Voltar ao Índice  

Ricardo Álamo papá (Linda as fotos dele com sua filhinha e a reportagem maravilhosa)!!!!

June 11 2004 at 2:45 PM
 
do endereço IP 200.102.111.5

 
Meninas olhem o Ricardo com sua filha primogênita Elisa


Ricardo Álamo, papá
ELISA ES MI GRAN MAESTRA


Antes Ricardo Álamo se encargaba de reparar televisores. Luego entró a éstos: dejó la electrónica y se convirtió en actor. Eran los tiempos de “La Loba Herida” y de “Sirena”, cuando sólo aparecía en los sepultados créditos de principiantes. Mientras empujaba su estrellato se hizo padre de Elisa, una niña que hoy tiene nueve años de edad, el gran desahogo para drenar su condición paterna.
Si bien el actor, nacido en Caracas el 10 de diciembre de 1970, tuvo en otra relación de pareja su segunda hija, Valeria –ahora de siete años- su vínculo no puede definirse de óptimo: ambos comparte la ausencia de no tenerse. Probablemente las consecuencias de lo no planificado o “precipitado” para colocarlo en sus términos, han arruinado la cercanía necesaria entre la niña y el padre. Es una situación que Álamo no despliega en detalles y menos si se trata de celebrar la vida a través de una fecha que conmemora el día del Padre.

¿Eres padre hasta el punto de involucrarte en el quirófano, cursos prenatales y asistencia posparto?
En el pasado era más ingenuo y había cosas que no manejaba, pero las dos niñas fueron esperadas con amor. Aunque estuve súper comprometido, con los siguientes me involucraría más.
En tus palabras se registra una tercera posibilidad de hijos.
Una tercera y hasta una cuarta.

UN HIJO ES UN ÁRBOL

Él, único varón, el mayor de un hogar constituido por Ricardo y Zoraida, sus padres, tiene en su cabeza una idea sobre la manera de asumir la vida: “Mi caso es particular, no creo que mis padres esperaban de mi más de lo que yo realmente era, y ellos inconscientemente me fueron dando la libertad de fluir, de ser lo que mi esencia es. Estoy seguro de que no me hubieran juzgado si hubiese sido un doctor, un cajero un arquitecto o un vendedor de lotería. Lo bonito es que me dejaron tomar mi propia forma”.

¿Cómo entiendes lo de padre capacitado?
Ese planteamiento es delicado. No hay una escuela para capacitarse. El papá se va haciendo en el camino y en el día a día, con las vivencias. Lo que sí puedo es prepararme para manejar ciertas cosas que luego pueda aportar a esa criatura. Actuar como orientador más no formador: no creo en eso de formar a un hijo. Un hijo es un árbol que tiene sus propias formas, el árbol soltará sus ramas hacia el lado que quiera, si lo castras y le das tu formación, lo dañas. Igual que un hijo, lo bonito es acompañarlo, sugerirle, al final le tocará a él aprender y decidir a partir de sus vivencias. No quiero que sean filósofas o doctoras, sólo lo que ellas deseen, y ahí estaré yo amándolas con intensidad, sean jardineras o profesionales, eso no me importa.

¿De qué manera crees satisfacer las necesidades psíquicas y emocionales de tus hijas?
La mejor manera de satisfacer sería acompañándolas y dejarlas fluir, que ellas puedan contactar con su propia esencia, enseñarles el mundo que hay en ellas, no el que está afuera, de ese deben protegerse.

Como actor internacional, ¿de qué manera ejerces la convivencia familiar?
A veces –suspira- todo tiene su costo. Muchas veces esas metas y logros te distancian un poco de seres de los cuales disfrutas, pero cuando esa conexión existe pueden pasar semanas sin verse y cuando esa reacción profunda de amor existe todo el sentimiento queda intacto, por eso no me da tanto miedo despegarme, he aprendido a amar en el desapego, mis hijas lo han entendido y me han apoyado de esa manera. Me tocará ir buscando ese equilibrio de poder estar, que la distancia no sea tanto, que la cuerda no esté tensa ni floja para que pueda dar una melodía afinada. Creo que lo he manejado bonito, cada que vez que pueda estaré con ella.

Hablas de una hija cuando son dos.
Mi hija mayor es la que puedo disfrutar.

En escala del 1 al 10, ¿qué tan complacido te sientes de tu rol de padre?
A veces no es que me juzgue sino que uno va aprendiendo de los golpes y me tocó vivir circunstancias que no son las más normales. Y eso a veces me pone a pensar, sé que con mi hija, Elisa, la relación es de a mil, pero con Valeria escapa de mis manos, no he podido darle ese mil.

¿Por qué se originó ese distanciamiento?
Sólo te puedo decir que no estaba preparado, aunque pienso que es mejor padres separados pero sanos entre sí que padres juntos en conflicto.

QUE SEAN ELLAS

¿Tu mayor logro?
En el descubrimiento y conocimiento de mi mundo interior. Me he dado unos cuantos golpecitos de crecimiento, de pareja, lo importante es poder levantarse y disfrutar de una hija que amo, de una compañera que amo y de seres que tengo en mi entorno que amo; pero el mayor logro es caminar, respirar, tener la posibilidad de existir.

¿Cuál es el consejo que te hubiese gustado seguir?
El que nunca me dieron.

Como padre, ¿qué no volverías a hacer igual?
No volvería a precipitarme, me lo tomaría con más prudencia pero voy a seguir, es un consejo para el lector, los hijos son grandes responsabilidades. Trataría de estar bien plantado.

¿Has aprendido algo de esta generación gracias a tus pequeñas?
Elisa es mi gran maestra, es increíble lo que se puede sentir por un hijo, me da tips para mi vida.

¿La ventaja de ser hijo de Ricardo Álamo?
Que mis hijos pueden pasar muchos días ricos, metidos en una cama viendo comiquitas.


 
 Respond to this message   
Respostas

Find more forums on Soap OperasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement