No te pierdas est� apasionante foronovela protagonizada por Mauricio Islas e Iran Castillo como Patricio y Mariana. La estrella argentina Andrea del boca es la malvada Jade.

 

 Return to Index  

CAPITULO 104

July 21 2003 at 7:26 AM
No score for this post
MAURICIOISLASCLUB  (Acceso mauricioislasclub)
Owner

 
Capítulo 104
MARCOS DEJA A LAURA


*Marcos está seguro que Laura ya dejó de amarlo y como no quiere hacerle más daño se va de la casa. Ella desea retenerlo pero no lo hace. Él se va roto por dentro pero con la esperanza que la distancia y el tiempo curen sus heridas*

Laura está en su recámara hablando con Mariana. Ambas están muy tristes por verse cada vez más alejadas de sus respectivos amados.
Laura: ¿Y cuándo regresas al hospital?
Mariana: Ya no voy a regresar.
Laura: ¿Por qué no?
Mariana, con mucho dolor: Porque Patricio no quiere verme allí.
Laura: Tal vez más adelante...
Mariana: No, él no quiere saber nada de mí, me odia, estoy segura.
Laura: Eso dice, pero no creo que sea lo que siente de verdad. Recuerda que tú también lo despreciaste muchas veces y en el fondo de tu corazón lo seguías amando, sólo que no podías reconocerlo.
Mariana comienza a llorar: ¿Y de qué me sirvió reconocer que lo amo? ¿De qué me sirvió dejar a un lado mi orgullo e intentar olvidar el pasado? ¡Ahora estoy peor que antes! Antes al menos me quedaba la ilusión de que un día todo lo malo quedaría atrás y podríamos volver a ser felices, pero ahora ya sé que eso es un sueño imposible.
Laura: No llores, ya verás que todo se va a arreglar...
Mariana: No, yo sé que no. He cometido muchos errores y sé que todo esto es por mi culpa. Yo misma fui quien alejó a Patricio de mí.

Sergi lee el diario de Jade y se sorprende al ver las cosas que ella escribió allí. En ese momento Jade comienza a moverse en la cama y Sergi se asusta de que pueda despertarse y encontrarlo leyendo su diario, así que sale de la habitación llevando el diario con él.
--Con esto sí que te tengo en mis manos... Ahora tú dependes de mí y harás todo lo que yo te diga para que ni Patricio ni Mariana se enteren de esto--piensa con maldad.
Comienza a pensar donde esconderlo, ya que sabe que cuando Jade advierta que su diario ya no está con sus cosas, del primero que sospechará será de él. Finalmente al pasar por la recámara de Esperanza, se le ocurre una idea y entra y deja el diario escondido entre los juguetes de la pequeña.
--Aquí se quedará hasta que llegue el momento usarlo. Te voy a destruír, Jade, ya lo verás, pero primero voy a esperar a que tengas toda la fortuna de los Rivero... Tendrás que dármelo todo para que yo no te acuse con la policía... ¿Y adivina que? ¡De todas formas lo haré! Me quedaré con el dinero pero además tendré el gusto de verte refundida en la cárcel como te mereces.
Sergi piensa esto mientras ríe perversamente.

Las hermanas Iturbe continúan hablando.
Laura: Sé que no soy la más indicada para decírtelo, pero si lo amas, lucha por él. Tal vez ahora no quiere ni escucharte, pero con el tiempo...
Mariana: No, entre él y yo ya está todo perdido, no hay nada que se pueda hacer.
Laura se para y se acerca a ella para abrazarla, pero se marea y está a punto de desmayarse. Mariana, preocupada: ¿¿Estás bien?? ¿Qué te pasó?
Laura: Nada, nada, no te preocupes.
Mariana: ¡Cómo no voy a preocuparme si casi te desmayas!
Laura: Estoy bien, de verdad.
Mariana: ¿No estarás...
Laura: ¡No! Sé lo que estás pensando y no, por supuesto que no.
Mariana: ¿Estás segura?
Laura no dice nada.
Mariana: ¿No quieres que te acompañe al doctor así te sacas la duda?
Laura: ¡No! ¡Ya te dije que yo no estoy embarazada! No puedo estarlo...
Mariana: ¿Por qué no?
Laura: Porque no. Y ya no sigas hablando de eso.

Ágata se aparece en casa de Francisco. Él no quiere recibirla y casi le cierra la puerta en la cara. Ella entra igual.
Francisco: ¿Qué quieres?
Ágata, sonriendo: Lo sabes muy bien...
Se acerca a él y lo besa. Él se aparta.
Francisco: ¿Nunca vas a entender que todo terminó entre tú y yo? Ya no quiero verte, no sé de que forma decírtelo.
Ágata: Eso no es cierto, tú me amas, tanto como yo a ti.
Francisco: No, Ágata, yo sé que no me amas, sólo me utilizaste y quieres seguir haciéndolo pero esto se termino. No voy a volver a caer en tu juego.
Ágata: Para mí esto no es ningún juego, te quiero de verdad.
Francisco: ¿Sí? ¿De verdad me quieres? Dime una cosa: ¿estarías dispuesta a dejar a tu amante millonario, a irte de La Hermosa y escaparte conmigo?
Ágata lo mira sorprendida.

Laura se cruza a Marcos, que lleva una maleta.
Laura: ¿Te vas de viaje?
Marcos: Sí.
Laura quiere preguntarle cuanto tardará en regresar, pero no quiere que él se de cuenta de su interés por él.
Marcos: Que bueno que te encuentro porque quería despedirme de ti antes de irme. Y también te quiero pedir que cuides a nuestro hijo y que estés siempre al pendiente de él.
Laura: Que exagerado eres, hablas como si te fueras para siempre.
Marcos: Para siempre no, pero sí por mucho tiempo.
Laura: ¿Mucho tiempo? ¿Cuánto?
Marcos: No lo sé... El tiempo que me tarde en olvidar. Dicen que es más fácil olvidar cuando hay mucha tierra de por medio ¿verdad?
Laura lo escucha llena de dolor.
Marcos: Tal vez así me resulte más sencillo arrancarte de mi corazón. Porque para ti fue muy fácil, pero para mí no lo es. Siempre pensé que nuestro amor podía salvarse, pensé que tenía sentido seguir luchando para derribar todos los muros que hay en tu corazón, pero ahora sé que no es posible, tú amas a otro y yo... Yo ya me cansé de luchar, ya me cansé de vivir de sueños que nunca se harán realidad.
Laura siente deseos de llorar pero se contiene.


*Jade descubre que su diario ha desaparecido.
Sospecha de Sergi y jura que se vengará*

Francisco mira a Ágata esperando su respuesta.
Francisco: Estoy esperando... Quiero saber si me amas tanto como para vivir una vida llena de privaciones y sin lujos, pero a mi lado.
Ágata no sabe que decirle.
Francisco: ¡Respóndeme!
Ágata: ¿Cómo se te ocurre que yo aceptaría vivir en la miseria? ¡Estás completamente loco!
Francisco la mira defraudado.
Ágata: Te quiero y lo sabes, pero de eso a que yo vaya a irme contigo a vivir quien sabe a donde como si fuera una pordiosera...
Francisco: Si me quisieras de verdad estarías dispuesta a todo por mí, y tú no lo estás. Te importa mucho más el dinero que mi amor.
Ágata: Entiéndeme, yo no podría...
Francisco: ¡Ya lo sé! ¡Tú no soportarías ser pobre! ¡Por eso necesitas a tu amante rico, porque seguro que él si te puede dar todo lo que se te da la gana! Pero a mí ya no me busques, porque ya ha quedado todo muy claro entre nosotros.
Ágata: Pero, Francisco, yo...
Francisco: Vete de mi casa. Y por favor no regreses.
Ágata se va. Francisco se queda muy triste.

Marcos mira a Laura esperando que ella le diga que lo ama y le pida que no se vaya. Laura sabe que con sólo una palabra de amor bastará para que Marcos se quede a su lado, pero el orgullo y el odio le impiden lanzarse a sus brazos y confesarle sus sentimientos.
Laura: ¿Y a dónde te vas?
Marcos: Me voy a atender unos negocios de la familia en provincia.
Laura: ¿Ya te despediste de Víctor?
Marcos: No, preferiría que tú hablaras con él, yo no podría hacerlo...
Laura no dice nada, sólo asiente con la cabeza.
Marcos: Bueno, me voy o se me va a hacer tarde y perderé el avión.
Laura lo mira muy triste. Una voz en su interior le grita que no lo deje ir, que le diga todo lo que siente, pero otra parte de sí misma le impide hacerlo.
Marcos da la vuelta para irse y comienza a caminar. La voz de Laura llamándolo por su nombre lo detiene.

Salvador está con Patricio en el hospital. Un médico entra y les dice que Patricio será dado de alta ese mismo día. Patricio se siente feliz, Salvador está preocupado.
Patricio: Que bueno que hoy mismo me regreso a mi casa. Ya estoy harto de este hospital. ¿No te alegras de que ya nos vamos?
Salvador: Sí, claro.
Patricio: Pues no parece.
Salvador: No es que no me alegre, lo que pasa es que me dan un poco de miedo tus reacciones.
Patricio: Ya te dije que yo no tengo ni tuve ninguna intención de suicidarme. Y mucho menos por Mariana.
Salvador: Lo sé, pero me preocupa que vayas a pelearte con ella delante de tu hija. Imagínate que no le hará muy bien a la niña ver a sus padres peleando constantemente. Además, acuérdate de que en la casa también está Sergi y...
Patricio, furioso: ¡¡A ese si me dan ganas de matarlo!!
Salvador: Pero debes controlarte, Esperanza lo quiere y si ve que lo tratas mal se enojará contigo.
Patricio: ¡Todo lo que me faltaría! ¡Qué mi propia hija se pusiera en mi contra por culpa de ese desgraciado!
Salvador: Por eso debes tranquilizarte. Prométeme que no vas a hacer tonterías.
Patricio: No puedo prometerte eso, sé que cuando lo vea no me voy a poder controlar.
Salvador: Debes hacerlo, por el bien de tu hija.
Patricio: Está bien, lo intentaré, pero mejor que ese imbécil no me provoque porque te juro que lo mato.

Francisco, decepcionado de Ágata, va a buscar a Ester a su casa. Ella lo recibe muy sorprendida, pero alegre de que él la haya buscado. Él no le dice nada, pero comienza a besarla con pasión. La joven responde a sus besos y ambos terminan haciendo el amor.

Marcos se siente morir de felicidad cuando oye que Laura lo llama. Sonríe y vuelve a girarse.
Marcos: ¿Me llamaste?
Laura: No... Bueno sí, sólo quería...
Marcos, esperanzado: Sí, te escucho.
Laura: Sólo quería desearte buena suerte.
Marcos la mira decepcionado, le agradece y se va lleno de tristeza.
Laura lo ve irse y sólo cuando él ya no está allí, comienza a llorar desesperadamente.
--¿Por qué te dejé ir? ¿Por qué?-- se dice con mucho dolor. Su voz interior nuevamente le habla y le dice que todavía está a tiempo, que corra y lo alcance, pero su orgullo otra vez puede más que el amor y lo deja irse sin hacer nada.

Jade despierta busca su diario, pero no lo encuentra por ninguna parte. Revuelve todos sus cajones y armarios pero no logra encontrarlo.
Jade: ¡¡Esmeralda!! ¿No viste dónde dejé mi diario?
(...)
Jade: Sí, se me olvidaba que tú nunca sabes nada. ¿De veras no te acuerdas dónde lo dejé?
(...)
Jade: ¿Tampoco viste si nadie lo tomó?
(...)
Jade: ¿¿Pero tú que haces que nunca te fijas en nada?? Cada vez me convenzo más de que eres una retrasada mental.
(...)
Jade: Ya sabes que no me gusta insultarte, pero es que a veces te pasas de mensa. ¿Sabes qué? Yo estoy segura de que lo dejé en este cajón, pero ya no está. Seguro que alguien lo tomó. ¿No viste si no entró alguien a esta habitación?
(...)
Jade: No habrás sido tú ¿verdad?
(...)
Jade: Tienes razón, no puedo desconfiar de ti. Pero es que si nadie entró y tú no fuiste... ¡¡Sergi!! ¿¿Él se llevó mi diario verdad??
(...)
Jade: Sí, sí, estoy segura de que fue él. Pero me las va a pagar, ese idiota va a saber que conmigo no se juega, nadie se burla de mí y vive para contarlo...
La mujer se ríe malvadamente.


http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/mauricio_islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
foro grandes guapos
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2018 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement