RESUMEN-AMOR REAL-CAPITULO Nº 77-LUCIANA

by BEBA-BEBUCHIS (Acceso mariajosefa10)

 

Manuel escribe a Augusta. Muere el Gral. Domínguez Cañero en la guerra. Transcurren tres años.

CAPITULO Nº 77

By Luciana

Matilde atiende el jardín, alborotada Josefina aparece para anunciar que ella y Humberto han hecho el amor. Matilde se alegra y se abrazan, cuando Josefina denota ser la mujer más feliz del mundo su cuñada entristece.

Los rebeldes llegan a su destino pero deberán esperar hasta el día siguiente para saber si deben juntarse con la cuadrilla de Camarena o la de Ramírez. Al comenzar el descampe, Manuel camina con dificultad apoyado en Silvano. Amadeo y Lorenzo lo notan, azorados de su recuperación cuando ya creían que no se salvarían. Amadeo planea preguntar luego a Manuel si se unirá a los rebeldes. Rosario le ofrece más sopa a Manuel, quien ya se alimenta por sus propios medios. Manuel rechaza más sopa pero si acepta agua, interesándose por la ubicación. Silvano le cuenta que están cerca de Las Margaritas, casi en la frontera. Manuel reclama la carta que Matilde debía enviarle con Chuy y que él no recibió debido a la balacera. Rosario niega que el muchacho la haya traído y cuando Manuel insiste, Silvano da fe de los dichos de su amiga y asevera que la carta le fue entregada a Matilde como se debía y que aquella está muy bien. Manuel amenaza con levantarse él mismo a preguntar, orillando a su madre a admitir que la carta que vino con Chuy es de Augusta. Manuel lee la carta de su suegra donde le entera que ha sido desconocido como hijo de Joaquín Fuentes Guerra, le quitaron sus propiedades y aún sin la certeza de quien es realmente ni Matilde ni el niño pueden portar su apellido, ante los ojos de todos Matilde es una mujer que ha sido burlada y es madre de un hijo ilegítimo. Augusta finaliza pidiéndole honestidad consigo mismo a Manuel para comprender que nada les puede ofrecer mientras donde están no les faltará nada y el niño crecerá como Dios manda, no obstante pudiendo las cosas cambiar en un futuro le aconseja no perturbar sus existencias por el momento. Manuel admite que por esta vez su suegra tiene razón, no puede ofrecer a su familia ni siquiera un apellido y no puede obligarles a una vida desgraciada. Silvano sopesa la idea de juntarse al ejército rebelde, si estos ganan podrían vengarse y lograr que la situación se aclare. Amadeo aparece y Manuel le agradece las atenciones que han tenido con ellos tres. Manuel decide que, si Amadeo no ordena en contrario, quiere unirse a la causa. Amadeo se alegra y le da la bienvenida.

La célula comandada por Corona y el batallón al mando del General Domínguez Cañero se enfrentan. En un momento de la contienda Adolfo ordena a sus soldados no dejar solo a su General, más luego cabalga a la par mientras Santiago López les secunda. Atrincherado, uno de los rebeldes logra herir a Prisco, provocando su caída del caballo y su desnuque al caer al suelo.

Adolfo llega a las tiendas de campaña, en una de ellas el doctor está atendiendo al General. El doctor considera pocas las posibilidades de supervivencia. Prisco reconoce a Adolfo y le pregunta por las novedades del frente, Solís le anuncia que el franco izquierdo fue destrozado y ofrece dar orden para que la caballería de reserva avance. Prsico relega el mando a un subalterno y pide se avise a su familia. Adolfo se acerca ante el llamado de su General y Prisco le pide que hable con su tía, su recado es para darle la razón de que la guerra es una porquería. Prisco fallece.

Manuel ingresa en un cuarto con bastón donde Rosario barre, Chuy trae el maletín. Rosario se niega a irse pues quiere quedarse junto a su hijo y Silvano. Manuel prevé que en poco tiempo el lugar se convertirá en un infierno, lleno de heridos. Rosario se mantiene firme, aún echándola permanecerá junto a su hijo. Manuel le asegura que nunca la culpará y comprende que sus razones habrá tenido su madre para tomar el rumbo que tomó. Rosario excusa no haber sabido qué hacer y culpa a su ignorancia, pidiéndole perdón. Manuel jura que nada tiene que perdonarle, entiendo que por esa razón su madre tardó tanto en volver. Rosario lo confirma y llorando perjura que ni un solo día ha dejado de pensar en él. Manuel le comenta que no tiene idea cómo le ha extrañado y contrario a la idea de su madre, prefiere que haya regresado al fin. Manuel se levanta y abraza a Rosario, le pregunta si mintió. Rosario asevera que Manuel es hijo de Don Joaquín, poniendo a Dios por testigo y lo siente si su hijo no le cree. Manuel le da un beso y afirma creerle. Ambos se abrazan y Rosario llora. Cuatro días más tarde, Manuel escribe a Augusta. Silvano le recuerda que ante el alboroto puede tardar en llegarle. A Manuel no le importa, así tarde meses necesita aclararle varias cosas a su suegra.

Las batallas continúan, tras un año Manuel ya está instalado y atiende heridos de considerada gravedad. Augusta lee la carta de su yerno en la cual Manuel le da parcialmente la razón pero le advierte que hará lo imposible para vencer su obstáculo, puede estar segura que nunca jamás renunciará a su familia.

Matilde entra al despacho y Augusta esconde la carta, ante el aniversario por la muerte de su esposo ha pedido una misa en su memoria y ofrece a su mamá que la acompañe. Augusta se niega y Matilde sale en compañía de Prudencia. Augusta quema la carta de Manuel

. En el patio de la casa en Regina Antonia se queja por la próxima fiesta que Marie dará considerándola inadecuada, el país está en guerra. Damiana entiende que esa es razón para buscar entretenimiento. Antonia recuerda que ya pasado un año desde la muerte de Manuel y la considera injusta para favor de una alimaña como aquella. Antonia se muestra desesperada ante su imposibilidad de recabar pruebas sobre la falsedad del testamento, la firma que cotejó no era la de su padre por lo que de seguro Yves ayudó a Marie a duplicar uno. Damiana le aconseja no meterse, así están bien. Antonia reprocha que lo estará su nana pues ella no nació para criada.

Camelia se niega a abandonar el campamento cuando Amadeo le ofrece marcharse. Camelia le recuerda que no puede regresar a San Juan del Altillo donde todos le conocen a miedo de que la Secreta aún le esté buscando. Amadeo insiste pero su mujer le recuerda que cuando decidió ser parte de la lucha le prometió que nunca se separarían. Amadeo teme que algo malo le pase a los suyos pero Camelia le convence que de ser así, al menos habrán estado juntos hasta el final. Amadeo y Camelia se besan, mientras abrazan a sus hijos.

Silvano encuentra a Manuel, éste está preocupado pues tras un año nada sabe de su mujer y su hijo. Silvano asume su bienestar. Manuel sopesa la posibilidad de que su suegra no le haya dicho nada a su esposa por lo que Matilde puede creer que la ha olvidado o que ha muerto. Silvano no le haya caso a la preocupación, nada puede hacerse. Manuel igualmente se preocupa, pasa las noches pensando en que tal vez su niño enfermó o pudo morir. Silvano lo descarta, el niño es fuerte. Manuel lo contradice, los niños pequeños pueden enfermarse y no salvarse, también puede ser el caso de Matilde. Silvano le pone freno, ya está exagerando. Manuel confiesa volverse loco de angustia.

En la sala, Matilde está recostada en un sillón mientras Augusta y Prudencia defenestra a Marie por el tren de vida que lleva. Josefina comenta que aquella también entabló amistad con la novia de Renato. Matilde se sorprende al saberlo cuando su hermano lo confirma tildándola de “amiga”. Prudencia entera a su sobrina que Antonia trabaja para Marie de la Roquette.

En la casa en Regina se celebra la fiesta. Yves corretea a sus amigas por las galerías del primer piso, ebrio, mientras que en el patio Antonia es acosada. Ramón llega y busca a Marie, regañándole por seguir consejos de su primo. Renato se topa con su cuñado y luego presenta a Madame Teresa, quien da la bienvenida social a Marie. La heredera ejecuta su violín en su honor mientras Yves descorcha champagne y la vitorea desde arriba. Los rebeldes regresan de su misión, Amadeo está sorprendido de la puntería de Manuel aunque éste prefiera salvar vidas en lugar de quitarlas. Amadeo descuenta que a veces no queda de otra.

El refugio de los rebeldes explota. Rosario salva a Teresita mientras los hombres comienzan el socorro. Rosario regresa a Teresita con su papá mientras Manuel constata que nada le haya pasado a su madre. Teresita, angustiada, entera a su padre que su mamá y su hermano yacen junto a la carreta. Amadeo se acerca, encontrando los cadáveres de sus familiares. Amadeo clama a Dios por la injusticia mientras Manuel lo observa. En brazos de Lorenzo, Teresita llora a su mamá y su hermanito. Rosario llora a los pies de su hijo.

Dos años después, Ignacia y Matilde compran fresas para el pastel de Manuel Hilario. Durante el festejo, los Peñalver le cantan las mañanitas al niño. Humberto nota a su esposa muy golosa y Augusta estima que debe estar encinta. Josefina lo duda pero Humberto promete que se concretará pronto. Augusta los regaña, al contrario Matilde quedó embarazada al poco tiempo. Se hace un silencio pero Matilde les agradece que al menos recuerden a Manuel. El niño la escucha y le inquiere si se trata de su papá. Augusta se pasma al saber que su hija le ha contado a su nieto sobre el padre. Matilde lo confirma, aún cuando no le recuerde físicamente debe saber que lo tuvo. Humberto apoya a su hermana pero Augusta le inquiere con crueldad si le dirá que fue un hombre honesto. Prudencia castiga sus dichos y le recuerda que es el cumpleaños del niño para que deje de fastidiar.

En el campamento Manuel le escribe a Matilde, rememorando los cuatro años que cumple su hijo. Manuel entiende que Matilde no puede responderle por la inexistencia de domicilio fijo pero desea que tenga presente que les quiere y les ama. Augusta lee otra carta de su yerno y la quema. Rosario, Manuel y Silvano almuerzan. Manuel apenas prueba bocado, nostálgico por el cumpleaños de su hijo. Silvano nota el ánimo de Manuel pero apoya su decisión de dejarles en la ciudad, ya bastante desgracia ven ellos. Manuel comenta que Amadeo ya le dijo que marcharán hacia el sur, donde el ejército barandista se está replegando.

Silvano augura que regresarán vencedores y en ese momento quienes le dañaron se tendrán que preparar.

Dos meses más tarde la plaza del Carmen está llena de catres con soldados heridos. Josefina y Matilde aparecen, enviadas por el Patronato. En la casa, Augusta se queja de la locura de su hija y su nuera. Prudencia las apoya, si tuviera su edad también colaboraría. Augusta critica que las voluntarias atiendan a hombres a quienes incluso deberán ver sus partes intimas. Prudencia le recalca que el Patronato eligió a mujeres casadas pero Augusta le retruca que no todas lo están. Prudencia salvaguarda el comentario, aconsejando que entonces se vayan acostumbrando.

En el casino, Delfino pide paso para la camilla donde viene herido Adolfo. Matilde atiende a un soldado y al levantar la vista, lo reconoce. Matilde trata de abalanzarse pero Delfino la detiene hasta que la reconoce. Delfino admite la gravedad de su amigo. Mientras le llevan, Adolfo reconoce a Matilde y le estira la mano. Finalizado el turno, Josefina trata de convencer a Matilde para no esperar el resultado de la operación, Augusta se lo reprochará ya que no está de acuerdo con sus labores. Matilde insiste pero su cuñada le expone que así levantará murmuraciones. A Matilde la tienen sin cuidado, ya han murmurado bastante. Hanna nota el alboroto y se les acerca, anunciando que la operación fue exitosa, estaba herido de bala en el muslo y otras de salva, el doctor le tendrá en observación dos días. Hanna se presenta y cuando Matilde trata de hacerlo, se frena al anunciarse como la viuda de. Hanna le evita la pena, ya sabe quién es y comprende que la mujer que trata de pasar desapercibida es su cuñada. Hanna recalca que en los tiempos que corren se requerirá de comprensión y solidaridad.

Adolfo sufre chuchos mientras le practican la sangría. Delfino se apersona y Adolfo le pregunta si en verdad no ha estado soñando y ha visto a Matilde. Delfino lo confirma, era la esposa del hacendado. Adolfo le remarca que es la viuda, que no se lo olvide. Adolfo sonríe y admite que aquella sigue igual de hermosa. Delfino le cuenta que al parecer le darán el alta antes de tiempo, pero como el cuartel estalló tres años antes no tiene dónde llevarlo. Adolfo le indica buscar a Josefa Lezcano y alquilar la casa donde moraban antes en caso de estar desocupada, también contratará a Margarita y enviará flores a Matilde. Delfino se niega a cumplir con el último mandado pero Adolfo lo convence pidiéndole por favor.

Al llegar Humberto de la hacienda, Josefina le entera sobre Adolfo y su nuevo rango. Humberto se sorprende al saber que ya es Coronel, ha subido rápido. Humberto le pregunta a Josefina si su hermana ya lo sabe. Ramón le paga la mesada a Renato, considerando ilícito pagar su chantaje. Renato le recuerda que peor es lo que perpetró él. Ramón se defiende culpando a Yves, él intentó remediarlo pero ya era tarde. Renato se burla y le escupe que su hipocresía le abruma, su cuñado quería jorobar a Manuel a como diera lugar y a cambio de lograrlo fue recompensado por Marie. Ramón asevera que sólo una amistad lo une a la heredera y Renato asume que también rezan el rosario y asisten a misa de seis.

Delfino llega a la casa Peñalver e Ignacia lo reconoce. Delfino le entera que ahora es el cabo Pérez. Delfino entrega las flores para Matilde, envío del Coronel Solís.

Augusta se sorprende cuando su criada le anuncia que las flores fueron enviadas por el Coronel para la niña Matilde. Augusta acomoda el arreglo en un florero y le informa a Prudencia quien las manda. Prudencia se pasma al escuchar que su hermana apoyará a Solís si éste pretende a Matilde, recordándole la existencia de Manuel. Augusta le rememora que con aquel su hija nunca se casó, además Solís podría darle su apellido a su nieto. Prudencia sopesa la posibilidad de que Manuel regrese. Matilde entra a la sala, correteando a Manuel Hilario y lo atrapa debajo del piano. Augusta deja perpleja a Matilde cuando le notifica que el Coronel Solís le ha enviado flores

 

Luciana



bebaz.jpg 

Beba001.gif 





Escrito desde Jan 14, 2006, 4:04 AM
de la dirección IP 24.232.66.243


Respond to this message

Return to Index
Respuestas

Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement