¡¡ESTO NO ES UNA TELENOVELA DE VERDAD... LOS ACTORES MENCIONADOS NO TIENEN NADA QUE VER CON ESTE PROYECTO, SÓLO INSPIRAN LA WEBNOVELA¡¡


 Return to Index  

CAPITULO 14

September 2 2009 at 10:04 AM
Lucía  (Acceso AMORLIGROS1)

 
[linked image]

Alejandra da la vuelta para irse, muy avergonzada por lo que se atrevió a confesarle a su profesor, pero él la retiene tomándole la mano. Ella mira hacia el suelo porque ni siquiera se atreve a verlo a los ojos.
José Mariano: ¿Qué me dijiste?
Alejandra: Olvídese de lo que le dije... Fue sólo una tontería.
José Mariano: ¿Tú estás enamorada de mí?
Alejandra: Por favor, olvídelo... no sé ni por qué lo dije.
José Mariano: Lo dijiste porque lo sientes... Yo no voy a reclamarte nada, pero tú comprendes que esto nunca podrá ser ¿verdad?
Alejandra asiente en silencio, aún sin mirarlo.
José Mariano: Ya sabes que yo estoy casado y amo a mi esposa... Y aunque no fuera así, tampoco podría haber nada entre tú y yo.
Alejandra: Sí, ya lo sé. Porque jamás se fijaría en alguien como yo.
José Mariano: No, porque eres mi alumna y eso no estaría bien.
Alejandra: Lo entiendo muy bien... Pero dígame una cosa, profesor. Si usted no estuviera casado y no fuera mi profesor, ¿podría haberse enamorado de mí?
José Mariano la mira muy pensativo pero ella se va corriendo sin esperar su respuesta. Él no puede evitar que una sonrisa se dibuje en sus labios al pensar en la tierna y sincera declaración de amor de Alejandra.
[linked image]
*A pesar que sus palabras lo conmueven, José Mariano, por principios, rechaza a Alejandra con mucho cariño*


Al salir de clases, Carlos y José se quedan hablando en la puerta de la escuela.
Carlos: ¿Qué tal vas con tu zorrita?
José: ¿Con quién?
Carlos: ¿Quién va a ser? ¡Julia!
José: No la llames así...
Carlos: La verdad a nadie ofende, pero no me cambies de tema... Te preguntaba cómo vas con ella.
José: Bien.
Carlos: ¿Pero todavía no se acostaron?
José: No.
Carlos: ¿Pero tú eres menso o qué te pasa? ¿Qué estás esperando, qué ella se de cuenta de que no está embarazada? No creas que vas a poder tenerla engañada mucho tiempo, en cualquier momento va a descubrir que no está esperando un hijo.
José: Ya lo sé, pero quiero apurarme para que las cosas salgan bien...
Carlos: Cómo si tuvieras que rogarle mucho para que se meta en tu cama... Julia es una facilota, no te costará nada acostarte con ella.
José: ¿Y qué va a pasar cuándo se entere de que no está embarazada?
Carlos: ¡Pues nada! Si te apuras, para cuando eso suceda tú habrás logrado lo que querías y ella ya no te servirá para nada. Mírala, allí está. Ahora es tu momento.
Carlos llama a Julia y ella corre hacia él muy emocionada.
Julia: ¿Me llamabas?
Carlos: Sí. José quiere hablar contigo así que te dejo sola con él.
Luego de guiñarle el ojo a su amigo cuando Julia no lo ve, Carlos se va.
Julia: Bueno ¿qué quieres?
José: Yo... ¿Por qué no vienes hoy a mi casa? Mis padres no están.
Julia: ¿Para que te aproveches de mí otra vez? ¡No iría ni aunque estuviera loca!
José: No seas tonta, tienes que venir para... para que arreglemos todo lo de la boda, si es que sigues dispuesta a que nos casemos.
Julia: Claro que sí, yo no pienso ser madre soltera. ¿Pero no podemos hablar en otro lugar que no sea tu casa?
José: Si tú quieres vamos a la tuya...
Julia lo que menos desea es que sus padres se enteren de su embarazo, al menos por el momento, así que termina aceptando ir a la casa de José.

José Mariano se encuentra con Lucrecia. Ella apenas puede contenerse para no echársele encima, pero hace todo lo posible por aparentar ser toda una señora.
José Mariano: Buenas tardes ¿qué se le ofrece?
Lucrecia: Vengo a hablar de mi hija Alejandra... ay profesor, lamento molestarlo, pero estoy muy preocupada por ella y no sé que hacer.
José Mariano: ¿Tiene algún problema su hija?
Lucrecia: Ay, sí, pobrecita... Está muy mala de los nervios.
José Mariano: Pues no lo aparenta.
Lucrecia: Usted no la conoce... No sabe las cosas que puede llegar a hacer y a decir. No sé que voy a hacer con ella.
José Mariano: No sé que decirle... en la escuela hay un equipo de psicólogos que podrán asesorarla mucho mejor que yo.
Lucrecia: Sí ya lo sé... pero no me gusta contarle los problemas de mi familia a todo el mundo... usted me inspira mucha confianza.
Ella se acerca demasiado a él, que se siente incómodo y se despide, diciéndole que tiene un compromiso que cumplir. Las palabras de Lucrecia, aunque en parte lo tranquilizaron un poco porque le hicieron pensar que en realidad, Alejandra no siente nada por él, también lo preocuparon y hasta lo desilusionaron. Aunque no quisiera reconocérselo ni a sí mismo, le gustó la mirada llena de amor de la joven cuando le confesó que lo quería.

Flor finalmente decide que no va a salir con Rafael. Lo llama para decírselo temiendo que se enfade, pero él ni se preocupa, le dice que no hay ningún problema y que ya podrán verse otro día. A ella, él no le importa para nada, pero le molesta que ni siquiera haya insistido, como si en realidad no quisiera verla y sólo la hubiera citado por compromiso, lo cual es cierto porque Rafael en la única mujer que piensa es en Brenda, aunque sólo la vio una vez y no sabe nada de ella.

Julia va a la casa de José. Él intenta llevarla a su habitación, pero ella no quiere.
Julia: Se supone que estamos aquí para hablar de nuestra boda, no para otra cosa ¿verdad?
José: Sí, pero en mi cuarto hablaremos más tranquilos.
Julia: Prefiero quedarme aquí en la sala. Y bien ¿para cuándo fijamos la fecha?
José: Para cuando tú quieras.
Julia: Que sea antes de que se me empiece a notar la barriga...
José: Por mí está bien.
Julia: Entonces quiero que esta misma semana vayas a mi casa a hablar con mis padres...
José: ¿¿Qué??
Julia: Pues que tenemos que decirles lo del bebé y que nos vamos a casar... Ni modo que nos casemos a escondidas.
José: Está bien, si eso es lo que quieres... pero antes de que yo haga eso tú harás algo por mí.
Julia: No te entiendo.
José: Antes de que anunciemos oficialmente nuestro compromiso, quiero que te acuestes conmigo.
Julia lo mira con rabia y le pega una bofetada. Luego se va corriendo.

Al día siguiente, Norma va a la escuela de sus hijos a buscar a Rubén para reclamarle. Piensa en ir primero a ver a la directora, para que se entere la forma en que los maestros del colegio tratan a sus alumnas, pero finalmente se decide a hablar directamente con el profesor. Preguntando a algunos chicos que se cruza en el patio, llega hasta el gimnasio y ve a Rubén dándole clase a un grupo de alumnos. Se siente desconcertada y sorprendida.
Norma: No puede ser... no puede ser él. Han pasado muchos años pero aún lo reconozco, es Rubén...
La mente de Norma retrocede hace 18 años atrás, al recordar la aventura que vivió con ese hombre cuando él era poco más que un adolescente...

 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement