REGLAS DEL FORO: SOLO SE PERMITIRAN MENSAJES DE LAS TELENOVELAS DEL AYER, EN UN AMBIENTE DE SANA CONFRATERNIZACION, NO SE PERMITIRAN ANONIMOS, NI INSULTOS, NI VOCABULARIO OBSCENO, DICHOS MENSAJES SERAN BORRADOS. MUCHAS GRACIAS POR SEGUIR LAS REGLAS.

 


LAS GRANDES VILLANAS DE LA TELENOVELA VENEZOLANA

by Hansel

 
MÁS MALAS QUE EL DIABLO

Ivonne Attas y Marlene De Andrade son el arquetipo de la villanía. Contrarias en la forma, también representan dos maneras de contar la telenovela

POR NÉSTOR LUIS LLABANERO


La piel de la villana parece demandar hoy menos artificios a la hora del maquillaje. A Marlene de Andrade, quien da la cara por las malvadas del milenio que corre, le basta el argumento de un buen escritor. Mientras que a Ivonne Attas, la más mala de los años setenta, le hacía falta no sólo el texto sino una copa en la mano, una peluca, un par de pestañas postizas y una bufanda boa que ella compraba en las tiendas de Caracas.

Lo que es evidente es que en la interpretación actual de las "bichas" ha querido sustituirse parte del kit tradicional para dar con un prototipo que pretende, ante todo, simular a una mujer más cercana a la de carne y hueso. Pero - ¡oh, sorpresa! - sin dejar de recurrir al odio sobredimensionado que la pantalla reclama para que el teledrama sea el show que el público premia con rating.

La telenovela en Venezuela sigue inoculándose con el veneno de la infamia femenina. Y esas dos maneras de ejercer la maldad también divide la orientación de las actrices que la representan. De un lado y de otro, los escritores que las perfilan se distancian entre sí a la hora de abordarlas. Sea de ceja alzada o de loba con disfraz de oveja, la ponzoña se hace infaltable para contar una historia.


"YO NO PODÍA SER MARÍA FÉLIX"


Llegó a ser la "mala" por decisión de Delia Fiallo, la escritora que defiende la ficción por encima del realismo desmedido en las telenovelas. "Me escogió porque decía que mi tipo físico no daba la cenicienta, por mi pelo negro, por mis facciones duras, porque, según ella, me veía como la chica rica", explica Ivonne Attas, la actriz que dejó la televisión para convertirse en alcaldesa del municipio Baruta. "Yo protestaba, decía que era un estereotipo del que quería salir. Es que la gente me odiaba".


"ME DISTANCIABA DE LA MOJIGATA USANDO ROPA RIGUROSAMENTE ELEGANTE, BUFANDAS BOAS Y COPAS EN LA MANO"-Ivonne Attas


Separada hoy de ambos oficios, la villana por excelencia del género en Venezuela recuerda que pese a sus tácticas probadas, ella carecía de un detalle poderoso. "Yo no podía ser María Félix, no sabía levantar las cejas como ella, ni picar los ojos; a cambio, dejaba caer la mirada suavemente para dar con la intención del personaje. Además, tenía una fortaleza: se escribía pensando para mí especialmente".

Tan suya era la interpretación que, a tres décadas después de lo sucedido en un set, una de sus colegas no le perdona la bofetada que, por error, le dio en las orejas. "Cuando le iba a pegar, ella (nombre no revelado) volteó la cara y la golpeé donde no era, y bastó para que me retirara la palabra para toda la vida".

Lo contrario cuenta de otras de sus colegas. "Lupita Ferrer se dejaba arrastrar por los pelos y nunca se quejó. Lo mismo Rebequita González y Marina Baura, quienes tenían unas actuaciones muy sólidas".

Aunque los textos leídos por Ivonne Attas se estimen anacrónicos por un sector que se dice progresista en el género, los tiempos que corren invocan parte del repertorio en el cual ella se lució en su perversidad. Cuidado con el ángel, remake que actualmente transmite Venevisión, rememora, por ejemplo, el doble papel que ella hiciera en Una muchacha llamada Milagros, en 1974. "Lo digo siempre, ese fue el mejor personaje que hice. Se innovó al presentar el tema de la bipolaridad. Irene era una institutriz mojigata; mientras que Giovanna, con acento italiano, era una aventurera para no decir otra palabra. De día era buena y de noche era muy mala. Fue contundente porque me transformaba en cámara y me dio la oportunidad histriónica de mi vida".


Caridad Canelón, actriz


"Son el aderezo"

"El personaje de Constitución Méndez en Señora (1988) fue escrito para Marina Baura, pero ella no pudo asumirlo. Al quedar sin actriz, José Ignacio Cabrujas propuso mi nombre. Para mí fue emocionante".
Constitución Méndez, una mujer violada cuando niña, construyó un imperio, y a su verdugo lo llamaba Basura, hasta que luego de años de encierro lo torturó hasta causarle la muerte. "Si no hay una villana no habría telenovelas. Yo recuerdo a Marina Baura en La Usurpadora (1971), donde ella hacía de hermanas gemelas, una buena y otra mala. Estuvo maravillosa. Pero las villanas de Ivonne Attas son estupendas e inolvidables".


MARLENE Y SU TERCER INTENTO


"CON UNA VILLANA ERES MÁS LIBRE QUE CUANDO ERES LA PROTAGONISTA, PUES TIENES UN CAMPO ABIERTO DE EMOCIONES"-Marlenede Andrade

La escritora Valentina Párraga la bautizó Pipina Hoffman en Carita Pintada (1999), y la autora Xiomara Moreno la llamó Elizabeth Zamora en Y los declaro marido y mujer (2006). Ahora el poeta Leonardo Padrón la ha distinguido como Laly Falcón, el personaje antagónico de La vida entera (2008). Aunque distintos creadores, las tres versiones han encontrado en Marlene de Andrade el arquetipo -¿o estereotipo?- para hacerle creer a la audiencia que no hay mujer más luciférica que ella.

Y, a su modo, la esposa de Winston Vallenilla defiende el rol que le ha tocado abordar: "El público es cada vez más exigente y quiere ver personajes que sean lo más parecido a la realidad, así que todo cambia a medida que el público lo reclama. Antes gustaba la mala de ceja levantada, ahora se exige más realismo".

Un realismo que, a decir de la villana de Padrón, se perfila fácilmente basándose "en un buen libro que caiga en las manos", como el que ahora dice tener. "Es lo que te permite la hechura de ese proceso de interpretación que puede resultar inolvidable para el televidente, marcando un antes y un después en la carrera de una actriz".



Con tal afirmación, toma distancia de las maneras consideradas "ortodoxas" y pasa a explicar cómo llegó su designación de Laly Falcón: "Lo primero que me advirtieron fue que tendría la oportunidad de expresarme como actriz, que el guión que estaban entregándome nada tenía que ver con mi trabajo en Arroz con leche (2007). No se equivocaron".

Para que su interpretación resultara orgánica se valió también de códigos anatómicos, un lenguaje de fácil digestión en la audiencia de estos tiempos.

Marlene de Andrade recuerda del pasado el rol de Pastora Lara Portillo, interpretado por Flor Núñez en El Desprecio (1992).


Miriam Ochoa, actriz


"Hoy pasan sin pena ni gloria"

"Ser villana te permite crear un personaje con todas las maldades que puede tener el ser humano. Mientras más villana seas el público aplaude más. También uno como actriz drena la maldad que tiene como ser humano"
.
Miriam Ochoa es recordada por el personaje de Elvira en Las Amazonas, telenovela escrita en 1985 por César Miguel Rondón. La actriz convirtió su expresión "mi amorcitico" en un guiño para los amores de 40 y 20. Ahora compara los tiempos: "Hay actrices que le ponen el alma a su trabajo, pero otras pasan sin pena ni gloria. Recuerdo mucho la excelencia de Caridad Canelón como Constitución Méndez, en Señora".




LA CULPA ES DE ELLOS


El autor Martin Hahn tiene un solo camino cuando escribe: la ficción sin apego a la realidad. Por eso, la obra televisiva carece de signos sacados de la calle. El autor del misterio, de las asesinas en serie y de los juegos malévolos y ocultos, otorga a las villanas una de sus piezas de mayor alto valor creativo. "Ellas son la fuente de todo conflicto, donde están ellas hay problemas, discordia, insatisfacción, disputas, engaño; en fin, todo aquello que uno quiere saber de la vida de los demás, pero que odia que le pase a uno. La maldad bien escrita me resulta inspiradora, pues explora el lado oscuro del ser humano. El encanto de la mala está justamente en imaginarse el momento cuando ella caiga, y sólo por esperar ese momento es por lo cual muchas personas se enganchan hasta el final en una telenovela". Rememora el personaje de Constitución Méndez, en Señora, de José Ignacio Cabrujas, y el de Pastora Lara Portillo, en El Desprecio, de Julio César Mármol como las dos grandes malvadas de la televisión nacional. De las suyas, define a Altagracia del Toro en La mujer de Judas como la más atípica, y a Antonia de Aristiguieta, de Nadie me dirá cómo quererte, como la más tradicional.


Para quien intenta escribir apegada a la realidad, el gran villano es un espanto a la hora de crearlo sin estereotipos. Mónica Montañés prefiere abordarlos con un parecido a los seres de verdad. Basarlos en la truculencia es un camino que los hiperreralistas dramáticos clasifican hoy extemporáneo. Pero el villano no tiene más oficio que ser eso, ser villano. Aunque algunos escritores opten por esquivarlos con sutilezas. "Yo estaba prejuiciada contra las villanas. Me vi obligada a crear mi primera villana -Estefanía Urrutia, interpretada por Marjorie de Sousa- y al principio me espanté. Fui al psiquiatra y él me tranquilizó. Me dijo que la maldad sí existe, y asumí escribirla, pero entendí que a las villanas se les amplió el campo de acción porque pueden ejercer su maldad en el amor y en la oficina, ahora pueden querer quedarse con un puesto o quebrar una empresa".

Mónica Montañés, autora de ¿Vieja Yo? (2008), especifica que el personaje de Estefanía Urrutia "no levanta la ceja, pero sí es mala malísima como las villanas de antes y goza un mundo ejerciendo su maldad, aunque ella no vea que esté haciendo algo malo".


Arquímedes Rivero, como vicepresidente de dramáticos de Venevisión Productions, maneja todas las teorías posibles en cuanto a la funcionalidad de las villanas. A él se le atribuye, entre otras responsabilidades, la colocación del producto telenovela en los distintos mercados del mundo. Más de treinta años haciéndolo ha despertado su sensibilidad a la hora de determinar lo que funciona o no. "Pienso que la villana no ha cambiado ni cambiará nunca, porque el eje de la historia de amor es el triángulo, y ya eso amerita de una mala. Creo necesaria la maldad para que pueda venir la venganza y la liberación de la gente buena".

En su opinión, Doris Wells y Chelo Rodríguez, antes de convertirse en galanas, más Ivonne Attas, conforman la trilogía de las mejores malvadas en Venezuela.
El gerente de telenovelas asegura que "para ser una buena villana, la actriz tiene que ser superior a la protagonista. No es verdad que hoy existan menos, lo que pasa es que como es tan retador hacerlas, no todas las actrices pueden asumirlas. Hay muchas que lo hacen, pero pasan desapercibidas, sencillamente porque son malas actrices".



Escrito desde May 11, 2009, 10:59 AM
de la dirección IP 65.3.244.73


Respond to this message

Return to Index
Respuestas

Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  


ENLACES
ALMA LATINA BLOG DE HILDA BREER BLOG EL ABUELO FEBO
KIOXSCO PAGINA OFICIAL DE DIANA BRACHO THE MEXICAN FILM RESOURCE PAGE
RELIQUIAS IDEOLOGICAS DE LUIS MARIO MONCADA EDUARDO PALOMO FORO DE HELENA ROJO
BLANCA SANCHEZ TV Y NOVELAS PERU FORO DE LAS TELENOVELAS DE PUERTO RICO
CARLOS ANCIRA FORO DE DIANA BRACHO LOS MISERABLES
BLOG DE RAUL DARIO CIEN PELICULAS INOLVIDABLES DEL CINE MEXICANO VERONICA CASTRO


REFERENCIAS
"Somos" "Mx0069co sentimental" "Lg0072imas de exportacin00260071uot; "El castillo de las estrellas" "Lg0072imas de cocodrilo"

PAGINA CREADA EL 1 DE ABRIL DE 2003.

ESTA PAGINA NO ESTA HECHA CON FINES DE LUCRO, MI UNICO DESEO ES QUE ESTA VALIOSA INFORMACION LLEGUE A TODOS LOS ADMIRADORES DE LAS EXCELENTES TELENOVELAS DEL AYER EN TODOS LOS LUGARES DONDE NO HAN PODIDO LLEGAR ESTAS EXCELENTES PUBLICACIONES.


VOTA POR ESTA PAGINA AQUI

eXTReMe Tracker