No te pierdas est� apasionante foronovela protagonizada por Mauricio Islas e Iran Castillo como Patricio y Mariana. La estrella argentina Andrea del boca es la malvada Jade.

 

 Return to Index  

CAPITULO 102

July 18 2003 at 6:47 AM
No score for this post
MAURICIOISLASCLUB  (Acceso mauricioislasclub)
Owner

 
Capítulo 102
UN HOMBRE APARECE EN LA VIDA DE SALVADOR



*Salvador encuentra a un joven desconocido que se baña desnudo en su laguna. Su belleza, descaro y simpatía lo cautivan desde el primer día. Ese joven, Rafa (papel interpretado por Rafael Amaya), logra que el corazón del hermano de Patricio vibre como nunca por un hombre*

Mariana llora con desesperación, mientras intenta zafarse de Sergi para ayudar a su amado.
Salvador, atraído por los gritos de Mariana, llega hasta el lugar a lomos de su caballo. Ve a Mariana y a Sergi semidesnudos y la cabaña derrumbada y cree imaginar lo que sucedió.
Salvador, gritando: ¿¿Qué pasó, Mariana?? ¡Dime que pasó!
Mariana se asusta, nunca antes lo había visto gritar.
Salvador: ¡¡Habla!!
Mariana, llorando: Es que Patricio... Yo... No importa ahora, ve y sálvalo.
Salvador la mira con odio y se mete entre los escombros de lo que fue la cabaña, con la esperanza de salvar a su hermano.
Mariana y Sergi se visten. La joven no para de llorar.
Sergi: ¡No hagas tanto escándalo por ese! Deberías estar feliz, ya no debes preocuparte de que te quite a tu bastardo.
Mariana no se hace esperar y lo bofetea con todas sus fuerzas.
Mariana: ¡Si a Patricio le pasa algo será culpa tuya!

Ágata se siente muy incómoda al estar frente a frente con sus dos amantes. David la mira esperando una explicación. Francisco está muy decepcionado. Ágata mira a Francisco y le dice que no es lo que parece y que ella puede explicárselo.
Francisco: Aquí no hay nada que explicar. Ya me di cuenta de que salgo sobrando.
Francisco se va, y Ágata corre tras él.
Ágata: No te vayas, mi amor, tengo tantas cosas que decirte.
Francisco: ¡Claro que me voy! Ni creas que voy a quedarme para seguir haciendo el ridículo. Vete con tu otro amante, no lo hagas esperar.
Ágata: David no significa nada para mí.
Francisco: ¿Entonces qué haces con él? Es por dinero ¿verdad? ¿Crees que no sé que ese tipo es un millonario que puede darte todo lo que yo no puedo? Creí que de verdad habías cambiado pero veo que me equivoqué. Sigues siendo la misma mujer ambiciosa que siempre fuiste.
Ágata: Te juro que voy a cambiar por ti, te amo, no puedes volver a dejarme.
Francisco: Eso no es cierto, Ágata, tú no quieres a nadie más que a ti misma y al dinero.
Ambos se miran con mucho dolor. Francisco se va.

Mariana saca su celular y llama al hospital del pueblo para pedir una ambulancia. Sergi le dice que ya no hay nada que hacer y que lo mejor será regresar a la casa.
Mariana: ¡Si quieres vete tú, yo aquí me quedo hasta que salga Salvador!
Sergi: ¡No seas necia! ¿No te das cuenta de que a estas alturas probablemente él también esté muerto?
Mariana: ¡Eso no es cierto! Salvador va a lograr sacar de allí a Patricio.
Sergi: Tal vez a su cadáver.
Mariana: ¡No! ¡Patricio no está muerto!
Sergi: Será mejor que te resignes y que nos vayamos, no te hará bien ver el cuerpo sin vida de Patricio, y mucho menos en tu estado.
Mariana: ¡¡Te dije que no está muerto!! ¡¡No puede estarlo!!
Mariana no para de gritar y llorar y Sergi imagina que se volvió loca.
Poco después llega la ambulancia con dos enfermeros y un paramédico, Mariana intenta explicarles la situación pero nadie le entiende así que es Sergi quien habla. Uno de los enfermeros quiere darle a Mariana un calmante, pero ella no le hace caso a nadie, sólo mira los escombros esperando que Salvador salga de entre ellos.
Enfermero: Lo siento mucho, señora, pero así como nos cuenta el señor que ocurrieron las cosas, es prácticamente imposible que salgan con vida.
Mariana sigue llorando mientras que se repite:
--No está muerto, no está muerto...
Cuando ya todos creían que estaba todo perdido, sale Salvador entre las ruinas de la cabaña. Mariana grita de dolor al verlo sólo a él, pero después ve que trae, casi arrastrándolo, a Patricio. La joven corre hacia ellos.
Mariana: ¿Cómo está? ¿Verdad que no está...
Salvador ni siquiera la mira. Los enfermeros se acerca a él con una camilla y entre ambos suben a Patricio.
Mariana: Por favor, dime que no murió.
Salvador nuevamente la ignora.
El paramédico le dice que está vivo, pero que sus signos vitales son cada vez más bajos y que deben llevarlo al hospital lo más pronto posible, aunque no sabe si llegará con vida.
Suben la camilla con Patricio a la ambulancia y Salvador y Mariana también suben. Sergi dice que él también va pero Salvador y Mariana se niegan.
Mariana: ¡Vete a la casa y pobre de ti si le dices algo a mi hija! Ella no debe enterarse de nada hasta que sepamos bien como está Patricio ¿te quedó claro?
Sergi le dice que sí y se va. La ambulancia también parte, rumbo al hospital.

Francisco sale de La Hermosa desilusionado por haberse encontrado a Ágata con David.
--¿Por qué fui tan estúpido? ¿Por qué fui a imaginarme que lo de las fotos era sólo un engaño y que ella todavía me amaba?-- se dice lleno de dolor.
Piensa en todos los momentos que pasaron juntos y no puede evitar sentirse triste.
--No puedes seguir sufriendo por ella, no merece la pena. Tienes que olvidarla...-- vuelve a decirse a sí mismo.
En ese momento, se tropieza con Ester, que también iba muy pensativa y sin ver por donde caminaba. A ella se le caen unas cajas que llevaba con cosas que había comprado para su nueva casa. Francisco se disculpa con ella y la ayuda a levantar las cosas que se le cayeron. Cuando la mira, se le ocurre que esa con ella tal vez llegue a olvidar a Ágata. Ester, al verlo, piensa que con él podrá darle celos a Sergi. Ambos se sonríen.


*Tras días en coma, Patricio despierta y Mariana le dice que quiere que vuelvan a estar juntos pero ahora es el que no quiere saber de ella y la rechaza de muy mala manera sin dejar que se explique. La mujer Iturbe queda muy triste *

Sergi corre a la recámara de Jade a contarle lo que ocurrió. Él lo dice muy divertido, pero Jade no se alegra como él por lo que pasó.
Sergi: ¡Qué amargada eres! Hubiera jurado que te reirías como loca cuando te lo contara...
Jade: ¡Cómo se nota que eres un estúpido! ¿No ves que no nos conviene para nada que Patricio se muera?
Sergi: ¿Por qué no? Sería lo mejor que podría pasarnos...
Jade: ¡No seas idiota! Si Patricio se muere nuestro plan se va al demonio. Nos quedaremos sin su fortuna.
Sergi, preocupado: Sí, ¿verdad?
Jade: De veras que no entiendo como le haces para ser tan estúpido. ¿Qué no tienes ni un poquito de cerebro en tu cabeza?
Sergi: Bueno, ya. ¿Y ahora que vamos a hacer?
Jade: ¿Qué podemos hacer? Esperar a que se salve, nada más que eso.
Sergi: Yo nunca me hubiera imaginado que Patricio sería tan estúpido como para intentar suicidarse solamente por creer que su adorada Mariana se había acostado conmigo?
Jade: ¿¿Cómo que solamente por creer??
Sergi se da cuenta de que habló de más.
Jade: No me digas que no hiciste tuya a Mariana.
La cara de Sergi lo dice todo.
Jade: Cada vez me convenzo más de que eres un idiota.
Sergi: ¡No pude hacerlo! ¡Mariana va a ser mía pero cuando ella esté consciente de lo que le estoy haciendo!
Jade: Echaste a perder tu oportunidad.
Sergi: Ya tendré otra, ya lo verás. Mariana va a ser mía, aunque sea a la fuerza, pero va a serlo.
Sergi sale de la recámara de Jade y ella se entretiene contándole todo a su "amiga" Esmeralda y escribiéndolo en su diario.

Mariana y Salvador esperan en una sala del hospital a que alguien les diga como está Patricio. La joven intenta hablar con Salvador, que se muestra indiferente con ella.
Mariana: Sé que estás triste y preocupado por Patricio, pero no es justo que me trates así.
Salvador: Es lo que mereces. No sé como fui tan estúpido de volver a confiar en ti, nunca imaginé que volverías a fallarme, pero lo hiciste. ¿Cómo fuiste capaz de engañar a Patricio? Él siempre te amó, siempre te fue fiel y tú... Patricio tenía razón cuando decía que eras una cualquiera.
Mariana: Es que no es como tú piensas, déjame explicártelo...
Salvador: ¡No! ¡No quiero oírte! ¿Para qué? ¿Para qué vuelvas a hacerte la buena y que yo te crea como siempre? No, Mariana, eso ya no sucederá.
Mariana: No seas así conmigo, yo no tengo la culpa de lo que pasó.
Salvador: ¡¡Claro que la tienes!! ¡Si Patricio se muere será por tu culpa y yo nunca te lo podré perdonar! ¡¡Nunca!!
Mariana lo mira llena de dolor.
En ese momento se acerca a ellos un médico que les informa el estado de Patricio. Salvador y Mariana lloran al oír que él está en coma.

Mientras Mariana cuida amorosamente a Patricio, Salvador cabalga a lomos de Manoc para desahogar su dolor. Llegan hasta la laguna. Salvador se sorprende al ver a un joven bañarse desnudo sin ningún tipo de pudor. El joven se siente expiado y sale del agua totalmente desnudo. Salvador lo mira hipnotizado, le parece una aparición. A pesar de no atreverse a decir nada, Salvador mira con detalle el cuerpo desnudo del joven. Es la primera vez que tiene en frente suyo a un hombre que no sea Patricio desnudo y le encanta lo que ve.
--Nunca había visto a nadie tan perfectamente bello –piensa.
El joven le extiende su mano:
--Perdón por la intromisión, me llamo Rafa.. ¿Tú eres el dueño de la hacienda?
Salvador está hechizado y lo deja con la mano extendida.
Rafa bajando la mano: Ya sé que tienes motivos para estar enfadado pero es que hacía un calor... y me dijeron que aquí había una laguna... Es la primera vez que vengo al pueblo y no sabía a quien pedir permiso.
Salvador no puede contestar por la emoción. El descaro y la simpatía han penetrado en su alma y su corazón vibra como nunca.
Rafa va a tomar su ropa y Salvador al fin habla:
--No, no... Si te puedes bañar... No me molesta.
Rafa seductor: ¿Te bañas conmigo?
Salvador lo desea pero no se atreve. Rafa sonríe.
Rafa: somos hombres, no tiene nada de malo que nos bañemos desnudos... ¡venga anímate...¡
Ese joven tiene totalmente muerto a Salvador que se saca la ropa ante la atenta mirada del joven galán. Los dos se bañan bien divertidos y juegan... Salvador siente que su corazón va a estallar. Sólo en sueños imaginó estar así con un hombre... Se excita cuando sus cuerpos se rozan... Desea más pero se conforma con sentirlo cerca...
Salvador vive el mejor momento de su vida. Los dos hombres salen de la laguna. Rafa no deja de hablar y Salvador lo mira en silencio.
Rafa: Aún no me has dicho tu nombre... ¿estás enfadado conmigo?
Salvador nervioso: No, no... es que nunca he tenido amigos.
Rafa posa su mano sobre los hombres del otro que se estremece y sonriendo dice:
--Pues será un honor para mi ser el primero.
Salvador: ¿volverás?
Rafa: Un día de estos me caigo por aquí...
Rafa se va y Salvador le mira el trasero con deseo. El joven se gira y Salvador se siente descubierto.
Rafa: Aún no me has dicho tu nombre.
Salvador: Salvador... me llamo Salvador.
Rafa sonríe y esa sonrisa vuelve loco al joven Olazábal-Quintero.
Rafa: Hasta pronto, Salvador.
El joven desaparece dejando a Salvador gritando de felicidad. No puede creer que le haya pasado algo así

Una semana después...
Mariana está en el cuarto de hospital de Patricio. No ha querido separarse ni un minuto de su lado, esperando cada minuto a que él despierte para decirle que lo ama y que quiere estar siempre con él. Le habla con mucha dulzura con la esperanza de que su amado pueda oírla:
--Tienes que ponerte bien, mi amor, yo sé que puedes salir de esto y tienes que hacerlo por todos los que te queremos. Piensa en Esperanza y en tu hijo que viene en camino... No pueden quedarse sin papá. Piensa en mí, no puedes dejarme sola. Si a ti te pasa algo yo me muero, te amo, te amo muchísimo.
Mariana llora y se inclina sobre él y le besa los labios.
--Te amo, no sabes cuanto te amo.
Poco después, Patricio abre los ojos y sonríe al ver a Mariana a su lado. Ella llora de emoción y también sonríe.
Mariana: ¡Mi amor! ¡Llevo una semana esperando este momento! No sabes todo lo que tengo que decirte...
Patricio comienza a recordar lo que sucedió.
Mariana: Quiero que sepas te amo, que estoy dispuesta a olvidarlo todo para que volvamos a empezar, para que seamos felices...
Patricio quiere decirle que también la ama, pero recuerda que la vio en brazos de Sergi y, muerto de rabia y de dolor, le dice:
--¡¡Eres una cualquiera!! ¿Cómo te atreves a decirme esto después de haberte acostado con el imbécil de Sergi? Eso no voy a perdonártelo nunca, y mucho menos que lo hayas hecho en nuestro lugar, la cabaña donde tú y yo hicimos el amor por primera vez ¿no te acuerdas? ¿no fue especial para ti?
Mariana, muy angustiada: Deja que te diga como sucedieron las cosas...
Patricio: ¿Qué vas a decirme? ¿Vas a atreverte a negarme que hiciste el amor con ese tipo? ¡Yo los vi!
Mariana: Te juro que yo no quería...
Patricio: ¿Qué vas a decirme? ¿Qué te obligó? ¡No parecías nada obligada!
Mariana: Es que no fue así, Sergi...
Patricio: ¡¡Cállate!!
En ese momento entra una enfermera, que al ver que ya despertó del coma, va a buscar al médico, pero antes le dice a Patricio que no debe agitarse.
Mariana: Tenemos que hablar, tienes que oírme.
Patricio: Ya oíste a la enfermera, no puedo agitarme.
Mariana: Entonces hablaremos cuando salgas de aquí.
Patricio: ¿No te das cuenta de que no quiero saber nada de ti? Si no fuera porque estás esperando un hijo mío, te diría que te largues y no regreses nunca más.
Mariana lo mira llena de tristeza y se va.




http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/mauricio_islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
foro grandes guapos
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2018 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement