Contadores Gratis
Contador Web
 

 Return to Index  

ENCUENTROS en alguna fase.- Capítulo II

September 14 2006 at 4:10 PM
No score for this post
Calipso  (no login)

 

Pero Armando que sigue en Suiza sí está pasándolo mal, porque a pesar de la ayuda de Camila no consigue quitársela de la cabeza.

Continúa rabioso por su rechazo y no se ha buscado ninguna otra para reemplazarla. No está de humor.

Ha pensado hacerlo alguna vez como venganza, y por comprobar el viejo dicho de: “La mancha de la mora, con otra verde se quita”.

Pero su mora resultó indeleble y nunca se borrará la marca, así que conserva profundos surcos en su corazón, mas aún así recuerda que hace apenas unos días le dijo a Camila desesperado y atormentado por no poder olvidarla.

“Si vuelvo a cruzármela le mostraré todo el desprecio que siento por ella”.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Capítulo II.- Tu empresa y tu familia te necesitan.



El sonido del teléfono le hace dar un respingo por lo inmerso que estaba en sus reflexiones.

- Aló!

- Armando, hijo, buenas noticias!

- Sí?

Al pronto se ilusiona su subconsciente pensando en Betty, pero comprende de inmediato que su padre no va a darle ningún mensaje de ella, y vuelve a su dureza anterior.

- Hemos recuperado la empresa...

- Y Beatriz? –Le interrumpe para preguntar por ella a su pesar.

- La doctora Pinzón recogió su liquidación esta mañana y se fue. Yo le sugerí que siguiera con nosotros, pero no quiso.

- Ya me imagino. Y ahora?

- Ahora voy a convocar, para dentro de una semana, una junta extraordinaria de accionistas y elegiremos presidente. Así que llama al aeropuerto, reserva pasaje y regresa a Bogotá.

- Mira, papá, yo...

- Tu empresa y tu familia te necesitan, así que pon fin a tus lamentaciones por tu amor perdido y vuelve.

- Papá! –Protesta sorprendido.

- Armando, a ver si te crees que me chupo el dedo. Si quieres recuperarla alguna vez, tendrás que demostrarle que cambiaste y eres un hombre nuevo.

- Y quién quiere recuperarla? –Con amargura.- Para que me siga rechazando y despreciando quién la necesita...?

- Comprendo que ahora estás dolido, pero llegará el momento en que querrás deslumbrarla para que acuda a ti... o para que vea lo que se ha perdido.

- No te conozco, papá.

- Yo también he sido joven, hijo. A ver si te crees que conseguir a tu madre fue tarea fácil.

- Así que vosotros también...

- También tuvimos nuestra historia, sí.

- Tienes que contármela. –Sonríe algo más animado.

- Ya veremos, jovencito.

- Bueno, admito que puedes tener razón, pero con respecto a la empresa ya sabes que Daniel siempre ha deseado...

- Ni me hables de Daniel. Ha tenido un problema muy grave en el ministerio, y en vez de reconocer su falta con humildad, y disculparse, ha reaccionado comportándose grosero y desconsiderado hasta con sus jefes. Imagino que como mínimo le trasladarán de negociado. No sé qué va a ser de este muchacho. Estoy muy desengañado con él.

- Pues yo no entiendo de qué te sorprendes porque Daniel siempre ha sido muy prepotente y maleducado, sobre todo con las personas que él considera inferiores. Recuerda como se ha portado siempre con Betty. –Al pronunciar su nombre se estremece.

- Por todo eso comprenderás que te necesitamos, hijo.

- Pero tú no me considerabas buen candidato a presidente y acertaste...

- Estoy seguro de que has aprendido la lección muy duramente. Lo sé y confío plenamente en ti.

Armando se queda sin palabras de la sorpresa y emoción.

- Hijo, por favor, perdona que haya antepuesto tantas veces a Daniel, pero afortunadamente ya ha caído la venda que cubría mis ojos.

- Está bien, papá. Volveré.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





A las diez de la mañana del día siguiente, Betty entra con toda puntualidad en la agencia de Cata.

Se presenta ante una secretaria, y tan pronto como anuncian su presencia es invitada a pasar al despacho.

Su amiga sale a recibirla hasta la puerta y disimula la impresión que le hace verla tan desmejorada.

- Betty, no se puede imaginar cuanto me alegro de verla y de pensar que va a trabajar en mi equipo.

- Sí, doña Catalina, yo también estoy muy feliz y espero no defraudarla.

- Ni más faltaba, Betty. Ya la conozco y sé que es una trabajadora eficiente y seria. Pero a mí me gustaría pedirle algo…

- Si está en mi mano cuente con ello, doña Catalina.

- Desde luego que usted puede hacerlo. Se trata de que me llame Cata, como hacen mis amigos.

- Pero doña Cat… yo… -Balbucea incómoda.

- Sí, Betty, usted es mi amiga, así que espero que me llame… -Calla animándola.

- Cata. Qué pena con usted… -Dice sonrojada.

- Bueno, pues ahora que hemos dado un paso fundamental en nuestras relaciones, vamos a hablar de otro asunto importante: el trabajo que va a desempeñar y su salario. Verá, yo he pensado que usted podrá ocuparse brillantemente de…

Hablan durante casi una hora, y la jefa concluye diciendo:

- Pero antes de empezar… Betty, tómese unos días de descanso, relájese, y vuelva con las pilas recargadas dentro de dos semanas. A principios del próximo mes.

- Pero, doña Cat…

- Ejem… -Frunce el ceño con falsa severidad.

- Perdón, Cata. Yo quiero incorporarme de inmediato.

- Comprendo, pero usted no ve lo estresada que está y yo sí. Haga caso a la “doctora Ángel” y descanse. Piense sólo en el mar, en Cartagena, en cosas agradables… y venga el día uno.

- Bueno, si usted lo cree necesario… seguiré su consejo. Yo sé que tiene razón y que me conviene hacer un alto entre Ecomoda y Agencia Ángel.

- Incluso puede irse fuera unos días. Me ha dicho que Roberto le ha dado una buena liquidación. Pues gaste algo en sí misma y váyase a ver el mar.

- Lo pensaré, doñ… -Sonríe y rectifica.- …Cata.

- Esto… se me está ocurriendo una idea…

- Sí?

- A ver qué le parece. Hace apenas un par de meses yo compré una casita en Cartagena. Váyase allí estas dos semanas, y llévese a sus padres si le provoca.

- Bueno, yo…

- Sí, Betty, no se lo piense. Yo le mando las llaves y la dirección esta tarde a su casa, y verá que descansada y relajada regresa.

- Yo no puedo aceptar. Creo que abusaría de su amabilidad…

- Vamos, no sea tímida!

- OK! –Respira hondo satisfecha de haber aceptado.

- Perfecto, amiga. Así me gusta. Luego le envío todo con un mensajero, y ya puede ir reservando vuelo.

- Infinitas gracias, C… Cata. Qué adecuado le queda el apellido!

- Ja, ja, ja! Pues debe saber que mis exmaridos no están de acuerdo con usted. Ja, ja, ja!





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Al llegar a casa va directamente a la cocina y le cuenta todo a su madre.

- Oh! Qué considerada es esa señora. Pues vea que me parece muy bien que haya decidido seguir su consejo, pero se va a ir usted solita.

- Cómo así, mamá? Ustedes…

- No sea ingenua, m´hija. Usted cree sinceramente que podría relajarse y descansar con el cansón de su padre al lado? Ni en Cartagena, ni en Tombuctú!

- Entonces… está segura…

- Completamente. Ande, váyase a comprar el pasaje.

- OK! Voy a la agencia de viajes que hay en la avenida.

- Bien, mamita. Ya verá cuanto bien le hace el descanso de esos días.

- Qué descanso? –Pregunta don Hermes llegando a la cocina.

- Yo me voy antes de que cierren. Mamá, cuéntele usted, sí?

La guiña un ojo a su estilo y sale de casa confiada en que su madre le sabe manejar, para que sea ella quien le diga que se va de Bogotá y no ponga demasiadas pegas.

Vuelve rato después con un billete de avión para el primer vuelo del día siguiente, y como su padre ya ha sido convencido por la buena de doña Julia de que su hija necesita unas vacaciones más que respirar, tienen una comida tranquila.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





El mensajero de Cata llega a media tarde.

- Buenas tardes, vive aquí Beatriz Pinzón?

- Soy yo.

- Vea, me envía doña Catalina Ángel para que le entregue estas llaves y este sobre. También me ha insistido en que le diga que la llave grande es de la cancela, y que hay que introducirla bien hasta el fondo y tantear el punto, porque sino…

- Entiendo. Gracias y déselas también a la señora Ángel. Adiós.

Está cerrando la puerta cuando empieza a sonar su celular.

- Aló?

- Betty, soy Aura Mª. Le viene bien que nos veamos esta tarde sobre las seis y media para tomar un tinto?

- Verá, es que mañana me voy unos días fuera de la ciudad y tengo que preparar el equipaje. Pero cuando regrese, yo la llamo, sí?

- Así que se va de vacaciones?

- Sí, unos días junto al mar.

- Pues disfrute, amiga, que se lo tiene bien merecido. Llámeme cuando vuelva y entonces nos vemos.

- Gracias, déles un beso a las muchachas y otro fuerte para usted.

- Igualmente y hasta pronto, Betty.

- Chao.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





El vuelo ha sido muy tranquilo, ha recogido su maleta sin ningún problema de la cinta sin fin y ha salido a la calle para tomar un taxi.

Éste se detiene rato después ante una pequeña casita y Betty se queda extasiada mirándola pues la encuentra encantadora.

Vuelve en sí al oír la voz del taxista.

- Son 5.000 pesos, señorita.

- Oh, sí, perdón! –Saca la cartera y paga.

- OK, señorita. Voy a sacar su equipaje del maletero.

Betty se apea, toma su maleta y se detiene de nuevo a mirar la edificación mientras el taxi se aleja.

- Ésta es mi casa por dos semanas.

Dice en voz baja, busca las llaves en el bolso y a continuación abre la cerradura de la pequeña verja que da paso a un acogedor jardincillo.

Todo él está lleno de plantas entre las que abundan las buganvillas y los geranios, y destacan varias esbeltas palmeras muy altas que elevan sus penachos de hojas hacia el cielo.

Echa a andar cruzando el jardín, y descubre en un lateral una pequeña piscina de atractiva agua azul celeste que la llama como una legendaria sirena.

- Ya te probaré… -La promete contenta.

Llega a la entrada de la casita, abre la puerta y entra directamente al salón.

Entonces suelta la maleta y de espaldas a la puerta se toma un tiempo para mirar a su alrededor estudiando el salón de su nueva vivienda.

La habitación es moderna, con pocos muebles muy coquetos pero sencillos: una alfombra de nudo de color natural, un sofá marrón con almohadones naranjas, una estantería con pocos libros muy bien seleccionados, una mesa acompañada de cuatro sillas, y una mesita con la TV en un rincón.

El techo es alto en esa estancia y llega hasta el tejado, y en una esquina hay una escalera de caracol que conduce arriba, a los dormitorios, que se ubican sobre las habitaciones del otro lado de la casa.

Del salón salen dos puertas que llevan a la cocina y a un baño, y un ventanal permite salir a una alegre terraza frente al mar.

La casa no es muy grande, pero sí alegre, acogedora y coqueta, con varios ventanales al jardín y al océano.

Asiente con la cabeza satisfecha, y a continuación sube la maleta al piso de arriba, elige dormitorio, coloca la ropa en el armario, y baja rápidamente para instalarse en una de las hamacas de la terraza con la sana intención de no hacer otra cosa que contemplar el mar durante un buen rato.

- Voy a empezar a relajarme ahora mismo.



CONTINUARÁ…





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@




Hola, chicas. Lo que nos faltaba! Ahora que vuelve Armando, ella se va a Cartagena… Pero no os alborotéis que es por poco tiempo y en el fondo de sus corazones, los dos se aman.

Besos para todas.

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Respuestas

Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
Contadores Gratis
Contador Web