¡¡ESTO NO ES UNA TELENOVELA DE VERDAD... LOS ACTORES MENCIONADOS NO TIENEN NADA QUE VER CON ESTE PROYECTO, SÓLO INSPIRAN LA WEBNOVELA¡¡


 Return to Index  

CAPITULO 5

September 2 2009 at 9:41 AM
Dianamari  (Acceso AMORLIGROS1)

 
Ya es hora de que empieza la clase. El corazón de Alejandra (Sara Maldonado) empieza a latir muy fuerte cuando entra José Mariano (Christian Meier) al salón.

José Mariano: Buenos días a todos.

Los alumnos murmuran un buenos días al profesor, y José Mariano empieza a dirigir la clase. Alejandra no deja de mirar al profesor.

Alejandra (pensando): ¿Por qué tiene que ser un hombre casado? Yo haría cualquier cosa con tal de que el profesor Azcarraga me hiciera caso.

Mientras que Alejandra está soñando con José Mariano, Mauricio (Rafael Amaya) sueña con Alejandra.

Mauricio (pensando): Alejandra es la muchacha mas hermosa que he visto en mi vida. ¿Tendrá novio? Espero que no lo tiene. No la he visto con ningún chavo desde que llegué a estudiar a este colegio.

En el fondo del salón, José (Mariano Martínez) observa como Mauricio está mirando a Alejandra.

José (en voz baja, a Carlos): Ese mugrosito me está hartando. Mira nada mas como está mirando a mi chava.

Carlos (también en voz baja): O peor aún, mira como tu chava está mirando al profesorcito ese.

José (molesto): Sí, sí, ya me di cuenta. Pero que conste, Alejandra es mía, solo mía, y ni el mugrosito ni el profe se pueden meter con ella, o les parto la cara.

José Mariano se da cuenta que varios de los alumnos parecen no están prestando atención a la lección.

José Mariano: ¿Y tú, qué opinas de la historia, Señor Lira Hernández?

Mauricio (sorprendido): ¿Yo? Pues este... yo...

José Mariano: ¿Qué sucede, Señor Lira Hernández? ¿No hiciste tu tarea?

Mauricio: Claro que sí, Profesor. Lo que pasa es que...

José (interrumpiéndolo): Lo que pasa es que Mauricio no sabe de cual historia está usted hablando porque al parecer, se interesó tanto en Alejandra Valdivieso, que no se puede concentrar en nada mientras que está cerca de ella.

Algunos alumnos se empiezan a reír. Carlos (Reynaldo Gianecchini) suelta una carcajada muy fuerte. Alejandra solo pone los ojos en blanco; sabe como es José de fastidioso.

José Mariano: Entonces, dime tú, Señor Asturias, ¿te gustó la historia?

José: Eh... sí, profe.

José Mariano (retándolo): ¿Por qué te gustó?

José (nervioso): Porque... pues, porque me gustó y punto.

Alejandra, Brenda (Bea Segura), y algunos otros alumnos ríen esta vez.

José Mariano: En vez de estar acusando a otros alumnos de no estar concentrando, ponte a estudiar tú también, Señor Asturias.

José (ruborizando de la vergüenza): Sí, Profesor Azcarraga.


Odilia Reyes de Azcarraga (Yadhira Carrillo) está en su departamento, pintando sus uñas, cuando alguien toca el timbre. Odilia se levanta de la silla en la que está sentada para ir a abrir la puerta. Se encuentra con su amiga Flor (Marisa Minetti).

Odilia: Ah, eres tú.

Flor: Claro que soy yo. (Entra al departamento) ¿Esperabas a alguien más?

Odilia: Por supuesto que no. ¿A quién podría estar esperando? Mi marido está en el colegio, dando clases, y no regresa hasta la tarde.
[linked image]
Flor decide invitar a Odilia y a su esposo a cenar los tres juntos

Flor: Mmm. Pues vine porque quiero invitarle a ti y a José Mariano a cenar esta noche. Acaban de abrir un nuevo restaurante Japonés cerca de mi casa, y a mí me encanta la comida Japonesa. Sabes, los cocineros Japoneses cocinan en frente de la gente... esa es la mejor parte de ir a uno de esos restaurantes. Personalmente, me gusta mas que la comida china.

Odilia: Bueno, habrá que preguntar a José Mariano si quiere ir a esa cena. Como que no hemos hecho nada de especial en mucho tiempo, a mí sí me gustaría ir al restaurante Japonés contigo. Ojalá y mi marido acepte.

En el colegio, ya es hora del almuerzo y todos los alumnos se dirigen a la cafetería.

Angie Milena (Antonella Orsini): ¿Es cierto que te gusta Alejandra Valdivieso, hermano?

Mauricio: A ti no te lo puedo negar. Alejandra me fascina. Es tan hermosa y femenina. Desde que la vi, sentí que ella es la chica con quien me gustaría salir.

Angie Milena: ¿Y tú crees que ella aceptaría ser tu novia?

Mauricio: ¿Por qué no? No creo que tiene novio, aunque ese tal José desea serlo. Pero no creo que una chica como Alejandra se fijaría en un patán como José. Se nota a leguas que es un bueno para nada, un vago...

Angie está concentrando tanto en lo que su hermano está diciendo que sin darse cuenta, se atropella con Rubén (Fernando Colunga), quien está cargando una soda en sus manos. Cuando Rubén y Angie se atropellan, la soda cae al suelo.

Angie: ¡Ay! Discúlpeme, Profesor... es que no lo vi.

Rubén: Despreocúpate, Angie, que no te voy a regañar.

Angie (nerviosa): Voy a buscar unas servilletas para limpiar...



Rubén (agarrándola por la mano): No, de veras, te dije que no te preocupes. Es más, ya voy a comprar otra soda, y para mostrarte que no estoy molesto contigo, también te compro uno a ti.

Angie: Ay, no sé

Rubén: Insisto.

Angie: Está bien.

A Mauricio, no le gusta mucho las atenciones de este profesor hacía su hermana, pero no dice nada. No quiere enemistarse con los profesores.

[linked image]

*A Brenda le molesta que Rubén sea amable con Angie Milena*

Otra que no le gusta para nada las atenciones de Rubén hacía Angie Milena es Brenda, quien está sentada en una mesa con Ambar (Carolina Gaitán) y Alejandra.

Brenda: Aunque Angie Milena, con su cara de yo no fui, se hace la santurrona, a mí no me engaña. Fíjense en como ella le está coqueteando a Rubén.

Ambar: Todas las muertas de hambre son así. Fingen ser inocentes para atrapar a un hombre apuesto y con dinero. También la vi a Angie ayer, coqueteándole a Carlos.

Alejandra: De Carlos, nada me sorprendería.



Al otro lado de la cafetería, José se va donde Julia (Katarina Radivojevic) a platicar con ella.

Julia: ¿Qué quieres, José?

José: No me hables en ese tono, mi reina, después de la maravillosa noche que pasamos juntos.

Julia: ¡Que noche ni que nada! ¡Tú te aprovechaste de mí, cerdo asqueroso, y eso no te lo voy a perdonar!

[linked image]
*Julia está dispuesta a usar a José para darle celos a Carlos*

José: No te hagas la decente, porque no es la primera vez que te acuestas con un hombre.

(Julia abofetea a José)

Julia: ¡Eso es diferente! Una cosa es hacer el amor con un hombre porque quieras, y otra es que se aprovechan de ti. Y ahora, vete, que no quiero que nadie me vea platicando contigo.

José: Está bien... te dejo sola para que te calmes. No me gusta hablar con fieras como tú. (José se va, riendo.)

Julia (a sí misma): Fue una idea estúpida, un gran error de salir con el estúpido de José para darle celos a Carlos. Pero por lo menos, José andará contando a Carlos que yo me acosté con él anoche, y lo mas probable es que Carlos se pone celoso. (Sonríe.)

José Mariano llega a su departamento en la tarde, después de las clases. Odilia lo reciba a la puerta con un abrazo fuerte y un beso sabroso.

Odilia: Hola, mi amorcito. ¿Cómo te fue hoy en el colegio?

José Mariano: Bastante bien. Ya me estoy acostumbrando a los nuevos alumnos.

Odilia: Y... ¿quiénes son tus mejores alumnos?

José Mariano: Pues aún, no los conozco muy bien a todos, pero revisé sus calificaciones del año pasado, y así, aprendí algunas cosas sobre ellos. Me parece que Mauricio Lira Hernández es un buen estudiante porque ganó una beca... aunque hoy, no prestó mucha atención a la lección que estaba dirigiendo. Otros dos, Liliana y Mateo, no me acuerdan de sus apellidos ahora, también sacaron buenas calificaciones el año pasado.
Ah, y Alejandra. Alejandra Valdivieso. Ella sí me parece una chica muy estudiosa.

Odilia: ¿Es bonita, esa tal Alejandra?

José Mariano: Bueno, no me fijo mucho en la apariencia de los estudiantes. Lo importante es que sean estudiosos, no que se ven bien físicamente.

Odilia: Mejor cambiamos de tema. Flor nos invitó a cenar a un nuevo restaurante Japonés. A mí me gustaría ir, pero no pude darle el sí a Flor sin preguntarte a ti si quieres que nos vayamos.

José Mariano: Por mí, no hay problema. Llama a Flor y dígale que venga a las siete para que todos nos podemos ir juntos.

Odilia: Eres un amor. De seguro, nos vamos a divertirnos mucho esta noche.

En ese momento, suena el teléfono, y José Mariano contesta.

José Mariano: ¡Bueno! ... (Sonríe) ¡Rafael! ¿Qué hubo, hermano? ... Oh, sí, claro. ... Pues bien, me va bien en la nueva escuela. Es uno de esos prestigiosos colegios para niños ricos... sí, el sueldo es bastante grande en comparación con la otra escuela... (Ríe) Tú nunca cambias. ... Oye, Rafael, se me está ocurriendo una idea. Odilia, su amiga Flor, y yo nos vamos a un restaurante Japonés... ¡Sí, sí, uno de esos en donde el cocinero prepara la comida en frente de las personas! ... ¿Te gustaría acompañarnos esta noche? ... A las siete... ¿de veras? Excelente... entonces, te veo en mi casa a las siete, y todos nos vamos juntos al restaurante. ... Está bien. Ciao. (Cuelga el teléfono.) Invité a Rafael que venga con nosotros a la cena.

Odilia (no muy entusiasmada con la idea): ¿Ese loco?

José Mariano: Odilia, tú sabes que Rafael es mi mejor amigo. Y sí, sé que a veces, es un poco loco, pero es muy buena persona. Además, Flor está soltera, ¿no? Rafael también está soltero por el momento. A lo mejor, después de esta noche, nuestros dos mejores amigos terminan gustándose.

Odilia (cambiando de actitud): Tienes razón, mi vida. Me gustaría que Flor encontrara a su príncipe azul. Quien sabe, ese hombre podría ser nadie mas ni nadie menos que Rafael Castañeda. (Pensando) Y a lo mejor, si a Flor le gusta ese loco, dejaría de ser una amenaza para nuestro matrimonio, mi amor.


En la mansión Valdivieso, Gaspar (Andrés García) y Lucrecia (Mirtha Ibarra), los padres de Alejandra, Julia, y Patricia (Melania Urbina), bajan las escaleras, vestidos en ropa muy elegante. Ellos se dirigen a la sala, y ahí, se encuentran con la mucama.

Lucrecia: ¿Por qué tardarán tanto las niñas en bajar?

Mucama: ¿Quieres que yo vaya a avisarles que ustedes las están esperando?

Lucrecia: Eso sería lo mas lógico, ¿no? (La mucama se retira.) Ay, esas niñas. Siempre se tardan tanto en arreglarse. Hubiese sido mejor tener tres varones en vez de mujercitas. Los hombres no se tardan tanto en arreglarse.

Gaspar: No es para tanto, Lucrecia. Tú también eres mujer, y recuerdo todas las veces cuando éramos jóvenes que te tardaste un siglo en arreglarte para salir.

Lucrecia: Eso era entonces. Ahora soy una mujer madura, hecha, y derecha.

La primera en bajar las escaleras es Alejandra, acompañada por su amiga Brenda.

Alejandra: Ya estamos listas. ¿No les molestan que Brenda nos acompañe a la cena, verdad?

Gaspar: No, claro que no. Brenda es como parte de la familia, y no es ninguna molestia que nos acompañe. ¿Verdad, Lucrecia?

(A Lucrecia no le agrada tanto la idea, pero no dice nada. Al parecer, Brenda no le cae tan bien.)

Lucrecia: No creo que hay ningún inconveniente en que Brenda nos acompañe. Solo tenemos que esperar a que bajen Julia y Patricia, y después, nos vamos.


José Mariano, Odilia, Rafael (Juli Fábregas), y Flor llegan al restaurante Japonés. Un mesero les sienta al frente del restaurante, en donde el cocinero preparará la comida.

Flor (emocionada): El chef nos hará la comida aquí, en esta mesa, mientras que nosotros veamos con nuestros propios ojos como lo hace.

Odilia: No es para tanto, Flor. Ni que fuera la primera vez que veas a alguien cocinar.

Flor toma asiento al lado izquierdo de la mesa, Odilia al derecho de Flor, después José Mariano, y finalmente Rafael. Odilia tenía las esperanzas de que hubiera química entre Rafael y Flor, pero tal parece que ambos no se interesan.

Justo en cuando los Azcárraga y sus amigos se acomodan, entra la familia Valdivieso al mismo restaurante, y el mesero les sienta junto a los Azcárraga. Sin imaginar que están tan cerca del profesor, Brenda y Alejandra empiezan a chismear sobre cosas de la escuela. Brenda se echa un vistazo a su lado izquierdo, en donde está sentado Rafael.

Brenda (en voz baja): Checa lo guapo que está ese hombre que está sentado junto a mí.

Alejandra voltea la cabeza para ver de quien está hablando su amiga, encontrándose con una gran sorpresa: José Mariano y su esposa están sentados a la misma mesa. Y justo en ese momento, alcanza ver como la esposa del profesor le da un tremendo beso en la boca.




 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement