Alejandro (Mauricio Islas) es un joven de muy buenos sentimientos. Forma parte de una familia de clase alta. Adora a sus padres, a su hermana y a su amigo Jose (Mario Duarte) a quien considera un hermano más y al que protege ya que todos se burlan de él por ser homosexual. Por amor a su familia Alejandro se verá obligado a hacer la peor de las traiciones a su amigo. Jose, por amor y odio, se transformará en la princesa Emily de Hannavor (Ana Maria Orozco) para así poder amar libremente a su amigo y destruirlo. Adriana (Mariana Seoane) es una mujer sencilla madre de dos hijos y que sufre por el fracaso de su segundo matrimonio. La vida unirá a Adriana y Alejandro de una manera inesperada.
¡no te pierdas esta webnovela en la que vemos de nuevo a Ana M. Orozco caracterizada como betty, la fea"¡
NO TE PIERDAS EL RESUMEN DE LA NOVELA EN FOTOS: PINCHA AQUI
 

 Return to Index  

CAPITULO 46

December 18 2003 at 12:10 PM
emili  (Acceso ebalaguer)
Owner

 

*(Sebastián no sabe como enfrentar el hecho que su hermana le vaya a dar un hijo.)*


Sebastián lleva a Carolina a su cuarto, la lleva agarrada. Ahora que su familia no la ve se muestra violenta y lanza a la joven sobre la cama. Carolina se le enfrenta:
--¡ya no me vas a hacer más daño... no te voy a permitir que me toques...¡¡mi familia está aquí¡¡
--¡¡pues dispuestos a hablar vas y les cuentas cual de mis peones es el padre de tu hijo¡
Carolina lo bofetea y él se la devuelve.
--¡estoy embarazada, no me hagas daño¡¡
él la agarra con violencia:
--¡¿quién es el padre de ese hijo?¡
--¡te juro que yo no he estado con ningún otro hombre¡
La mirada de él da miedo.

En la sala todos han quedado extrañados por la extraña reacción de Sebastián.
--aquí pasa algo... él no ha puesto una cara normal... ¡y creo que no duermen juntos¡ Será mejor que nos llevemos a la niña de aquí...
--Xevi, mi amor, si pasara algo la niña nos los diría... Todos los comienzos son duros pero ahora que van a ser padres tienen que aprender a convivir...

Carolina mira a su marido suplicante:
--yo te amo y sé que tenemos muchos problemas pero este niño nos va a unir...
Con odio Sebastián se dispone a golpear a su esposa pero Emily sale por detrás y le agarra el brazo al marido de su hermana. Carolina teme que el hombre tome represalias con Emily. Sebastián se enfrenta a Emily como un loco, parece capaz de todo.
--¡no se meta por favor... es una pelea sin importancia¡ --Carolina.
--¡yo vi como te iba a pegar... lo tienes que denunciar... no puedes dejar que abuse de ti! --Emily.
Carolina está muy asustada. El hombre y la princesa se miran con mucho odio.
--¡ya oyó a mi mujer... lárguese si no se quiere meter en problemas¡
Emily no se deja asustar:
--¡usted es una basura... si le hace daño a Carolina se va a arrepentir¡
--¿ah sí?¿¡y qué me va a hacer?¡ --dice con ironía.
--¡usted no sabe con quien se metió¡¡lo puede destruir lo puedo aplastar como un gusano¡
Sebastián agarra del cuello a la princesa, a pesar de que Emily casi no puede respirar, no deja su mirada altiva y desafiante. Carolina suplica a su marido que deje en paz a Emily.
--¡tu problema no es con ella... es conmigo¡ --Carolina.
--¡pues que no se meta... a mi nadie me amenaza¡
Sebastián suelta a la princesa, Carolina la abraza angustiada. Con odio Emily le dice:
--¡acabas de firmar tu sentencia de muerte... te voy a destruir¡
Sebastián se va riendo sin importarle las amenazas de la princesa.
--¡Verónica tenía razón en estar preocupada... menos mal que vinimos... ahora mismo nos vamos todos¡ --Emily.
--¡Si, sí es lo mejor que todos ustedes se vayan para no enfadar a Sebastián¡
--¡¡yo a ti no te dejo aquí¡
Emily está muy preocupada por su hermana, Carolina está muy asustada.
--¡yo lo amo, no lo puede dejar... él me quiere mucho y no siempre es así... ahora estoy embarazada... vamos a ser muy felices...¡
Como lo haría una verdadera hermana, Emily trata de convencer a Carolina que denuncie a su marido pero la hija de Xevi está demasiado enamorada.
--yo lo amo además él es el padre de mi hijo... Nunca podría ir en contra de él...
Emily la acaricia muy fraternalmente mientras piensa:
--pues esto no se va a quedar así... ese hombre me las va a pagar... ¡a mi nadie me trata así¡¡y a mi hermana tampoco¡

Sebastián cabalga con angustia. No deja de pensar en el dolor de su madre, en las relaciones que ha tenido con sus hermanas. Las palabras de su esposa “espero un hijo tuyo” le atormentan el alma.
--¡un hijo... un hijo...¡
Le produce horror tener un hijo con su propia hermana.
--¡no lo voy a permitir... no puedo tener un hijo con mi hermana... No puedo condenar de esa manera a mi hijo¡
A pesar que siempre lo regaña. Sebastián necesita desahogarse y entra en la iglesia. Se acerca ante el confesionario. El padre Juan se pone nervioso al ver que es él:
--¿qué has hecho esta vez? –pregunta con miedo.
--¡voy a ser papá¡ Mi esposa me va a dar un hijo –dice con rabia.
El sacerdote se lleva las manos a la cabeza.
--¡¡pero cómo has podido hacer una cosa así¡¡¡esto es contra natura¡¡
--¡sólo estuvimos juntos dos veces¡
Esto le supera, el sacerdote no tiene palabras. Sebastián ironiza sobre el problema:
--¡un hijo es una bendición de Díos, si Díos ha puesto eso hijo en el vientre de mi esposa debe ser por algo¡
El sacerdote está tan horrorizado que no sabe que decir, que aconsejar.
--¡deja que hable con tu esposa... ella tiene que saber el enorme pecado que está cometiendo... no debes seguir teniéndola encarcelada¡
--¡mi esposa saldrá de la casa cuando a mi se me pegue la gana y no quiero que hable con nadie y menos con usted¡

Alejandro ha llegado hasta la plaza en la que se encontró a Adriana. Es la misma hora de su cita frustrada. Está muy agitado, tiene la esperanza que la mujer asiste. Se entristece al ver que pasa el tiempo y ella no llega.
--Ven, ven...
Adriana, después de mucho pensarlo, sale de su casa para buscar a Alejandro. Corre, su corazón palpita como el de una adolescente. Al girar la esquina se topa con alguien. La mujer se disculpa muy deprisa, tiene prisa por seguir con su recorrido pero el hombre la agarra del brazo. Es Luis.
--al menos podrías saludar.
Adriana pone muy mala cara, no le apetece nada ver a ese hombre.

*(Emily comienza un plan para arruinar a Sebastian.)*

Verónica acompaña a Emily a un bar de las afueras del pueblo.
--no me gusta nada este lugar... No sé porque me dejé convencer...
--si no quieres seguir con esto te vas... tenemos que hacer algo... tu hermana no se quiere ayudar pues la ayudaremos quieras ella o no... Cuando la finca esté en quiebra yo me quedaré con ella, echaré a Sebastián a la calle... –Emily.
--¿¡y si ella lo sigue?¡
--Sebastián no lo querrá... tendrá otras cosas en las que pensar... eso sí... si sabe que yo tuve que ver tendremos problemas así que tenemos que ser discretas.
Emily está llena de odio, está deseando vengarse de ese hombre. Verónica se muere de miedo.

Adriana intenta sacarse de encima a su ex marido pero Luis desea que esa mujer le de una nueva oportunidad a toda costa.
--¡tu estás sola y yo también¡¡una vez me amaste y estoy seguro que no te costará volverme a amar¡¡
--¡te odio, te desprecio¡
--yo sé que no es así... en el fondo aún te amo...¡tú te metiste en mi cama como una pequeña zorra... no lo puedes haber olvidado... jugaste sucio pero no me importa... tu necesitas un marido, un padre para tu hijo... yo me haré cargo de tu nuevo hijo... le devolveré la niña a Casandra si tu te casas conmigo¡
Adriana no sale de su asombro.

Alejandro se traga sus lágrimas.
--no va a venir... ella tiene su marido... ¿por qué iba a venir? –se dice abatido.
Deshecho se va de la plaza. Quiere regresar a su casa pero decide ir al edificio en el que vive Adriana con la esperanza de volver a verla.

Adriana insiste en que Luis la deje en paz. Se quiere ir pero él la agarra con fuerza. Alejandro se está acercando.
--¡¡suéltame o grito¡
Luis la mira como loco, desea besarla.
--dejame que te haga el amor... ya verás como después no me quieres dejar...
--¡estás loco... ¡¡me das asco¡¡
Enloquecido, Luis se lanza sobre la mujer y la besa a la fuerza. Adriana no se lo puede sacar encima. Alejandro los ve y llora sangre.

*(Alejandro sufre porque ha visto a Luis besar a Adriana, no sabe que ella lo ha rechazado.)*


--¡es una cualquiera, es una cualquiera¡ --se repite Alejandro mientras corre para alejarse de aquello que tanto daño le ha hecho¡
Adriana se separa de Luis dándole una patada en sus partes nobles y entra corriendo a su casa. Llora y se lava la cara con asco.
--¡espera un hijo y tiene un amante... es de lo peor¡ --se dice Alejandro llorando sangre.
El hombre está muy decepcionado.

Verónica y Emily llegan a la hacienda.
--Ese hombre no me gustó nada... no debiste darle tanto dinero... No creo que podamos confiar en él...
--Esos tipos venden hasta su madre, arruinará la cosecha de Sebastián...
--¿y si nos delata?
--No lo hará... en todo caso pedirá mas dinero y se lo daré si hace bien su trabajo.

Adriana llora en brazos de Casandra. La que aún es esposa de Luis no da crédito a lo que oye.
--Esto no se puede quedar así, se lo tienes que decir a Miquel...
Adriana llora desesperada:
--¡no, no¡¡¡ júrame que no se lo vas a decir... no quiero que odie más a tu padre¡
Casandra trata de consolar a la angustiada mujer.
Mientras Alejandro se va una ducha fría en su casa para intentar tranquilizarse. Llora como un animal herido. Tiene clavada en el alma el momento en el que vio a su amada besándose con otro.
--¡Es una devoradora de hombres... una cualquiera... una prostituta... no me extrañaría que ejerciera la profesión a espaldas de su marido¡ --se dice con rabia.


    
This message has been edited by ebalaguer on Oct 1, 2008 8:38 AM


 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement