: Esa es la gracia ¿y bien? ¿Me da el trabajo?
El ama de llaves está en indecisa. Carmen aboga por Mariana.
Carmen: Pobrecita, se ve muy necesitada.
Ester acaba consiguiendo aunque a prueba el trabajo.
Carmen la felicita y le dice que espera que vayan a ser muy buenas amigas. Ester sólo piensa en el modo de hablar con Patricio y saber de Sergi.

Mariana ve a su hermana llorando en la biblioteca.
Laura: Es que estoy harta de Marcos... Si pudiera arrancarlo de mi corazón... ojalá pudiera volver a enamorarme.
Marcos pasa por allí y oye como Laura le dice a Mariana:
--Por cierto, conocí a tu cuñado... a Xevi.
Mariana: es muy buena onda.
Laura: Nos hicimos muy amigos y quedamos de volver a vernos... ¡ojalá me pudiera enamorar de él¡ Él sí es un caballero,
Marcos las interrumpe encolerizado: ¡cómo me montes cachos te mato¡ ¡te mato¡

Xevi está en su casa sonriendo. Sin darse cuenta el dolor por Eulàlia ha pasado y Laura ha vuelto a despertar sus instintos de hombre. Está deseando volver a verla.

Laura y Marcos discuten acaloradamente. Mariana se pone del lado de su hermana.
Marcos: Todas las Iturbe soís una cualquiera.
Mariana quiere golpear a Marcos pero Laura no la deja y desafía a su marido.
Laura: ¡sí tú te puedes acostar con esa mucama yo puede hacerlo con quien se me pegue la gana¡
Marcos amenazante: ¡no te atrevas¡ ¡No te atrevas¡
El matrimonio se mira con odio. Marcos se va furioso y Laura llora en brazos se su hermana.

La tensión es tensa durante la cena. Jade está al lado de Patricio y Mariana al lado de Salvador y justo en frente de Patricio. Los enamorados se miran con amor frustrado. Marcos y Laura están el uno al lado del otro pero ni se miran.
Marcos es muy coqueto con Carmen que sirve la cena y descaradamente le dice que esa noche vaya a verlo a su dormitorio. Los otros menos Jade que ríe se sienten incómodos. A Laura la devoran los celos pero hace como si no le importara.
Laura: Carmencita, bonita... ¿es cierto que hay una mucama nueva?
Carmen: si, pero como no sabe mucho está en la cocina.
Laura mira a su marido y con ironía dice: Invitala a ella también y es que –mirando a todos—mi marido es un depravado sexual.
Jade divertida: Me encantan las cenas en familia.
Marcos y Laura se miran desafiantes.


*Jade se pone en contacto con Sergi para que este se instale en
La Hermosa a espaldas de Patricio y Mariana*

Esa misma noche, Carmen sale de las habitaciones del servicio con Ester. Las dos se han hecho muy amigas y gracias a Carmen Ester sabe dónde duerme Patricio.
Carmen: Yo ni lo intentaría... es impotente.
Ester sonríe: aún no me conoce.
Carmen le desea suerte y así mientras una se mete en la cama de Marcos la otra sorprende a Patricio.
Patricio: tú eres una Balaguer ¿qué haces aquí?
Ester: Soy tu nueva mucama pero esa no es la cuestión... Mariana te ama y yo amo a Sergi. Mariana jamás se acostó con él, fui yo la que ocupó su lugar. Yo estaba casada con su hermano pero lo quiero a él... voy a tener un hijo de Sergi.
Patricio: ¡yo vi cómo te corrieron de la casa¡
Ester: Sí, fue por eso.
Patricio feliz: ¿Me juras que es verdad lo que dices?
Ester tocándose el vientre: Te lo juro por mi hijo... Sergi está en México. Ya sabe que Mariana vive aquí. No permitas que se acerque ni a Mariana ni a tu hija.
Patricio sorprendido: ¿Pero creí que sólo habían venido su padre y su hermano? Salvador me juró que Sergi estaban en Barcelona.
Ester: ¿Xevi está aquí? No, no ellos no le dijeron nada a Sergi... Se hubieran ido juntos.
Patricio: Entonces ¿cómo Sergi sabe dónde estamos?
Ester: No lo sé pero no dejes que te vuelva a engañar. Mariana y tú tienen que estar juntos.
Patricio está muy alterado.

Patricio no ha podido dormir. No deja de pensar en las palabras de Ester y desea volver a ver a Mariana. Le cuesta controlarse y no ir a buscarla.
Tal y como tenían previsto, la pareja va con Esperanza a inscribirla en la escuela. Mariana nota que Patricio la mira de manera diferente, que la mira como antes.
Jade que ha visto como se iban llama a alguien por teléfono y le dice que ya es el momento.

Esperanza en el asiento de detrás está muy contenta de estar con sus padres. Mariana y Patricio, adelante, se miran con ganas de besarse.
Mariana: ¿Te pasa algo? Hoy te noto más contento que de costumbre.
Patricio no dice nada pero sonríe y piensa mirando a su amada con ilusión:
--¿y si fuera verdad y si ella fuera solo mía?

Patricio y Mariana llegando a La Hermosa hablando muy animadamente. Comentan de la escuela de Esperanza, se acercan a sus recámaras. Patricio se muere por besarla. Están delante de la puerta de la recámara de ella.
Patricio seductor: ¿no me invitas a pasar?
En ese momento se abre la puerta de la recámara de la joven y de ella aparece Sergi. Mariana y Patricio no salen se su asombro. Con cinismo, Sergi abraza y besa a su esposa. Mariana no responde pero Patricio se muere de celos y rabia.
Patricio: ¡¿qué hace este imbécil aquí?¡
Mariana que se ha separado bruscamente de su marido no sabe qué decir.
Sergi: Si ella es invitada de esta casa... lo lógico es que yo también...
Patricio a Mariana: ¡¿No os estabais divorciando?¡
Sergi: Sí pero Esperanza le dijo que le gustaría que yo viviera aquí con ustedes y Mariana me llamó para que viniera.
Patricio mira con odio a Mariana.
Mariana se enfrenta a su marido: ¡Eso no es cierto¡
Sergi ríe: ¿Porqué eres tan mentirosa? Eres mi mujer no tienes nada de malo que me hayas hecho venir al saber que estás esperando un hijo mío.
Mariana sorprendida: ¿cómo sabes que estoy embarazada?
Patricio llorando sangre:
--¿Es eso cierto¡ Mariana? ¿estás esperando un hijo de este imbécil?
Sergi está triunfante, como Jade que lo escucha todo escondida y se besa felicitándose por su nuevo éxito. Mariana está muy angustiada.




http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/mauricio_islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
FORO MAURICIO ISLAS
http://www.network54.com/Hide/Forum/217068
FORO GRANDES GUAPOS
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2018 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement