No te pierdas est� apasionante foronovela protagonizada por Mauricio Islas e Iran Castillo como Patricio y Mariana. La estrella argentina Andrea del boca es la malvada Jade.

 

 Return to Index  

CAPITULO 109

July 25 2003 at 6:38 AM
No score for this post
mauricioislasclub  (Acceso ebalaguer)

 
Capítulo 109
UNA RECONCILIACIÓN Y UN SECUESTRO


*La muerte de Salvador ha servido para que Mariana y Patricio se unan. La mujer visita a su amado a la cárcel y deciden olvidar el pasado y luchar juntos pero no esperan que la malvada Jade secuestre a la pequeña Esperanza*
GALERIA:
http://es.geocities.com/emilidemarmol/ALMA109.html

Mariana regresa a la casa deshecha, acompañada por Laura que la abraza e intenta consolarla. Malena, que estaba esperando a Mariana, le dice que Esperanza no para de llorar y preguntar que pasa y que ella no se atrevió a decirle nada.
Laura, a Mariana: ¿Quieres que hable yo con ella?
Mariana le dice que no y se va a la recámara de su hija.

Ester camina por las calles del pueblo, todavía muy afectada por la muerta de Sergi. Está a punto de cruzar, ignorando un semáforo en rojo, pero Francisco la ve y se lo impide.
Francisco: ¿Qué te pasa? ¿Estás loca?
Ester no dice nada, sólo se deja vencer por el llanto y llora abrazada a Francisco.
Él la ve muy mal y la acaricia mientras la abraza. Luego, cuando ella está más tranquila, le pregunta que le pasa.
Ester: Se murió, mi Sergi se murió... Nunca lo volveré a ver, ni siquiera llegó a conocer a su hijo...
Francisco: ¿De quién hablas? ¿Quién es Sergi?
Ester: El hombre que yo amaba... No sé que voy a hacer sin él, me quiero morir, Francisco, quiero morirme para estar con él.
Francisco: Entiendo que te sientas mal, pero no por eso puedes hacer una tontería como la que pensabas hacer...
Ester: Es que yo lo quería tanto, él era mi vida y ya no está... No tengo ninguna razón para vivir.
Francisco: No digas eso, eres una mujer muy joven, no puedes pensar en morirte. Piensa en el hijo que estás esperando, ¡piensa en ti!
Ester: ¡Es que tú no entiendes! No entiendes que a mí no me interesa la vida sin Sergi.
Francisco: La vida puede ser dura, pero siempre puedes salir adelante.
Ester: ¿Para qué? No tiene ningún sentido.
Francisco: Claro que sí, vas a tener un hijo, él será tu razón de vivir. No puedes pensar en morir porque eso sería negarle a él el derecho a la vida.
Ester no dice nada pero sabe que él tiene razón. Francisco la abraza y le dice:
--Vamos, te acompañaré a tu casa.
Ester asiente y Francisco le sonríe. En ese momento Ester grita y se desmaya.

Jade todavía está esperando a Rafa. Se pone furiosa al oír a "Esmeralda" que aparentemente le dice que no ya no lo espere porque no va a regresar.
Jade: ¡Claro que va a regresar! ¡Por supuesto que lo hará!
Lo que cree escuchar no le gusta nada a Jade, que mira al espejo con furia.
Jade: ¡Tú bien sabes que de mí nadie se burla!
(...)
Jade: ¡¿qué Rafa no es el primer hombre que me roba...?¡ ¿¡Pero porqué mencionas eso ahora?¡
(...)
Jade: ¡Ese tipo ya no me importa¡¡No quiero volver a oír hablar de tal Rafa ni del otro empleaducho.
(...)
Jade: ¡Claro que no estoy vencida! ¡Claro que no!
(...)
Jade: ¡No me sigas diciendo que ya lo he perdido todo porque no es verdad! Me vale si el imbécil de Rafa no regresa porque de todas formas no pensaba conformarme con las joyas y el dinero que yo tenía... Tú sabes bien lo que yo quiero y lo voy a tener, sea como sea.
(...)
Jade: ¡Poco me importa que Salvador esté muerto! Lo que me importa no es él sino su dinero y lo voy a conseguir.


*Jade no está dispuesta a rendirse y secuestra a Esperanza
para hacer pedir un rescate*

Mariana entra a la habitación de Esperanza. La niña está en su cama y Mariana, creyendo que está dormida, intenta salir de la recámara, pero no lo hace porque la voz de la pequeña la llama.
Esperanza: No te vayas... Tienes que decirme que pasó.
Mariana: Creí que estabas dormida...
Esperanza: No me puedo dormir, quiero saber que pasa.
Mariana se sienta en la cama de la niña y la abraza.
Esperanza: Sé que pasó algo muy triste, pero nadie quiere contarme qué.
Mariana: Sí, es algo muy triste... Tu tío Salvador...
Esperanza: ¿Le pasó algo a mi tío?
Mariana: Él...
La voz de Mariana se corta por las lágrimas. Esperanza presiente que pasó algo muy malo y comienza a llorar ella también.
Esperanza: ¿Qué le pasó? ¡Dime que está bien!
Mariana: Me duele mucho tener que decírtelo, pero no, no está bien. Tu tío... él murió.
Esperanza, llorando desesperada: No puede ser, no puede ser.
Mariana: Todos quisiéramos que no sea cierto, pero lamentablemente así es...
Ambas lloran y se abrazan.

Francisco llega al hospital con Ester en sus brazos. Inmediatamente unos enfermeros la suben a una camilla y la llevan con un médico. Francisco no entiende porque está tan preocupado por ella, tan angustiado de que le pase algo...
Francisco: ¿Qué me pasa con ella? ¿Por que me duele pensar que puede pasarle algo grave?-- se dice.
Poco después el médico sale y le pregunta si es familiar de la joven. Él, casi sin darse cuenta, responde que sí, que él es su esposo.
Francisco: ¿Qué le pasó? ¿Está bien ella?
Doctor: Ella está bien, pero el bebé no... Me temo que su esposa lo perderá. Sólo nos queda esperar. Las próximas horas son decisivas para saber si podemos salvarlo o no.
Francisco se siente verdaderamente angustiado, aunque no logra comprender porque sufre tanto por una mujer que no es para él más que una distracción y por un niño que no es hijo suyo.

Jade no deja de mirar el reloj hasta que se convence de que Rafa no va a regresar. "Esmeralda" parece recordarle que ella se lo dijo. Jade está furiosa y no deja de gritar que ya no quiere oírla.
Jade: ¿Sigues molestando? ¿No ves que estoy pensando?
(...)
Jade: A ti no te importa, pero igual te lo voy decir. Estoy pensando en mi nuevo plan para quedarme con la fortuna de Salvador y a la vez, vengarme de los dos estúpidos de Mariana y Patricio.
(...)
Jade: Ya lo sabrás, ya lo sabrás... A su debido tiempo.
Jade se ríe con maldad.

Francisco entra al cuarto donde está Ester. Ella lo mira muy angustiada y le pregunta como está su bebé. Él le dice que no se preocupe, que está bien, pero la joven no le cree.
Ester, llorando: ¡Dime la verdad, no me engañes! Perdí a mi bebé ¿verdad?
Francisco intenta calmarla: No te pongas así, debes estar tranquila. Voy a ser sincero contigo, no has perdido a tu hijo pero todavía no está fuera de peligro así que debes evitar ponerte mal porque sólo así se podrá salvar el bebé.
Ester: Si a mi hijo le pasa algo me muero, te juro que me muero.
Francisco: No hables así, ya te he dicho que no está bien que hables de morirte, además ya sabes que debes estar tranquila por tu bebé.
Ester se toca el vientre y dice:
--Mi hijo, sólo me queda mi hijo y no lo puedo perder, no puedo...
Francisco se acerca a ella y le dice con mucha dulzura que todo va a estar bien.
Ester: Ya es tarde, deberías irte a tu casa. Yo puedo quedarme sola.
Francisco, acariciándola: No te voy a dejar sola, me quedaré contigo... Bueno, si a ti no te molesta que me quede.
Ester no le dice nada, pero sonríe.

A la mañana siguiente, Mariana va a la delegación a ver a Patricio. Él se emociona mucho al verla y le sonríe enamorado.
Patricio: Viniste a verme...
Mariana: Sí, ayer no pudimos hablar y yo creo que es necesario que lo hagamos.
Patricio: No, no es necesario, me dijiste todo lo que tenía que oír, que me amabas, eso es lo único que importa.
Mariana: ¿Estás dispuesto a olvidar el pasado?
Patricio: Yo sí.
Mariana: Yo también.
Ambos sonríen.
Mariana: Pero hay algo que quiero saber ¿no me odias porque por mi culpa murió Salvador?
Patricio le hace un gesto para que se acerque y la acaricia a través de los barrotes de su celda.
Patricio: ¿De verdad crees que podría odiarte?... Si te amo más que a nada en el mundo, más que a mi propia vida. Tú no tienes la culpa de lo que pasó, la culpa es de esa malvada mujer que sólo quiere destruirnos...
Patricio deja de hablar y mira a Mariana asustado.
Mariana: ¿Qué pasa?
Patricio, muy preocupado: ¡Tú no debes estar aquí! ¡Jade quería matarte a ti, estás en peligro, Mariana!
Mariana: No te preocupes, Jade no intentará acercarse a mí, ella sabe que la policía la está buscando, seguro que ya está muy lejos de aquí.
Patricio: Yo no estoy tan seguro de eso, esa mujer quiere hacernos daño.
Mariana, con mucho dolor: Ya lo ha hecho, mató a Salvador... Ya debe estar conforme, sabe que estamos sufriendo.
Patricio: No te confíes, por favor no vuelvas a salir de La Hermosa. Cuídate mucho, creo que no podría soportar perderte a ti también.
Mariana lo toma de las manos y lo mira llena de amor.
Mariana: Todo va a salir bien, esa mujer no nos hará más daño, ella debe estar huyendo de la policía, no creo que se quede aquí en el pueblo para que la encuentren...
Patricio: No lo sé, esa mujer está loca, ve tú a saber lo que pensará hacer... Porque yo no creo que se quede sin hacer nada.

En ese momento, Jade está en un carro en los terrenos de La Hermosa, con lentes oscuros. Busca a alguien con la mirada, pero parece que no lo ve, porque le dice al espejo retrovisor del coche:
--Ojalá no tengamos que esperar mucho... No sea cosa de que alguien me vea y me reconozca.
(...)
Jade: Ahora no estoy para preguntas, no estés molestándome.
En ese momento Jade sonríe perversamente, ya que acaba de ver a quien buscaba...

Mariana se despide de Patricio. Él no deja de decirle que tenga mucho cuidado.
Mariana: No te preocupes, de verdad voy a estar bien.
Patricio: Cuídate y cuida a Esperanza y al bebé.
Mariana, sonriendo: Lo haré, no te preocupes.
Patricio: ¿Cómo quieres que no me preocupe? Mira, para que esté más tranquilo, cuando llegues a La Hermosa pide que pongan gente vigilando la casa.
Mariana: ¿No te parece un poco exagerado?
Patricio: Claro que no, no podemos arriesgarnos a que Jade regrese por ti... Así que haces lo que te dije. ¿De acuerdo?
Mariana asiente y da la vuelta para irse pero Patricio la llama. Mariana vuelve a girarse.
Patricio: ¡Te amo!
Mariana suspira enamorada y se va.

Esperanza juega con Víctor en el jardín sin darse cuenta de que alguien la está observando. Cuando ella está distraída, una mano le tapa la boca y, antes de que la pequeña pueda hacer algo o darse cuenta de lo que está sucediendo, es llevada hacia un coche. Esperanza grita al reconocer a Jade, que ya ha puesto a andar el carro y está saliendo a toda velocidad de La Hermosa.


http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/mauricio_islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
FORO MAURICIO ISLAS
http://www.network54.com/Hide/Forum/217068
FORO GRANDES GUAPOS
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2018 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement