Contadores Gratis
Contador Web
 

 Return to Index  

ALMA DE BOLERO.- Capítulo XII

May 21 2005 at 12:05 PM
No score for this post
Calipso  (no login)

 

- Tigre, cómo se espabiló su niña... Vaya buen tipo que se consiguió! –Comenta el verdugo sorprendidísimo por las amistades de Betty.

- Basta, Calderón, que le conozco y sé que va a empezar a echar leña al fuego. Y ya tengo suficiente conmigo mismo...

Mario se encoge de hombros y milagrosamente se calla al ver que no está el horno para bollos.

Mientras, Armando continúa rumiando donde puede Betty haber conocido y entablado amistad con ese francés.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





CAPÍTULO XII.- Te me desbordas dentro del pecho.




Michel ha vuelto a sentarse después de estudiar minuciosamente a Armando, pues está seguro de que el tal doctor Mendoza es el amor de Betty.

Aura Mª sale entonces del despacho y se dirige a él.

- Señor Doinell, Betty ya puede recibirle. Le acompaño.

Se levanta, entra muy sonriente a presidencia y da un gran abrazo a Betty que le esperaba ofreciendo sólo la mano. No satisfecho aún, a continuación la planta un beso en cada mejilla.

- Siéntese, Michel, y cuénteme cómo es que vino tan pronto a Bogotá. –Ella vuelve a sentarse en su sillón.

- He venido antes de lo previsto para asistir a un ballet y a un par de obras de teatro que me interesan. Y... naturalmente he querido verla para invitarla a ir conmigo esta noche.

- Oh, Michel, qué amable. Sería un placer, pero es imposible.

- Cómo así?

- Bueno, ya sabe que me voy a casar en dos días y no sería correcto. Yo pensé que había adelantado el viaje a causa de sus negocios.

- No. Adelanté el viaje para compartir con usted algún momento antes de su matrimonio. No me diga que no...

- No debo. Compréndalo. Lo único que puedo aceptar es charlar mientras tomamos un tinto o una copa al salir de la empresa.

- Tendré que conformarme. Voilá!

- Espere unos segundos, por favor. Ahora mismo regreso. –Sale al lobby, va al despacho de Armando y llama.

- Siga. –Se oye.

- Armando, necesito hablar contigo. Puedes salir un momento?

- Se le va a volar. –Susurra Mario al oído de su hermano, y éste le fulmina con la mirada. Luego añade en voz alta yendo a la puerta.- No es necesario, Beatriz. Quédense ustedes. –Sale.

- Ya hablaste con tu amigo? –Pregunta Armando intentando aparentar indiferencia.

- Sí. Me ha invitado a ir con él esta noche al teatro, pero le he dicho que no. En compensación le he ofrecido tomar una copa al salir del trabajo y vengo a decírtelo para que nadie te vaya con un cuento. Llegaré pronto a casa.

No le hace ni pizca de gracia, pero trata de no mostrarlo.

- Y... quién es Michel Doinell?

- Un amigo que me presentó Cata en...

- Cartagena! –La corta.- Del que te preguntaban Adriana y Claudia Helena en la presentación.

- Sí.

- Ese tipo tan amable y afectuoso... –Entorna los ojos.

- Sí, es muy atento. –Teme que Armando pueda entrar en erupción en cualquier momento y... está encantada.

Pero él recuerda la tercera cláusula que firmó y hace un esfuerzo sobrehumano.

- Está... está bien. Yo... me quedaré acá todavía un rato, terminando unos documentos que necesito mañana. –Está notando como se le revuelven las bilis en su interior, así que se gira y vuelve a colocarse frente al ordenador.

- Voy a llevarle a un local con música agradable. El “Almirante Padilla”.

- Lo conoces? Fuiste con alguna otra de tus relaciones? –Pregunta con sorna arqueando una ceja.

- No, pero he oído hablar bien de él. –Está disfrutando de lo lindo al verle tan celosito pero controlándose.

- Yo sé. Tiene música en directo, pero no tienes que darme explicaciones. –Teclea introduciendo datos crispado, con la vista fija en el monitor.

- Quieres que te llame cuando llegue a casa?

- Sólo si lo deseas, pero no volverás sola! Imagino que te acompañará... –La mira por primera vez.

- Sí, es muy correcto. Chao, Armando.

Se agacha y le besa la mejilla consciente del esfuerzo supremo que está haciendo, y sintiéndose orgullosa de él.

Pero Armando no siente orgullo, sino un cabreo monumental. Respira hondo, bufa, mira la pantalla y ve que debe borrar todos los últimos datos que ha escrito, porque con los nervios están todos equivocados.

Luego se dice intentando convencerse: “Armando, tú te vas a quedar acá, trabajando juiciosito, porque sino la vas a embarrar como nunca...”





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Betty y Michel conversan en el Almirante Padilla desde hace rato.

- Pero, Betty, el doctor Mendoza se había portado mal con usted...

- Cometió errores, sí.

- Entonces, cómo es que decidió aceptarle para casarse con él?

- Bueno, es que igualmente yo cometí algunos, y... también le hice daño. Cuando regresé de Cartagena tuvimos una larga conversación en la que los dos nos explicamos, aclaramos los malentendidos, y como estamos seguros de que nos amamos... pues hemos decidido darnos una oportunidad. –Le cuenta medias verdades.

- Está segura de que ese tal Armando es la persona que usted se merece?

- Eso creo, pero de lo que no tengo ninguna duda es de que es el elegido por mi corazón. Ni en los peores momentos ha dejado de acelerarse cuando le ve.

Levanta la vista, y efectivamente su corazón salta al contemplarle entrar y encaminarse a la barra.

Su primera reacción es enfadarse, pero el enojo se convierte pronto en ternura.

- Mírele, Michel, él es muy celoso y lo está pasando fatal esta tarde. Tanto que se expone a provocar mi irritación por seguirme, pero no ha podido resistirse... Voy a hablarle.

Se levanta y va hacia Armando, y él sólo la descubre cuando llega a su lado.

- Betty... perdona. Únicamente quería saber si estabas bien, si ese tipo es atento y te respeta... –Calla sorprendido por la expresión apacible y hasta risueña de ella.

- Michel sabe que tú y yo vamos a casarnos, pues es uno de los amigos que he invitado a la boda, pero él además siempre es amable y educado.

- Bueno, pues ya me voy tranquilo... –Dice con la boca chica.

- Quieres quedarte con nosotros? –Le invita apiadada.

- Cómo piensas? Como es natural preferiréis hablar a solas, recordar vivencias, y yo os estorbaría. Mejor me voy. –Contesta manso.

- Anda, ven. –Tira de su mano.- Jamás hubiera creído verte tímido.

Se deja llevar hasta la mesa más contento que un niño con zapatos nuevos, saluda al francés y poco a poco, ya que todo está muy claro, terminan charlando amistosamente.

Luego Michel se despide porque es la hora de irse al teatro.

- Me alegro de haber tenido la oportunidad de hablar con usted, Armando. Quedo tranquilo al ver que ama de verdad a mi buena amiga... que va a estar mimada y protegida.

Se estrechan las manos.

- Yo también me alegro de haberle conocido, Michel. Gracias por preocuparse por el bienestar de Betty, pero no es necesario. –La toma una mano.

- Au revoir.

- Adiós. –Betty y él se despiden con un beso.

Armando queda mirándola serio, y la dice muy formal mientras se aleja el otro:

- Si no fuera por nuestro hijo... no creo que quisieras casarte conmigo pretendiéndote ese modelo de perfección masculina.

Le observa buscando ironía en sus palabras, pero no la hay.

- Aún no lo sabes, Armando? O necesitas que te endulce la oreja? Sí es cierto que vamos a casarnos porque tú eres el padre de mi hijo, pero también porque me mueves un poco el piso... –Baja la vista ruborizada.

Armando sonríe de oreja a oreja y la atrae hacia sí.

- Sólo te lo muevo un poquitico? –Pregunta con ojos chispeantes.

- De momento. Te recuerdo que en principio lo nuestro es un pacto para proteger al bebé.

- Bla, bla, bla... –La imita sonriente.- Eso ya no te lo crees ni tú.

No le contesta porque los dos empiezan a albergar esperanzas.

- Quieres llevarme a casa? Sé que es pronto, pero debo descansar para no tener ojeras.

- Key, mi amor.

Se despiden con un beso largo ante la casa de Betty.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





La ceremonia de la boda tiene lugar en la parroquia de ella.

Betty se conmueve profundamente cuando Armando Manzanero les dedica la canción “Somos novios” antes de empezar, pues él se puso en contacto con el cantante por medio de un amigo de don Roberto, y consiguió que aceptase dedicarles la canción.

Se la escapan unas lagrimitas que seca Armando dulcemente con su pañuelo, y luego el sacerdote comienza la celebración.

Se dan el “sí” muy emocionados, intercambian las alianzas y se dan el beso de rigor.

Después, a la salida, los amigos les rocían con el clásico arroz y pétalos de rosa, y a continuación todos van al banquete que se ofrece en el club.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Armando no accedió a tener habitaciones separadas, pero sí hizo una concesión que sólo él sabe lo que le supone... poner camas gemelas en el dormitorio principal de la casita que han comprado después de vender su apartamento.

Está en una urbanización cercana a la de sus padres y próxima a Bogotá.

Al ir a la casita después de la boda, Armando se queda en el salón dando vueltas con las manos en los bolsillos del pantalón. Se afloja el nudo de la pajarita, y no sabe qué hacer o decir porque como pactaron...

Se tomaría un trago, pero quiere estar muy sereno.

Entonces aparece Betty un poco azorada en lo alto de la escalera.

- Armando necesito que me hagas un favor...

- Yo te colaboro en lo que tú quieras. –Responde cariñoso.

- Es que no alcanzo a desabrocharme todos los botones de la espalda...

Se le enciende una bombilla en su cerebro...

- OK! Pero quiero algo a cambio. –Reacciona rápido.

- Qué quieres?

- Más bien qué no quiero. No quiero dormir solo. -Ha subido el tramo de escaleras en un segundo, y ya junto a ella dice mimoso…- Quiero estar contigo… a tu lado… pegadico a ti.

- Armando, no me chantajees y… -Se miran un instante muy cerca.- …desabróchame por favor.

- Sí, mi amor, vuélvete. -Y mientras desabotona la rocía el cuello y hombros de pequeños besos.

Betty está nerviosísima y desconcertada, de modo que en cuanto nota que quedan pocos botones abrochados…

- Gracias, ya puedo yo. -Con pasos rápidos va a la habitación y se apresura a entrar al baño.

Armando la sigue al dormitorio y se queda caminando por allá en medio, con la pajarita desanudada, el primer botón de la camisa abierto, y las manos en los bolsillos.

Poco después ella sale del baño con un camisón blanco bastante recatado. Da una carrerita, y de un salto se mete dentro de una de las camas y se tapa hasta el mentón.

Armando ha contemplado la escena como una película que pasa a doble velocidad, y la mira sorprendido, pero no hace ningún comentario y entra al baño.

Betty toma un libro y aparenta leer con sumo interés cuando él sale, pero al verle acercarse, pregunta:

- Dónde vas? No te pones pijama?

- No lo uso. Yo en el peor de los casos duermo así, en boxer. -Pasa de la primera pregunta.

Llega hasta la cama de ella, levanta la ropa y dice…

- Sé buena y hazme sitio.

- Ni modo, Armando! Ahí tienes la otra cama.

- Vamos, cielo, no seas egoísta que por algo yo elegí éstas que son bien grandes.

- Armando…

- Hay sitio de sobra para los dos, pero si no te echas hacia allá estaremos más junticos. Mejor!

- Armando, no quiero dormir contigo.

- OK! Quédate despierta, pues, y charlamos o jugamos… -Insinúa pícaro y se acuesta a su lado.- Yo no te voy a obligar a dormir.

- Eres imposible! -Se aparta.

- No seas antipática con tu maridito recién estrenado.

- Sólo eres mi maridito por…

- Otra vez? Qué empeño en negar lo evidente! Creí que ya lo tenías claro… Sé simpática y te voy a demostrar todas las otras razones por las que nos hemos casado...

Le mira y la cara pilla de Armando la desarma.



CONTINUARÁ...




@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@




Q´hubo, m´hijitas?

Como habéis visto la visita del franchute no ha sido terrible para nadie, pues Armando ha hecho lo posible por controlarse y Betty se ha apiadado de él. Pobrecito...

Y ya les tenemos casados. Pero qué pasará ahora? Será que Betty admitirá estar casada, o le tendrá a dieta una temporada???

En fin, un poco de paciencia y muchos besos para todas.


 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Respuestas

Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
Contadores Gratis
Contador Web