Alejandro (Mauricio Islas) es un joven de muy buenos sentimientos. Forma parte de una familia de clase alta. Adora a sus padres, a su hermana y a su amigo Jose (Mario Duarte) a quien considera un hermano más y al que protege ya que todos se burlan de él por ser homosexual. Por amor a su familia Alejandro se verá obligado a hacer la peor de las traiciones a su amigo. Jose, por amor y odio, se transformará en la princesa Emily de Hannavor (Ana Maria Orozco) para así poder amar libremente a su amigo y destruirlo. Adriana (Mariana Seoane) es una mujer sencilla madre de dos hijos y que sufre por el fracaso de su segundo matrimonio. La vida unirá a Adriana y Alejandro de una manera inesperada.
¡no te pierdas esta webnovela en la que vemos de nuevo a Ana M. Orozco caracterizada como betty, la fea"¡
NO TE PIERDAS EL RESUMEN DE LA NOVELA EN FOTOS: PINCHA AQUI
 

 Return to Index  

CAPITULO 65

December 18 2003 at 12:36 PM
emili  (Acceso ebalaguer)
Owner

 
CAPÍTULO 65:

*(Emily tiene sospechas que a su marido le gusta Daniel y eso la tiene más loca aún)*


Alejandro entra en el despacho de Daniel. Desde hace meses el marido de Emily es el ayudante del marido de Verónica.
--perdón por el retraso pero es que a Emily se le dio por llevar a la niña al entierro y hasta que la nana no ha estado de vuelta con ella no me he quedado tranquilo como para venir a trabajar...
--Tranquilo, yo también acabo de llegar... ¿y qué tal resultó tu mujercita como mamá?
--como cualquier mujer rica, a penas le hace caso. Dice que para eso contrató a una nana inglesa.
--¿y que hace durante todo el día? ¿pensar en a quién le puede amargar la vida?
Alejandro medio sonríe con amargura y el otro se disculpa:
--pues durante el embarazo se portó bien pero ahora... nadie diría que acaba de parir...Ella se fue con la niña y la nana y regresó solo la empleada con la niña ... a saber dónde se metió... Pero mejor, que tarde en regresar. La situación es insostenible, ella está muy amargada y la paga conmigo... quisiera acabar con ese infierno pero si la dejo voy a perder a mi hija... recursos no le faltan a Emily para eso y más...
--yo sé muy bien lo infernal que puede llegar a ser un matrimonio.
--pero vosotros no tenéis hijos... La puedes dejar cuando guste.
--Estás equivocado, casado con Verónica yo controlo la empresa pero si la dejo ella hará lo que quiera con su mitad... yo no la podré detener y es capaz de llevarme hasta la ruina... Yo no creo está empresa para que una loca la destruya... Verónica quiso esto pues yo sé lo doy... No le voy a dar el gusto de verme hundida... Además ahora quiere tu cabeza. Ya ordenó tu despido.
Alejandro no le sorprende pero le a pena ya que se siente muy bien trabajando con su amigo.

Mientras espera noticias de la orden que ha dado, Emily llega a un bar dónde la acaba de citar Verónica.
Se saludan contentas.
--me sorprendió tu llamada, acabo de estar en tu casa –Emily.
--sí pero es que te quiero decir una cosa pero te has ido tan rápido que no he tenido tiempo. Además tampoco quería angustiar a mi padre hablando de ese tipo... de tu marido –dice la otra con rencor.
Emily se pone a la defensiva para que su hermana no se dé cuenta de lo mucho que ama a ese hombre.
--Nunca entendí porque tu marido se fue a trabajar con el mío, creí que era un pasatiempo pero la cuestión es que después de lo que ha pasado no quiero a ese hombre en mi empresa y quiero que tú me ayudes, necesito tu apoyo.
Emily finge un odio que no siente.
--No me necesitas para nada, la mitad de la empresa es tuya... Despídelo y ya está... Se exige indemnización, el muy cínico es capaz, pues yo la pago.
--Ese el problema... que le di en un poder el control a Daniel... si lo revoco me deja y no me da la gana que se libre de mi. Lo intenté por las buenas pero Daniel se me puso chulo. Me dijo que yo no tengo poder de decisión en la empresa... No puedes ni imaginar como habló de tu marido... fue muy extraño.
A Emily la devora la rabia y los celos. Para ella las palabras de su hermana son una confirmación de sus temores:
--claro que no lo quiere despedir...¡son unos malditos¡¡los dos se están burlando de nosotras¡
--¿de que hablas? –Verónica.
Emily está muy alterada:
--¡¿es que no te das cuenta?¡ ¡tu marido y el mío son amantes¡
Emily está poseída por el odio. Verónica no da crédito a lo que oye.

Alejandro y Daniel siguen hablando.
--yo no te quiero meter en líos. Seguro que Verónica le insistirá a Emily... no lo quiero no imaginar... Me va a hacer la vida aún más imposible...
--¡las decisiones en está empresa las tomo yo, faltaría más¡ por eso sigo con la falsa de mi matrimonio¡tú eres indispensable para mi, la empresa ha crecido mucho gracias a ti...¡¡no quiero que ellas se salgan con la suya, ayúdame a que eso no sea así¡ No permitas que tu esposa haga contigo lo que se le pegue la gana... ¿te quedarás?
--está bien.
Los dos amigos y cuñados se sonríen y se abrazan muy fraternalmente.

Emily está muerta de la rabia y de los celos al pensar que a su marido le gusta un hombre. Verónica no cree en lo que le dice Emily:
--¿¿te volviste loca?¡ Emily, tus celos son enfermizos. Mi Daniel es muy macho y ¿no se supone que a tu marido le gusta la cualquiera esa?
--ya ni sé... ¡es tan depravado que es capaz de eso y más¡ debería irme lejos con la niña...
--pues hazlo, tú puedes irte a dónde quieras... Yo me quedaría más tranquila.
Emily se hace la víctima:
--es que me tiene amenazada y me da miedo... Me ha dicho que si lo dejo a mi y a mi niña nos va a pasar algo muy malo y yo por mi niña hago cualquier sacrificio... ¡tu sabes que me casé con un monstruo... él es capaz de eso y más¡
Verónica abraza a su amiga que aunque se muestra indefensa vibra de odio y maldad. Sus palabras avivan el odio de la hija de Xevi por su hermano.
--Alejandro es como Sebastián ... –Emily.
Verónica empalice al oír hablar de ese hombre. Recuerda como su amiga lo mató como una loca:
--¡no hables de ese hombre... no lo soporto... me viene a la mente yo...¡¡es horrible¡ --Verónica temblando.
--mi hermano es el único hijo de tu padre que no resultó un inmoral... Alejandro es el mismo Satanás...él tiene a su disposición toda mi fortuna ¿para qué entonces iba a conformarse con ser un simple empleado...? La única explicación es que le gusta tu marido... seguro que enredó a Daniel con malas artes... Estoy segura que algo raro pasa entre esos dos, yo de ti no le sacaría los ojos de encima a tu marido.
--yo pongo las manos al fuego por Daniel.
--cuidado no te vayas a quemar... Ninguno de los dos nos cumple como hombre... ¿por qué te extraña que se hayan pasado al otro lado? No serían los primeros ni los últimos.
Verónica sigue sin creer en las palabras de la atormentada princesa. Suena el móvil de Emily. La princesa recibe una llamada que la deja muy agitada. Se despide a toda prisa y se va en un taxi muy apurada. Verónica no sabe que pensar de la acusación que ha hecho Emily a su marido.

*(Luis recibe la inesperada visita de su hermano Ricard)*
Luís llega a su casa con una maleta.
--¿de dónde vienes? ¿no sabía que ahora te había dado por viajar?
El padre de Miquel se sorprende al ver a su hijo mayor, Ricardo. Padre e hijo se abrazan. Luís se emociona ya que hace mucho que no tenía a su hijo junto a él.
--¿por qué no me has dicho que venías y tu gira?
--la suspendí, pasó algo y no te lo podía decir por teléfono...
--¿qué pasó?
Ricardo le muestra una urna que ha puesto sobre la librería:
--son las cenizas de mi madre, he venido a enterrarlas.
--¿Silvina ha muerto?¿cuándo?¿cómo? No sabía que os veíais.
--sólo la vi el día de su muerte, me llamó para pedirme perdón por haberme abandonado... también te pidió perdón a ti... Las cosas no le fueron muy bien...
--su perdón llega muy tarde... no te sepa mal hijo pero he descubierto que la mujer de mi vida es Adriana y ahora que soy libre para casarme por la iglesia le voy a pedir que se case conmigo.
--Espero que seas muy feliz, de corazón.
--¿y te quedarás un tiempo? Me gustaría que todos mis hijos estuvieran para mi boda.
--sí claro,
Padre e hijo se abrazan. Ricardo le dice que tiene una sorprsa. De una de las habitaciones aparece Ricard. El hermano de Luis. Los dos se funden en una abrazo de hermanos cariñosos al que se une el joven Ricardo.
--¿y Miquel?¿cómo está él?¿sigue con esa chica? ¿cómo se llamaba... Gabriela?
Luís pone mala cara son muchas las cosas que le tiene que decir a su primogénito.

*(Miguel Angel Silvestre es Ricardo de 26 años. el hijo que tuvo Luis a sus 16 años)*

Adriana llega desesperada al colegio de su hijo Aitor. Habla con la directora.
--¿¡pero como que un desconocido se llevó a mi hijo?¡¿¡y usted como lo permitió?¡
--¡ay señora, fue todo muy rápido yo no lo pude evitar¡ ¿pero porque secuestrar a su hijo? ¡usted no tiene dinero¡¡ ¡¿quien se iba a imaginar una cosa así¡? --directora.
Adriana tiene un mal presentimiento, está muy nerviosa. Llora rota de dolor.
--la policía ya está en camino... todo saldrá bien –directora.
Llaman al móvil de Adriana. La mujer lo toma desesperada. Aunque no le sorprende le hiela la sangre escuchar la voz de la esposa de su amado que con maldad le dice:
--te lo advertí, te dije que si te acercabas a mi marido tus hijos iban a pagar las consecuencias... ¡No digas nada, que nadie note lo que pase, ni hables de mi... ni respires¡¡yo tengo a tu hijo y lo voy a matar si no haces lo que yo te diga¡¡¡No le cuentes a nadie lo que pasa, tu eres una robamaridos y esto lo arreglamos entre nosotras...
Adriana se traga su dolor, hace un esfuerzo para no gritar. Está destrozada. Emily saborea su victoria, sigue hablando:
--tú haz la que no pasa nada... aléjate de mi marido y volverás a ver a tu hijo... pero como hables más de la cuenta, cómo te encuentres a mi marido aunque sea por casualidad voy a acabar con tus dos hijos... Así que sonríe y haz la que no pasa nada... compórtate como siempre.... la vida de tu hijo depende de eso¡
Emily cuelga. Da salto de alegría pensando en el dolor de su enemiga. Adriana tiene sangre en los ojos pero se la tiene que tragar. Habla con angustia. Aunque intenta aparentar tranquilidad no puede evitar que se le escapen las lágrimas.
--era un primo mío, llegó a la ciudad hoy y él se llevó a mi hijo –llorando—todo es normal, no pasa nada. No hay de qué angustiarse. Despache usted a la policía y sobretodo diga que todo está bien... yo me voy a mi casa a ver a mi hijo.
El dolor y el miedo de Adriana se puede sentir pero a la directora le es más cómodo creer en sus palabras ya que le conviene para la reputación del colegio. Adriana tiene el alma muerta, se aleja rota de dolor pero nadie se preocupa por ella.

*(Adriana desesperada por la desaparición de su hijo)*



    
This message has been edited by ebalaguer on Oct 15, 2008 6:30 PM


 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement