FORO DEDICADO A RAFAEL AMAYA, JUAN PABLO MEDINA, SEBASTIAN RULLI Y EN GENERAL A TODOS LOS GUAPOS DE LA ACTUACION Y DE CUALQUIER AMBITO.

 


  << Previous Topic | Next Topic >>Return to Index  

rafael amaya en desnudos. ¡¡solo pa mayores¡¡

May 23 2006 at 6:29 PM
emili  (Acceso ebalaguer)
Forum Owner

 







 
 Respond to this message   
AutorReply
emili
(Acceso ebalaguer)
Forum Owner

Re: rafael amaya en desnudos. ¡¡solo pa mayores¡¡

May 23 2006, 6:30 PM 



 
 Respond to this message   
emili
(Acceso ebalaguer)
Forum Owner

MÁS INFORMACION:

May 23 2006, 6:30 PM 


http://www.network54.com/Forum/message?forumid=243978&messageid=1103363252

OTRAS FOTOS AMAYA
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=243978&messageid=1094337487





(octubre 22, 2004)
Por: Marco González Ambriz
marco@revistacinefagia.com

Cualquier esperanza de que en este fin de año el cine mexicano podía repuntar, haciéndonos creer que hay una pequeña luz al final del túnel llamado 2004, se verá irremediablemente frustrada con el estreno de la más reciente obra del director y productor Enrique Gómez Vadillo. Para decirlo pronto, Desnudos es un churrazo inenarrable, cuyo única virtud es la fotografía de Alberto Lee. Todo lo demás es un espanto.

Como una adaptación de la obra Cuatro Equis, de cierto éxito en la menguante cartelera teatral mexicana, y que además se hizo con la participación directa de su autor, Mauricio Pichardo, para ser llevada al cine, podría suponerse que Gómez Vadillo no tendría demasiadas oportunidades de arruinar el material original. En realidad, las expectativas en torno a esta cinta no eran demasiado altas desde el momento en que el mismo título anuncia que se busca explotar el morbo. Cuando el principal objetivo es encuerar a todo el elenco es difícil pensar que se puede errar en una labor tan simple.

De entrada, y para todos los calenturientos y calenturientas que quieran saber si podrán admirar las fisonomías de Karime Lozano, Rafael Amaya, Carmen Rodríguez y Juan Vidal al natural, debo mencionar que, efectivamente, el director no pierde el tiempo para desnudarlos. En los primeros minutos se puede apreciar a Vidal haciendo lagartijas con las nalgas al aire mientras que Amaya y Rodríguez se duchan juntos. Lozano es más modesta y sólo nos muestra las tetas en un par de escenas. Es evidente que la principal preocupación de Gómez Vadillo era conseguir a como diera lugar que las mujeres enseñaran peluche y que los hombres se pasaran media película con el pispiote de fuera.

Ahora bien, aparte de que el DVD sea una buena compra para los que quieran hacerse justicia por su propia mano y que no tengan acceso a una sex shop ni a internet, ¿qué ofrece la película? Como ya es costumbre en el cine mexicano, la respuesta es: una historia incoherente, absurda, aburrida y que por momentos llega al ridículo; actuaciones inciertas, torpes, tiesas (pero no en ese sentido, cochinos); edición a cargo de un tablajero; música que nunca viene al caso; y varios detalles inolvidables, pero por lo pinche.

La trama concierne a dos parejas en franca vía de desintegración. Por una parte, tenemos a Diana (Karime Lozano) y Roberto (Juan Vidal). Ella es artista textil mientras que él se dedica a pedirle dinero a su mujer para irse de fiesta un día sí y el otro también. A pesar de los ruegos de su amiga Rita (Isabel Madow en el papel de ¡una curadora de arte!) y de su madre (Angélica Aragón con una peluca que la convierte en la doble de Chucky el Muñeco Diabólico), que le advierten que Roberto es un vividor, Diana se declara perdidamente enamorada de él y explica así sus motivos: "coge muy rico". La otra historia, narrada en paralelo, es la de Pablo (Rafael Amaya) y Selina (Carmen Rodríguez), él publicista, ella ex-modelo, cuya relación empeora cuando Pablo renuncia a su empleo para dedicarse a la pintura. En ambos casos, uno de los integrantes de la pareja guarda un secreto que afectará al otro. En sus ratos libres Roberto es dealer mientras que Selina tiene amoríos con otros hombres, incluyendo a un magnate de la pornografía en internet.

A través de las acostumbradas recriminaciones, pleitos y segundos intentos se llega a una crisis de pareja. Lo que distingue a Desnudos de las otras películas mexicanas recientes que han abordado el tema (casi todas) son los momentos absurdos, insólitos o descabellados que Gómez Vadillo, en colaboración con Mauricio Pichardo, tuvo a bien concebir. Se trata de personajes tan estrafalarios como el interpretado por Julio Camejo (no me molesté en anotar el nombre), quien por lo visto es el rey de la pornografía en línea y que sale maquillado como si lo acabaran de embalsamar. O el afeminado jefe de Pablo (Patricio Castillo), que podría figurar en cualquier sexycomedia ochentera del Güero Castro. O los narcotraficantes que parecen prófugos de una agencia de modelos y que al final participan en una escena demasiado cruda para el tono de farsa que le antecede.


Hay un detalle en particular que demuestra lo mal planeada que está la cinta. En la obra de teatro original los cuatro personajes compartían el mismo espacio escénico. Es decir, todos ellos ocupaban un mismo departamento pero se entendía perfectamente que eran dos historias separadas y que en realidad ambas parejas no tenían ninguna relación entre sí. Por desgracia, al llevar esta idea al cine no se hace el menor intento por establecer este hecho, por lo que en un principio el espectador se pregunta por qué Rafael Amaya se pasea encuerado entre Karime Lozano y Juan Vidal sin que éstos digan nada, o cómo es que los cuatro llegaron a un acuerdo para vivir juntos. A medida que pasa el tiempo uno acaba por entender que si los personajes no reaccionan a la presencia de los demás es porque se trata de historias paralelas, pero esto no es gracias a los realizadores.

Del elenco puedo decir que el trabajo más destacado es el de Karime Lozano, que es como decir que en el país de los ciegos el tuerto es rey. Ciertamente Lozano aporta una dosis de sencillez y credibilidad aun en contra de una dirección de actores inexistente y de un libreto que deja a los pobres actores colgados de la brocha. Por otro lado, cabe la posibilidad de que todo sea una ilusión óptica, y es que junto a sus compañeros de reparto, que son como muñecos de palo, la interpretación de Lozano forzosamente debe parecer magistral. Hasta cierto punto Rafael Amaya deja entrever que no carece totalmente de talento, pero también está mal y eso que, al lado de Carmen Rodríguez, atractiva mujer pero pésima actriz, cualquiera nos hace recordar a Sir Laurence Olivier. Menos Juan Vidal, que no puede hacer simpático a su personaje a pesar de que le corresponden los diálogos más rescatables.

Aclaro que lo mismo que dije de las actuaciones se aplica a los parlamentos. Los intentos por poner la obra al día, incluyendo referencias a Osama Bin Laden y a la inseguridad que se vive en la Ciudad de México, son patéticos. Los chistes no tienen la menor gracia, los diálogos casi siempre suenan ensayados, cuando se elevan por encima del nivel medio de las telenovelas, y hasta las groserías se oyen falsas en boca de estos cuatro personajes. Pero todo esto es preferible a los intentos por darle profundidad a la cinta. Cuando los protagonistas, uno por uno, dicen frases grandilocuentes después del coito, a uno le dan ganas de taparse los oídos para evitar un ataque de pena ajena.


Para no hacer más largo este texto no voy a hablar más de la abominable edición, donde se suceden escenas sin orden ni concierto, o de la música que acompaña a cada situación y que nunca es adecuada para lo que se quiere transmitir. Si creen que digo todo esto porque le tengo mala voluntad al cine mexicano y piensan que en realidad la película no es tan mala, los invito a que vayan a la sala más cercana y juzguen por ustedes mismos. Sinceramente creo que hasta el espectador menos exigente, el que sólo quiera ver a los actores en cueros, va a salir no sólo decepcionado sino mentando madres. Aunque tengo que reconocer que Desnudos sí incluye un momento supremo, y no importa que sea de humor involuntario, cuando el desastre es de esta magnitud se salva lo que se puede. Dicha escena, de comicidad insuperable, es la aparición de la nave del olvido, que es un detallazo. Si se atreven a verla, entenderán a qué me refiero.

DESNUDOS
Dirección: Enrique Gómez Vadillo; Guión: Mauricio Pichardo, Enrique Gómez Vadillo, Juan Cristian Ortega, basados en la obra Cuatro Equis de Mauricio Pichardo; Producción: Enrique Gómez Vadillo, Rubén Galindo Aguilar, René Cardona III; Fotografía: Alberto Lee; Música: Alejandro Ramos; Edición: Francisco Guerrero; Con: Karime Lozano (Diana), Rafael Amaya (Pablo), Carmen Rodríguez (Selina), Juan Vidal (Roberto), Isabel Madow (Rita), Cyntia Clitbo (Bertha), Angélica Aragón (Lucifer), Julio Camejo, Arianne Pellicer
México, 2004, 95 min.



 
 Respond to this message   
Anonymous
(no login)

Re: MÁS INFORMACION:

August 29 2011, 5:58 PM 


 
 Respond to this message   
enrique
(no login)

SALUDOS

November 24 2011, 5:09 AM 

quiero chupar tu pene

 
 Respond to this message   
osman castellon
(no login)

Lucifer es guapo.

June 16 2008, 12:50 AM 

hola como esta sexo.......

 
 Respond to this message   
Peke
(no login)

chi

June 26 2009, 9:01 PM 

esta grande

 
 Respond to this message   
eduardo
(no login)

que rico

January 5 2012, 1:39 PM 

uff esta rico este cuero al natural...

 
 Respond to this message   
copeto
(no login)

Buenísimo.

April 15 2012, 5:52 AM 

Es que la verdad tiene un cuerpazo.Seguro que ninguna mujer se resistira a pasar de él.Es que con hombres así con ese cuerpazo esa figua esbelta las mujeres se les tiran a los pies.
Espero que les guste estas fotos a toda mujer que entre en esta web o a cualquier hombre.

 
 Respond to this message   
Desnudo con pene grande
(no login)

Re: que rico

November 12 2012, 10:44 PM 


 
 Respond to this message   
 
  << Previous Topic | Next Topic >>Return to Index  
Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement