Contadores Gratis
Contador Web
 

 Return to Index  

ERES MI NORTE Y MI SUR.- Capítulo V

September 9 2009 at 3:24 PM
No score for this post
Calipso  (no login)

 


- Cuando llegue ante su casa le haré una llamada perdida al móvil.

- OK! Entonces bajaré a abrirle el garaje para que no lo deje en la calle. Puede aparcar junto a mi auto pues la plaza es grande.

- Bien, hasta mañana.

- Que descanse, Beatriz.

Se queda un poco preocupado porque salga sola a esa hora, y se sorprende a sí mismo al descubrir que esta muchacha le despierta instinto protector. Una cosa que hasta ahora sólo ha sentido con las mujeres de su familia.






@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@






Capítulo V.- Te gustaría conquistar a Armando?



Duerme a saltos pues está muy nerviosa, porque aunque ha decidido irse con el convencimiento de acertar ya que si no nunca será dueña de su vida, le desagrada mucho fugarse de casa y separarse de su padre. Le quiere a pesar de ser tan cansón y autoritario ya que es un buen hombre.

También le preocupa un poco que Armando pueda resultar un marido terrible, aunque le tranquiliza pensar que se ha comprometido ante notario a ser educado, respetuoso y considerado. Y como ella no abriga otro tipo de atenciones aparte de la consumación del matrimonio y la búsqueda del embarazo está bastante segura de no sentirse decepcionada.






@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@






Cuando llega la hora sale sigilosamente de la que hasta ahora ha sido su casa, sube en el coche y recorre la ciudad desierta hasta llegar ante el edificio de Armando.

Son las seis en punto.

Entonces estaciona junto a la acera, le llama dejando que el teléfono dé dos tonos y espera.

Apenas unos minutos después aparece él en el portal, entrega su equipaje al conserje de noche al tiempo que le encarga pedir un taxi y se reúne con ella en el coche.

- Buenos días, Beatriz.

- Buenos días. -Contesta un poco cohibida.

- Dé la vuelta a la primera esquina de la derecha y entre por la entrada de vehículos.

Betty lo hace, y sigue las instrucciones que le va dando hasta aparcar junto al auto de Armando en la amplia plaza de aparcamiento de su propiedad. A continuación suben en el ascensor a la planta baja con la maleta de ella.

- Quiero salir de Bogotá antes de que mi padre descubra que me he ido. -Comenta angustiada.

- Tiene motivos para sospechar que ha venido a recogerme a mi casa o para relacionarla conmigo?

- Oh, no! -Asegura Betty con rotundidad.- Nunca concebiría que pueda estar tan loca o desesperada.

- Vaya, gracias! -Contesta Armando levantando una ceja divertido.- Afortunadamente tengo una vanidad muy elevada.

Al salir al vestíbulo el conserje se dirige a él.

- Ya le tengo el taxi, don Armando.

- Gracias, Serafín. Vamos Beatriz.

- Key!

El taxi les lleva a El Dorado rápidamente y se dirigen a salidas internacionales. Allí facturan las maletas y pasan el control de pasajes para ir a desayunar a la cafetería y hacer tiempo hasta la salida de su avión.






@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Camila y Juan les ven venir desde lejos y él bromea con su esposa.

- Armando quiere casarse con esa mujer tan fea? Estás segura de que le entendiste bien?

- Sí, Juan, le entendí perfectamente. -Cierra los ojos con paciencia.

- Ahora comprendo que tenga que escaparse de Colombia. Ja! Ja! Ja! Aquí ningún juez se atrevería a cometer semejante sacrilegio.

- Juan, no bromees con su aspecto. Conozco a Beatriz desde el colegio y he tenido que defenderla en varias ocasiones de estúpidos que le faltaban al respeto por su imagen. Tú no vas a...

- Yo no me estoy burlando. Tú me conoces y sabes que soy respetuoso, pero me ha sorprendido mucho y no me negarás que su modo de arreglarse es chocante.

- Lo reconozco y veré si puedo hacer algo a ese respecto. -Camila se queda pensativa.

- Dices que la conoces del colegio? -Pregunta ya serio.

- Sí, la llevo varios años y me encargué de protegerla de los descerebrados que se divertían insultándola y humillándola en los recreos.

- Comprendo. Tú como siempre: Doña Quijote protegiendo al desvalido. -La estrecha contra él y besa con ternura.- Ésa es una de las muchas razones por las que te quiero.

- Te va a gustar en cuanto que la conozcas porque es una gran persona. Bondadosa, generosa, inteligente y trabajadora. Mi hermano, sin saberlo, la hecho la mejor elección.

- Por qué dices sin saberlo? No entiendo.

- Es que no te he contado la historia completa.

- Así que mi esposa tiene secretos para mí... -Dice en plan teatral.

- Calla, actor de cuarta categoría, que ya están cerca y nos pueden oír. -Sonríe a su marido con cariño.- Ya te contaré.






@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Armando les ha visto nada más entrar al gran vestíbulo y le dice a Betty:

- Vaya! Parece que mi hermana y mi cuñado han conseguido pasaje. Nos están esperando en la cafetería.

- Y su sobrino?

- Robertito se habrá quedado con mis padres, y así abuelos y nieto estarán tan felices. Y usted recuerda a Camila?

- Cómo olvidarla! Durante mis primeros años de colegio fue mi guardaespaldas y la única que jugaba conmigo en los recreos.

- Sigue igual. No soporta las injusticias.

- Fue una gran ayuda para mí.

- Y cómo hizo cuando ella dejó de coincidir con usted en los recreos? -Pregunta Armando con curiosidad.

- Aprendí a defenderme, y sobre todo a acorcharme. Todavía tengo que hacerlo a veces.

Al oír las últimas palabras Armando siente una punzada de rabia. No tendría porqué ya que él no alienta ningún sentimiento afectivo por Betty, pero en estos días que se han tratado más ha percibido la calidad humana de ella, y sabe que no se merece lo que le han hecho sufrir gratuitamente todos los estúpidos con los que se ha ido cruzando en la vida.

Llegan donde están los otros y Camila y ella se funden en un abrazo espontáneo ante la mirada de los dos hombres.

- Me alegro mucho de verte, Betty.

- Igual me sucede a mí, amiga protectora.

- Veo que ya no llevas la ortodoncia.

- Sí, me la quitaron hace tiempo porque ya estaba corregido.

- Es cierto. Te quedó una bonita sonrisa.

- Ya me tocaba tener algo bonito. Oj! Oj! Oj!

- Vamos, Betty, quiero hacerte una propuesta, pero mejor hablamos de ello luego, durante el vuelo, sí?

- Key!

- Te presento a mi marido, Juan. -Luego se vuelve a él y la presenta.- Ella es Betty, una amiga de hace mucho tiempo. Prácticamente de toda la vida.

- Encantada.

- Es un placer. -Juan sonríe sinceramente.

Intercambian un beso a modo de saludo.

- Bueno, Beatriz, qué desea desayunar? -Pregunta Armando al acercarse el camarero.

- Café con leche y una tostada.

- Yo también quiero lo mismo, así que traiga dos de cada.

El camarero se retira a hacer el encargo y Armando se dirige a su cuñado.

- Ya veo que conseguisteis pasajes para el mismo avión que nosotros. En el hotel también tuvisteis suerte?

- Sí. Parece que no es temporada alta para viajar a Las Vegas, y no tuvimos problema para reservar.

- Y el visado? Eso tarda un par de días

- Ah! -Contesta Camila.- Eso se solucionó en el momento porque quien se encarga de ese trámite es Sarah, una prima de mi amiga Helen. Te acuerdas que cuando estuve en Boston para perfeccionar mi inglés me hice muy amiga de una chica norteamericana?

- Sí. Contesta Armando recordando.

- Pues su prima, a la que también conocí entonces trabaja en la embajada de USA en Bogotá, y después de saludarnos y charlar un rato me puso el sello en el visado y me deseó feliz viaje y estancia en su país.

- Así que todo ha ido rodado... -Comenta Betty.

- Sí. Está visto que tenemos que ser vuestros padrinos. -Camila sonríe satisfecha.






@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Poco después de terminar el desayuno les llaman para embarcar, y Camila les dice a los hombres que se sienten juntos de momento porque quiere ponerse con Betty para hablar largo y tendido con ella.

Así hacen, y nada más despegar...

- Me encanta que vayamos a ser cuñadas.

- A mí también. -Reconoce Betty.- Pero no te hagas muchas ilusiones. Ya sabes que es un matrimonio de conveniencia.

- Lo sé, pero eso podría cambiar si conquistas a mi hermano. Te gustaría?

Betty se la queda mirando sorprendida.

- Camila, eres un cielo pero estás cegata. Como podría conquistar a Armando si soy el polo opuesto a las mujeres que le gustan a él?

- Muy sencillo: cambiando tu imagen. -Responde seria.

- Aunque la mona se vista de seda mona se queda. -Contesta Betty con un refrán.

- Te gustaría conquistar a Armando? Dime la verdad.

- Sí, y mil veces sí. Yo estoy enamorada de él desde que tengo memoria. -Confiesa sin pensárselo dos veces después de mirarle al otro lado del pasillo.

- Lo intentamos entonces? Yo te asesoraré.

Betty la mira ilusionada y aunque con poca confianza, accede.

- Bueno no tengo mucho que perder.

- Bien! -La exclamación de Camila hace que ellos las miren, pero les hace un gesto con la mano y se vuelve a su amiga hablando bajito.- Tan pronto como lleguemos vamos a tener una sesión intensiva en el salón de belleza y tiendas del hotel. La boda es por la tarde, sí?

- Sí. -Confirma Betty.- Crees que nos dará tiempo?

- Naturalmente. Es un hotel de lujo y todo se tiene que pagar, pero sí. -Con seguridad.- Vamos a planear tu cambio durante el vuelo. A ver, yo creo que te quedaría muy bien el pelo

Betty se contagia rápidamente de la vitalidad y entusiasmo que irradia Camila y empieza a concebir leves esperanzas.





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Tal como planearon durante el viaje, dejan sus equipajes en la habitación, toman un sándwich con un zumo de frutas y se van a toda velocidad al salón de belleza.

Justo antes de entrar Camila dice al marido y al hermano:

- Mientras nosotras nos ponemos guapas, vosotros localizad la dirección de ese juez que recomendaron a Armando para que esta tarde vayamos directos, sin perder tiempo.

- A la orden, señora Romero. -Dice Juan sonriente y la besa.

- Mandona... -Murmura Armando simulando enfado.- Se aprovecha de que es la mayor y lleva toda la vida dándome órdenes, y claro, lo hace con una soltura y naturalidad...

- Ah! Y no olviden que a las seis en punto tenemos que salir del hotel. No se demoren. -Les recuerda Betty.

- Descuide, futura esposa, que nosotros vamos a ser puntuales. -Le guiña un ojo.- Ya veremos ustedes.

Ellos se van de exploración y ellas entran.

Rápidamente acude una empleada y Camila le explica con todo lujo de detalles lo que quiere para su amiga y para ella.

El trabajo con Betty es arduo e intenso, pero dos horas y media después salen por la puerta.

- Cómo te ves Betty? -Pregunta al verla mirándose en un espejo del vestíbulo.

- Pues, digamos que no me reconozco, pero me gusto bastante. Esta media melena lisa me favorece mucho. Lo que pasa es que como yo soy poco mañosa me va a costar mucho alisarme el pelo.

- Eso no es problema. Ve todas las semanas a la peluquería y así lo llevarás siempre bien y a tu gusto.

- Tendré que hacerlo al menos al principio.

- Vais a vivir en el apartamento de Armando?

- Sí.

- Pues muy cerquita hay una peluquería estupenda. Ya te acompañaré para presentarte y que vayas cuando quieras con la confianza de que te van a dejar bien. Además, también pueden depilarte y, cuando lo necesites, pedir que te maquillen suavemente como ahora. La dueña es muy amable y tiene buen gusto.

- OK! Me tranquilizas.

- Bien. Y ahora vamos a las tiendas.

Se sienten bien juntas, y con ese inmejorable ambiente y la plena confianza que tiene en el asesoramiento de Camila, Betty elige un traje blanco compuesto por vestido y chaqueta para la ceremonia de esa tarde, y dos conjuntos prácticos y cómodos para los otros días que van a pasar en Nevada.

- Quédate ya con uno puesto, quieres?

- Sí, tienes razón. Me pondré el verde. Y cuando volvamos a Bogotá cuento contigo para que me acompañes a comprar ropa adecuada al clima cachaco.

- Naturalmente, Betty, tenemos que renovarte el vestuario. Ahora vamos a preguntar si hay alguna óptica cerca.

La hay, y allí le adaptan los cristales de sus grandes gafas a una nueva montura moderna y ligera adecuada a su fisonomía y naricilla.



CONTINUARÁ





@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@





Hola, amigas.

Ya están en Las Vegas, y la antigua amistad entre Camila y Betty ha resurgido tan fuerte y entrañable que la primera se ha atrevido a proponerle el cambio y a dirigirlo. Creo que dejamos a nuestra heroína en buenas manos.

Pero no sabemos nada del bello bobo y su cuñado. Habrán encontrado al juez o se harán perdido?

O peor aún Se habrán metido en algún casino a jugarse la plata?

Arriesgaos y votad. Besicos.

 
Scoring_Disabled_MsgRespond to this message   
Respuestas

Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
Contadores Gratis
Contador Web