Return to Index  

Capítulo 108

March 2 2004 at 12:10 AM
No score for this post
Lucía  (no login)
de la dirección IP 200.55.32.159

 
Capítulo 108



Rafael, que sigue muy preocupado por Luciana, ha decidido buscarla. Su mal presentimiento lo lleva a llamar a todos los hospitales que están en el directorio para ver si en alguno pueden decirle algo de ella. Luego de intentarlo varias veces sin dar con su esposa, finalmente llama al hospital donde Luciana y su hijita están internadas. Las noticias que le dan no son nada buenas.
Muy angustiado, el joven va a buscar a su padre.
Rafael: ¿Podemos hablar?
Gabriel: Sí, claro que podemos. Desde que se fue la zorra de tu esposa no habías querido ni verme... Pero bueno, me alegra mucho que te hayas dado cuenta como son las cosas... Yo no tenía la culpa de que esa cualquiera me provocara.
Rafael: Ni creas que te he perdonado. Nunca voy a perdonarte que te hayas acostado con la mujer que amaba.
Gabriel: Ya te dije que ella tuvo la culpa...
Rafael: ¡No vine a hablar de eso!
Gabriel: Bueno, ¿de qué quieres que hablemos?
Rafael: Quiero decirte que ya nació tu hija.
Gabriel: ¿Cuál hija? ¡Yo no tengo ninguna hija!
Rafael: Ahora sí tienes. La hija de Luciana.
Gabriel: Si antes tenía la duda de que el bebé que esperaba esa zorra fuera mío, ahora ya estoy completamente seguro de que no lo es. Yo sólo tengo hijos machos.
Rafael: ¡Luciana dijo que era tuya!
Gabriel: ¿Y tú le crees a esa? Sabes perfectamente que es una mentirosa, ¿o acaso no te ocultó que fue mi amante?
Rafael: ¡Esto es importante! Tanto Luciana como la niña están muy graves.
Gabriel: ¿Y eso a mí que me importa?
Rafael: La niña necesita una transfusión de sangre. Como tú eres el padre, tal vez seas del mismo grupo sanguíneo que ella...
Gabriel: ¡Te digo que no soy su padre! Y aunque lo fuera, no me interesa esa niña. Si hubiera sido un varón, por supuesto que le daba mi sangre para salvarlo. Pero es una hembra y no es digna de llevar el apellido Bertrán.
Rafael: ¿No te importa que esa bebita que puede ser tu hija se muera?
Gabriel: La verdad, no me importa.
Rafael: ¡Eres un monstruo! ¿Qué te cuesta darle un poco de tu sangre para salvarle la vida?
Gabriel: Mira, si tanto te importa esa escuincla ¿por qué no le das tu sangre? Tú y yo tenemos el mismo grupo así que si la mía sirve, la tuya también.
Rafael se queda callado.
Gabriel: Pero claro, no vas a hacer nada para salvar a una niña que es producto de un engaño de tu mujer. Ya déjalas a la cualquiera esa y a su escuincla... Lo mejor que puedes hacer es divorciarte y olvidarte de que existen.
Rafael no le dice nada y se va.

Valentino sale de la iglesia desesperado. Buscaba encontrar consuelo pero las palabras del sacerdote han provocado en él más angustia y desesperación que las que ya sentía.
Valentino: El cura tiene razón, lo que siento por Rosalba es algo que está mal, es un sentimiento sucio... aunque ella no quiera a mi padre ni él a ella, no puede ser mía, ni tampoco lo es esa niña que tanto quiero...
El joven recuerda con ternura las noches de amor con su amada, pero ese recuerdo lo atormenta más aún.
Valentino: Tengo que alejarme de aquí, Rosalba es capaz de buscarme hasta dar conmigo, y yo ya comprobé que no puedo resistirme a ella... Tengo que ir a un lugar donde nunca pueda hallarme...
Luego de pensar un momento, decide que lo que debe hacer para que su amada no lo encuentre es regresar a la casa de su padre. Está completamente seguro de que Rosalba nunca regresaría allí por ningún motivo.

Pero contrariamente a los pensamientos de Valentino, Rosalba llega con su hija a la casa de Gabriel. La mucama que le abre la puerta, se sorprende mucho al verla. Rosalba pide que le digan a su esposo que quiere verlo. Gabriel también se asombra cuando la ve, ya que había imaginado que ella nunca volvería.
Gabriel: ¿Y tú qué haces aquí.
Rosalba: He regresado para quedarme.
Gabriel: ¿Ah sí? ¿Y con qué derecho?
Rosalba: Soy tu esposa ¿no?
Gabriel: Ya no. Recuerda que me abandonaste. El abandono de hogar es uno de los principales causales de divorcio ¿no sabías?
Rosalba: Yo no te abandoné... es que tuve un accidente y pasé mucho tiempo en coma... pero en cuando me recuperé regresé...
Gabriel: Sí, como no. Mira, tú ya no me interesas para nada pero sí nuestro hijo, si es que es mío. Vamos a hacer una prueba de paternidad y si es mío voy a darle mi apellido y lo voy a mantener, pero de lo contrario no tendrás nada.
Rosalba tiene en sus brazos a la pequeña Rosalba, que está dormida. Como la tiene cubierta con una cobija, Gabriel no se da cuenta de que es una niña.
Rosalba: Es niña y se llama como yo.
Gabriel: ¿¿Qué?? ¿Cómo que una niña?
Gabriel no puede creer que en el mismo día le han aparecido dos hijas.
Rosalba: Mírala... ¿verdad que es preciosa?
Gabriel: No, no quiero ni verla. Sácala de mi vista.
Rosalba: ¿Pero por qué? ¿qué te hizo?
Gabriel: ¡Nació hembra! ¿Te parece poco?
Rosalba: Ni que ser mujer fuera un castigo de la naturaleza.
Gabriel: Por supuesto que lo es... Encima de ser niña es hija tuya... Seguro que va a ser una cualquiera igual que tú.
Rosalba: ¡No te permito que digas eso de mí ni de mi hija!
Gabriel: Es la verdad... Y ya vete, no quiero seguir viendo a esa escuincla.
Rosalba: ¡Aunque yo ya no sea tu esposa, Rosalbita sí es tu hija y tenemos todo el derecho a quedarnos en esta casa!
Gabriel: ¡Claro que no, tú te largas ahorita mismo de aquí y ni sueñes que recibirás algo de mí para tu mocosa!
Rosalba lo mira desafiante. Él trata de correrla, pero rápidamente ella se va a una de las recámaras de huéspedes y se encierra allí con su hija. Está dispuesta a quedarse en esa casa hasta que Valentino se entere y vaya a buscarla.

Rafael llega al hospital donde están internadas Luciana y su hija. Tiene ganas de ver a su amada pero no lo hace porque se niega seguir sintiendo algo por ella. Va al laboratorio a preguntar que tipo de sangre necesita la pequeña de Luciana y se alegra cuando le dicen que es el mismo que el suyo. Dice que él es el padre de la niña y que quiere donarle su sangre. Cuando traen a la pequeña para realizar la transfusión, Rafael se emociona y llora. Pide tenerla en brazos pero no se lo permiten, sólo le dejan darle un beso. Él está seguro de que la niña es su hermana, pero ya la ve como si fuera su hija y se siente muy feliz de ser él quien ayude a salvarle la vida.

Gabriel ya lo ha pensando mejor y decide que está de acuerdo con que Rosalba se quede en la casa, ya que recuerda lo bien que se la pasaba con ella y piensa que por lo menos podrá servirle para satisfacer sus instintos. La va a buscar a la recámara donde se encerró.
Gabriel: ¿Puedo pasar? Quiero hablar contigo.
Rosalba no le abre, le habla desde adentro de la habitación:
--¡No, no puedes! Ya nos dijimos todo lo que nos teníamos que decir. Y no hay nada que puedas hacer para correrme.
Gabriel: Nadie va a correrte... esta es tu casa.
Rosalba se sorprende, pero desconfía.
Gabriel: De veras... déjame pasar y te demostraré que me sigues importando.
Rosalba: ¡No! Ya me imagino lo que quieres, y como según tú yo ya no soy tu esposa, no tengo la obligación de cumplirte.
Gabriel se va, no quiere insistirle porque piensa que las mujeres como Rosalba no pueden pasar mucho tiempo sin sexo y cree que tarde o temprano ella va a caer. Pero Rosalba en lo único que piensa es en Valentino y en las veces que hizo el amor con él. Se repite que no volverá a ser de otro hombre más que de su amado.

Valentino regresa a su casa con sus maletas, dispuesto a quedarse allí para que Rosalba no lo encuentre. La misma mucama que atendió a Rosalba es quien lo recibe a él.
Mucama: ¡Joven Valentino, ha vuelto! No avisó que vendría...
Valentino: Quería darles la sorpresa.
Mucama: Pues sí, resulta que hoy ha sido el día de las sorpresas.
Valentino: ¿Sí? ¿Por qué?
Mucama: ¿Recuerda a la señora Rosalba, la esposa de su papá? Ella se fue pocos meses después que usted. ¡Y también regresó hoy! Qué coincidencia ¿no?
Valentino se siente asombrado, no puede creer lo que oye.

 
Scoring disabled. You must be logged in to score posts.Respond to this message   
Respuestas

Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2018 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
FORO NOVELAS IMAGINARIAS AYUDA A LOS NI�OS POBRES