No te pierdas est� apasionante foronovela protagonizada por Mauricio Islas e Iran Castillo como Patricio y Mariana. La estrella argentina Andrea del boca es la malvada Jade.

 

 Return to Index  

Capítulo 111

July 28 2003 at 9:09 PM
No score for this post
Lucia  (no login)

 
Capítulo 111
CARMEN LOCALIZA A JADE



*Carmen está buscando mejor suerte en la capital y llega justo a la casa en la que se está escondiendo Jade. Después de pasar por las sábanas del hijo de los patrones, la mucama es corrida de la casa pero su suerte cambia ya que encuentra el lugar en el que se oculta Jade*

Jade habla furiosa con Mariana por teléfono.
Jade:¿Pero como que no tienen el dinero?¡ ¿tú quieres que se muera tu escuincla?
Mariana está desesperada, le hace ver que no pueden disponer aún del dinero de Salvador. Jade les da una semana de tiempo pero le pide un adelanto.
Mariana angustiada: No sé si vamos a poder conseguir tanto dinero.
Jade: Ese es tu problema, si no me das lo que pido mató a tu hija.
Mariana llora. Le jura que tendrá el dinero pero le suplica que no le haga ningún daño a su hija. Pide hablar con ella pero la malvada mujer no se lo permite y cuelga riendo con maldad. Mariana llora muy angustiada.
Jade regresa al escondite en donde tiene a la niña amordazada, habla con el espejo.
Jade: ¡No me grites que no soy sorda¡ ¡No me están saliendo mal las cosas... Tendré dinero mucho dinero... y no tendremos que dormir más en esta mugroso lugar¡

Mariana va a ver a Patricio que vive un infierno encerrado en la cárcel mientras su hija está secuestrada. El hombre llora. Mariana no sabe como animarlo.
Patricio: ¡Es que es tan desesperante estar aquí encerrado sin poder hacer nada...¡
La pareja está tomada de las manos.
Mariana: Fue mi culpa, fue mi culpa...
Patricio besa las manos de la mujer. Los dos están muertos de la angustia.
Patricio: si aquí hay algún culpable soy yo, yo metí a esa mujer en mi vida...
Patricio rompe a llorar como un niño. Mariana lo acaricia con ternura.
Patricio llorando: Es que yo estoy aquí encerrado, no pude salvar a mi hermano, ni proteger a mi hija... No puedo ayudarte... tú estás con todo el peso y con todo el peligro...
Mariana le acaricia sus lágrimas: Pero estamos juntos, estamos juntos.
Patricio se estremece con las caricias de su amada.
Patricio: ¿y mi madre? ¿porqué no ha venido?
Mariana: Parece que le ha molestado que Salvador hiciera testamento, esperaba quedárselo todo ella...
Patricio: ¡Pero sólo ella puede ayudarnos, ella tiene un poder amplio... Tienes que convencerla para que lo use para sacar el máximo dinero... ¡ella nos tiene que ayudar¡ ¡Además tiene muchas joyas¡
Mariana: Yo ya vendí las pocas que tenía, Laura y Leticia igual... Álvaro también ha sacado sus ahorras
Patricio: es tanto el peso que llevas y yo no te puedo ayudar...
Patricio acaricia a su amada. Se siente muy impotente.

Laura sale a pasear con Xevi.
Xevi: Esa Jade es un monstruo... Mi padre no está con ánimos pero está dispuesto a poner el dinero que haga falta... Ya sabes que quiere a Esperanza como una nieta.
Laura se siente reconfortada al lado de ese hombre. Hablan de todo lo que han descubierto de esa malvada mujer.
Xevi: No puedo creer que se vistiera como tú y usara tu coche para inculparte en un crimen.
Laura: Hizo cosas peores... No sé si decírtelo pero creo que tienes derecho a saberlo... Es sobre la muerte de tu madrastra.
El rostro de Xevi se inunda de lágrimas al recordar a su antiguo amor.
Xevi con la voz rota: ¿qué tuvo que ver esa mujer con la muerte de Eulàlia?
Laura sorprendida: ¿la querías mucho?
Xevi: Era mi amante y esperaba un hijo que podía ser mío.
Laura está impactada por lo que acaba de descubrir.
Laura: ¿tu y la esposa de tu papá...?
Xevi: Te parece algo horrible ¿verdad?
Laura: Yo no soy quien para juzgarte.
Xevi: ¿pero qué sabes tú de la muerte de Eulàlia?
Laura: Eulàlia y tu padre iban a pagar la fianza de Mariana... Jade no quería...
Xevi: ¿y qué?¿¡habla?¡¿¡di lo que sepas?¡
Laura: Jade provocó el accidente... Ella conducía el otro carro...
Xevi horrorizado: ¡Mi padre tiene que saber eso¡ sé que le duele no saber quién provocó la muerte de su mujer. Así a lo mejor podrá pasar página.
Laura sabe que lo que le va a decir le hará daño:
--Pero es que esto no es todo, fue en el coche de Sergi... él iba con ella.
A Xevi se le desencaja el rostro.
Xevi: ¡No puede ser¡¡Mi hermano no pudo estar de acuerdo en eso¡
Laura lo mira con compasión: Lo siento, de verás que lo siento pero creí que deberías saberlo.
Xevi: Mi padre no debe enterarse, no quiero que se entere..
Laura lo ve sufrir y lo abraza, él se emociona.
--Te amo --susurra él.
El hombre intenta besarla pero ella lo rechaza. Xevi queda triste.

Ágata va a ver a David. La mujer se molesta al ver que él no la quiere recibir y entra en la casa a la fuerza. La mucama se disculpa con el hombre. David dice que no importa. La pareja queda sola, Ágata sonríe pero él se muestra brusco.
David: Dije que no quería que nadie me molestara.
Ágata desesperada: Pero yo te amo, me entregué a ti por amor... No me puedes echar de tu vida por una tontería.
David: ¿¡Que mi hijo haya muerto te parece una tontería?¡
Ágata: No pero ...Mi hijo no mató al tuyo... Fue la tal Jade...
David: Eso aún no se sabe, lo que es seguro es que tu hijo está en la cárcel. Además, estoy cansado... no estoy para romances...
Ágata: Yo te podría ayudar, no es bueno encerrarse en el dolor.
La mujer lo quiere besar pero él la rechaza y eso enfurece a la mujer. David le pide que se vaya y ella se va abatida, siente que se le cierran todas las puertas.

Francisco recibe la visita de Ester, cosa que le alegra.
Francisco: Debiste quedarte en tu casa, no debes abusar. Recuerda lo que dijo el doctor.
Ester: Me sentía sola y además te quería agradecer lo que hiciste por mi y mi bebé.
Francisco sonríe y le dice que no hay para tanto. Los momentos vividos en esa misma casa el día de la muerte de Sergi atormentan a la mujer que se pone a llorar. Francisco no sabe lo que le pasa pero intenta animarla.
Ester: Me siento tan sucia... yo estaba aquí contigo cuando él murió.
Francisco lo abraza, no sabe porque pero su corazón late con más fuerza al tener a la mujer junto a su pecho.
Francisco: Eso fue una tontería por mi parte, yo te obligué. Olvidalo, haz como si nunca existió...
Sus palabras reconfortan a la mujer.
Llaman a la puerta. Francisco se disculpa y va a abrir. Es Ágata que se pone histérica al ver que Ester está con Francisco.

El doctor que vio morir a Sergi está en su casa muy atormentado. Sabe que Jade está prófuga de la justicia. Piensa que tal vez sea el momento de decir la verdad pero le da miedo que Jade tome represalias.
Suena el teléfono el hombre se asusta al reconocer la voz de Jade.
Doctor: ¿qué es lo que quiere? La buscan por asesinato y otros delitos, ¡déjeme en paz¡
Jade: a mi ya me da lo mismo dos crímenes que tres o cuatro pero no se me pega la gana que Patricio
Rivero salga libre. Si usted me delata mataré a toda su familia.
Doctor: ¡Máteme a mi si quiere pero deje en paz a mi familia¡
Jade ríe con maldad: ¡No si a usted también lo pienso matar pero será el último... empezaré por sus hijos. Uno a uno, luego su esposa y por último usted.
El hombre cuelga angustiado maldiciendo su mala suerte. En eso que llaman a la puerta. Son Mariana y Álvaro. El doctor se pone muy nervioso.


*artista invitado: Sebastián Rulli.
Ayuda a Jade, a cambio de sexo, sin saber que huye de la justicia*

Jade regresa a la casa feliz. Lleva un poco de comida. Justo cuando iba a entrar al escondite, alguien la llama. Es un joven muy atractivo, Mauricio de La Torre, el hijo de los nuevos dueños de la que fuera su casa.
Mauricio: ¿quién es usted? ¿qué hace aquí?
Jade se asusta.

El doctor es muy esquivo, Álvaro, con violencia quiere que diga la verdad. Mariana apela a su lado sensible.
Mariana: Yo sé que Patricio no mató a mi marido, fue Jade y estoy segura que lo está amenazando. Yo amo a Patricio y sé que esa mujer es capaz de todo, tiene a mi hija... No deje que se salga con la suya... Yo estoy embarazada pero no de mi marido sino de Patricio, el hombre al que usted quiere hundir en la cárcel.
Mariana se arrodilla y suplica que diga la verdad, pero Álvaro la levanta:
--No te humilles más esto hombre no tiene corazón ... –dice con odio.
Álvaro amenaza al hombre con meterlo en la cárcel. Mariana con el rostro lleno de lágrimas le dice:
--si usted es padre piense en lo que sentirían sus hijos si usted lo metieran injustamente en la cárcel... Por favor, medite lo que va a hacer y actúe con honestidad... Si dice la verdad lo protegeremos de Jade.
Mariana y Álvaro se van muy angustiados por no haber podido conseguir nada. Las palabras de Mariana llegan al corazón del hombre pero tiene miedo de la amenaza de Jade.

Mauricio mira con curiosidad la entrada al lugar en donde se ocultaba Jade.
Mauricio: No conocía está entrada, ¿a dónde lleva?
Jade sabe que sus arte de seducción son la única que lo pueden salvar y apela a ellas.
Jade seductora: ya me imagino que no te fijaste en mi nunca... un joven tan atractivo...
Mauricio se siente deseado y le encanta. Jade lo acaricia provocadora...
Jade: Yo vivía cerca de tu casa y te expiaba todo los días.
Mauricio orgulloso: No puede ser.
Ella lo acaricia muy coqueta, él esté encantado.
Jade: Es totalmente cierto y no sabes las ganas que tenía de conocerte pero al ser tú de una clase superior a la mía... y mucho más joven que yo... Pensé que esconderme en tu casa era la única forma de poder estar contigo...
Mauricio: ¿y como encontraste este sitio?
Jade: me la pasaba en tu casa para intentar verte, buscaba un lugar en el que meterme en tu casa sin que me vieras... No me descubras... Yo me conformo con un poquito a cambio de que me dejes quedarme aquí...
Jade empieza a tocar los puntos sensibles del joven que no sale de su asombro.
Jade: ya sé que soy mayor para ti, tal vez no te gusto... pero estoy dispuesta a arrastrarme a tus pies... Si no le dices a nadie que estoy aquí te haré gozar mucho.
Mauricio contento: ¿me está proponiendo lo que creo que me está proponiendo?
Jade afirma con la cabeza. Él excitado le dice que de acuerdo. Mauricio quiere entrar al escondite pero Jade le pide que la lleve a un lugar más cómodo.
Jade: Siempre deseé hacer el amor contigo y quiero que sea en un lugar bonito.
Mauricio, excitado, la lleva a una de las recámaras de los empleados.

Mariana se enfrenta a Ágata que se niega a ayudar. Mariana le exige que use el poder que tiene sobre los bienes de Salvador para pagar el adelanto del secuestro pero la mujer se niega.
Ágata: Tengo que sacar el máximo dinero para mi, ves a saber a quien dejó el dinero Salvador...
Mariana la bofetea y la agarra del cuello:
--¡quiere que saques eso dinero ya o te va a ir muy mal¡
Ágata: Yo no me tengo que arruinar por una hija que ves a saber si es mi nieta.
Mariana cada vez arremete contra la mujer con más fuerza y la insulta.
Ágata intentando zafarse: ¡Patricio te va a correr de su vida en cuanto le diga como me estás tratando¡
Mariana: ¿¡Y cómo crees que le va a sentar que no lo quieras ayudar?¡
Ágata: ¡Es que no nos podemos quedar en la calle. ¡Seguro que tu hija ya está muerta¡
Mariana araña a la mujer, la golpea. Ágata la llama bruta pero Mariana es una leona y no tiene piedad con su malvada suegra. La agarra del brazo y la lleva a la mesa dónde la Iturbe ya tiene preparado un papel para que lo firme. Ágata se horroriza al ver la cifra tan astronómica.
Ágata: ¡Pero no puedes sacar tanto dinero¡
Mariana: ¡El abogado me dijo que este es el tope y además me he permitido pedir que abran tu caja fuerte y voy a empeñar tus joyas y también me he llevado tus pieles¡
Ágata está histérica... Mariana le agarra el brazo con tanta violencia que Ágata finalmente firma el papel.
Mariana le da las gracias con ironía y la suelta. Mariana se va corriendo para cobrar el dinero. Ágata está echa una fiera.
Ágata: ¡me las vas a pagar niña estúpida¡ ¡Está humillación me la pagas¡

Mauricio ha hecho el amor con Jade en una de las habitaciones de servicio. Se viste muy complacido.
Mauricio seductor: Puedes quedarte ahí siempre que quieras y siempre que me des eso que sabe hacer tan bien cuando yo quiera...
Jade haciéndose la sumisa: Te estaré esperando...
Mauricio se va complacido y Jade llega al escondite de mal humor y se enfrenta al espejo.
Jade: ¡No me grites¡¡no lo he hecho por vicio sino por necesidad¡
(...)
Jade: Sí me gustó, claro que me gustó pero ...
(...)
Jade: ¡No me interrumpas y menos para insultarme¡ No soy ninguna atorranta pero era la única manera de poder quedarnos aquí... Sin dinero no podemos ir a ningún otro sitio... Ese imbécil me va a ser de mucha utilidad.

Al día siguiente,
Mariana está en la delegación con Patricio.
Mariana: Conseguimos mucho dinero, el señor David también nos dejó... Ya tenemos lo que nos dijo como primer plano, espero que esto la calme y me deje hablar con la niña.
La mujer ha conseguido entrar en la celda y la pareja se abraza.
Patricio: Yo no quiero que vayas, es muy peligroso... Al menos que te acompañe mi tío.
Mariana: Jade ha pedido que vaya yo sola y tenemos que hacer lo que ella diga mientras no sepamos dónde está nuestra hija.
Patricio está muy asustado. Acaricia a la mujer temblando. Se siente falta al saber todo lo que está pasando y que él se tenga que quedar encerrado. Los enamorados unes sus manos y sus rostros. Patricio lloroso le dice:
--¡Cuidate, no soportaría perderte a ti también¡
Mariana: Ya es tarde y me tengo que ir, el camino es largo.
Patricio no la quiere soltar teme que si lo hace no la vuelva a ver. Mariana se va y Patricio se queda angustiado. Patricio, una vez las rejas los separan, le dice que la ama y que se cuide.
--Yo también te amo –responde Mariana.

Carmen ha llegado a la capital. Está decidida a buscar un nuevo trabajo de mucama que le ayude a conseguir un marido rico que la saque de sus problemas. Decide ir a la zona más exclusiva de la ciudad. El azar la lleva a la que fuera casa de Jade. Allí necesitan una mucama. La recibe Mauricio de la Torre con el que la joven no duda en coquetear. Se presenta como, el dueño de la casa. Los ojos de la mucama brillan de la ambición.
Mauricio nota como la mucama lo devora por los ojos, sabe que haría cualquier cosa por el empleo y eso lo excita.
Carmen provoca al joven durante la entrevista.
Mauricio coqueto: Pero es que así, sin referencias no te puedo contratar y me gustaría... Se ve que eres muy eficiente ¿Nunca trabajaste antes de mucama?
Carmen: No, es que acaba de morir mi esposo y necesito plata.
Mauricio como se le preocupara: Es que no sé... Así sin conocerte...
Carmen , para alegría del joven, se desabrocha la blusa y se sienta sobre sus piernas,
Carmen seductora: Yo lo ayudaré a que me conozca...
Mauricio la besa con deseo y la toma entre sus brazos.

Patricio está en su celda. Reza mirando una foto de su hermano.
Patricio: Ya sabes que a mi no se me dan muy bien estás cosa de rezar pero ya que tú estás cerquita de Díos, Protege a Mariana y a mi hijita...
El hombre llora angustiado pero sigue hablando:
--Hermano, tú las querías tanto... No permites que les pase nada.
El llanto vence al Rivero y llora con desesperación. Le duele su hermano muerto, su hija desaparecida y Mariana que siente que corre peligro.

Mauricio se viste satisfecho. En la cama está Carmen que siente que esta vez no va a fallar, que Mauricio es el hombre que la va a sacar de mucama. La mujer abraza al joven.
Carmen: Verás que no te vas a arrepentir de contratarme.
El otro se levanta, se empieza a vestir y burlón dice:
--¿Y a tu quien te ha dicho que te voy a contratar?
Carmen sorprendida: ¿pero me he acostado con usted?
Mauricio divertido: ¿A caso te dije que te iba a dar el puesto a cambio de sexo...?
Carmen aturdida: No pero yo pensé...
Mauricio: es que las mujeres como tú ven unos pantalones y se pierden... Ya te diste el gusto conmigo ahora vete que mi madre está apunto de llegar.
Carmen se levanta y empieza a golpearlo furiosa pero él la retiene y la agarra, ella grita:
--¡no me puedes hacer esto¡¿quién te has creído que soy yo?
Mauricio: Una regalada pero si el problema es de dinero... dime cuanto quieres y arreglamos el problema.
Carmen: ¡Es usted un descarado¡¡Me tiene que dar el empleo¡
Mauricio: ¡La que contrata a las mucamas es mi mamá y desde luego yo no te voy a recomendar... para que si ya te probé... Prefiero una que no se me dé tan fácil.
Carmen quiere bofetearlo pero él no se lo permite:
--¡ya está bien de tonterías, estoy seguro que esto te ha pasado muchas veces... vete de la casa y te mando sacar por los de seguridad¡
Carmen lo desafía, el joven se va y ella sonríe al creer que ha vencido pero no tarda en llegar un guardia y a pesar que la mucama intenta seducirlo el hombre la tira a la calle como si fuera un perro. La mucama está furiosa.
Carmen no sabe qué hacer y de pronto ve salir a Jade del escondite. La mucama no puede creer su suerte.
Carmen: Pero si la policía la busca por matar al señorito... A puesto a que este secreto vale mucha plata.
La mucama sonríe con ambición.

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2018 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement