Alejandro (Mauricio Islas) es un joven de muy buenos sentimientos. Forma parte de una familia de clase alta. Adora a sus padres, a su hermana y a su amigo Jose (Mario Duarte) a quien considera un hermano más y al que protege ya que todos se burlan de él por ser homosexual. Por amor a su familia Alejandro se verá obligado a hacer la peor de las traiciones a su amigo. Jose, por amor y odio, se transformará en la princesa Emily de Hannavor (Ana Maria Orozco) para así poder amar libremente a su amigo y destruirlo. Adriana (Mariana Seoane) es una mujer sencilla madre de dos hijos y que sufre por el fracaso de su segundo matrimonio. La vida unirá a Adriana y Alejandro de una manera inesperada.
¡no te pierdas esta webnovela en la que vemos de nuevo a Ana M. Orozco caracterizada como betty, la fea"¡
NO TE PIERDAS EL RESUMEN DE LA NOVELA EN FOTOS: PINCHA AQUI
 

 Return to Index  

CAPITULO 67

December 18 2003 at 12:38 PM
emili  (Acceso ebalaguer)
Owner

 

*(Veronica se siente muy atraida hacia su marido, Daniel siente que amarla es su castigo)*

Verónica llega a su casa. Su marido se está duchando. Él siempre deja la puerta abierta. No puede evitar acercarse. Su desnudez la excita. Hace mucho que no está con él y lo ama... lo ama... Poco a poco se va desnudando... Daniel la ve, desea rechazarla, decirle que no es un objeto sexual... pero no puede. Los dos se besan. De pronto ella se separa, piensa que estropearía sus planes.
--¿¡que haces?¡¡ no juegues conmigo?¡ --jadea sediento.
Ella desea hacer el amor con su marido pero piensa que para él solo es sexo y está decidida a quedar embarazada de un hijo que no debe ser de su marido. No desea caer pero no puede:
--déjame que busque un profiláctico… se me acabaron las pastillas…
--En mi mesita hay una caja –jadea...
Ella se enfurece ya que eso significa que estuvo con otras mujeres pero no dice nada y la va a buscar...

Carolina está muy decaída. Ya le dieron el alta pero no tiene ganas de dejar el hospital. En ese que llega el padre Juan con un bebé. Por un momento la joven cree que el médico cometió un error y su hijo está vivo. Lo abraza con emoción:
--mi hijo, es mi hijo... ¡yo sabía que estaba vivo¡¡¡lo sabía lo sabía¡
Lo toma entre sus brazos y lo abraza con mucho cariño:
--si tiene la marca de su abuelo –dice mirándole el trasero--- que contento que se va a poner papá... Se va a llamar como él...
El sacerdote la mira con pena, no sabe como decirle la verdad.

Mientras la hija de Amalia llega a su ciudad natal con un nudo en la garganta. Ahora le parecen tan pequeños los motivos por los cuales dejó su casa. Le pesa haber dejado a su madre, no haber estado con ella en su muerte. Se da cuenta que su madre tenía razón, que su preocupación era por su bien pero su rebeldía de adolescencia hizo mucho daño a su madre y eso la atormenta. Piensa también en sebastián. Se seca las lágrimas.
--Voy a recuperar lo que me queda de familia... voy a tratar de ser feliz... Mesalina murió y ahora regresa de nuevo Susana... espero que todos estén dispuestos a aceptarme sin preguntar...

*(Carolina se queda con el hijo de Mesalina)*

Carolina está muy feliz con el hijo que tiene en sus brazos:
--estás equivocada, hija... No es tu bebé... me lo trajeron a la iglesia... tu bebé murió...
Carolina llorando:
--¿por qué me dice esas cosas padre? Mi hijo está vivo... a caso no lo ve... –le muestra la marca--- es la marca de mi familia... ¡es mi hijo¡
--No, es el hijo de tu hermano... de Sebastián... ¡él tenía a otra mujer¡¡ella no debe saber que murió y al creerse abandonada pues le mandó su hijo para que él se hiciera cargo...
Carolina no le cree y el sacerdote le muestra la nota que dejó Mesalina. Abraza a al bebé con fuerza:
--¡no, no... es mi hijo... es mi hijo...¡
Se aferra al pequeño con temor que se lo saquen... el pequeño le busca el pecho y ella lo amamante como una madre...
--nadie te lo va a sacar... te dije que Dios sabe que hace las cosas... este bebé sano, sangre de tu sangre, puede ocupar el lugar de un bebé que hubiera venido a este mundo a sufrir... él ahora sí es tu hijo... un hijo sano, un hijo fruto de dos padres que no eran hermanos... Tu hijo puede crecer sin el sufrimiento de ser el hijo de dos hermanos...
--yo lo registraré como mi hijo... me iré... me iré lejos donde nadie sepa lo que pasó... dónde no tenga que dar explicaciones...
--¿y tu familia? Ese bebé sería muy bien recibido...
--No si no cuento la verdad y no la pienso contar... este bebé es hijo mío y de mi marido... así quedará registrado... me iré donde nadie sepa que él era mi hermano...
El sacerdote no está de acuerdo con la mujer que ha recobrado la sonrisa.

Rosa llega al cementerio. Lorenzo está muy triste.
--acabo de llegar y me he enterado... siento mucho la muerte de tu esposa...
él está muy afectado:
--he pasado meses atormentado por no tenerte, porque ella nos separó por un hijo que se malogró... y en su lecho de muerte me confesó que se hizo una ligadura de trompas tras el nacimiento de su hijo... Me engañó... me engañó para separarnos...
Ella lo acaricia, él se estremece. No lo pueden evitar... se aman y se besan. Él se separa.
--¿qué pasa? Yo te amo, siempre te amaré... ya no hay impedimentos para estar juntos –Rosa.
--sí lo hay... sí lo hay... Mi hijo... yo quiero a Marianito como si fuera mío y ahora me voy a dedicar a él...
--pero yo puedo aprender a querer a tu hijo...
--¡él no te aceptaría...¡ lo siento. Nuestra oportunidad ya pasó... Me voy el país... acepté un trabajo en Perú... no nos volvernos a ver...
él se va sabiendo que deja atrás una parte de su vida pero está convencido de que es lo mejor. Rosa lo mira triste. Siente que por su culpa, por su indecisión perdió la oportunidad de ser feliz con un gran hombre.

*(Ahora que es viudo Rosa quiere conquistar a Lorenzo pero él la rechaza)*

Daniel entra en la recámara de su esposa cuando esta duerme. Después de su momento de pasión ninguno de los dos ha dado su brazo a torcer. El uno esperaba que el otro abriera su corazón y finalmente los dos están convencido que el uno no siente nada por el otro. Sólo sabiéndola dormida Daniel le confiesa:
--te amo, te amo... te amo... ¡amar a una zorra como tú es el peor castigo por mi comportamiento con las mujeres¡¡ --se dice muy triste.

Emily y Alejandro desayunan juntos.
--No te pude contar pero ya estuve en el registro... nuestra hija se llama Pilar... –Alejandro.
Ella se muestra indiferente. Le duele que su hija no se llame como su hermana, además tiene prisa, tiene una cita importante. Ella se levanta, Alejandro la agarra.
--¿porqué eres así? Parece que no te importe nuestra hija...
--¡tengo prisa¡tengo un compromiso urgente¡
--pero es que nunca estás conmigo... no tengo tiempo para hablar contigo...
--¿¡es que hay algo que me tengas que contar?¡ --pregunta ella con dureza.
--No te di las gracias por el funeral de mi madre... fue digno de una reina... gracias por dejar que fuera enterrada en el panteón de mi familia...
Ella no quiere flojear y dura dice:
--¡no fue idea mía, fue cosa de tu padre¡
--sí pero tú lo tuviste que apoyar... nadie organizaría un funeral así sin tu consentimiento...
Ella no quiere hablar. La nana entra para que la pequeña saluda a sus papás. Alejandro la besa con mucho amor pero no Emily que al verlo con la pequeña en brazos no puede evitar recordar que es la hija que Adriana llevó en su vientre. Se va. A Alejandro le da pena el vacío que su esposa hace a su hija pero tener a la pequeña Pilar en sus brazos es lo más grande de su vida y no quiere pensar en cosas tristes.

*(Emily no soporta que haya sido Adriana quien gestara a la hija de Alejandro y eso la lleva a rechazar a la pequeña)*

Ha sido una larga noche para Adriana. Casandra está con ella.
--Miquel al fín se ha ido... él no sospecha nada... –Casandra-- ¿estás segura que esa mujer te devolverá a tu hijo hoy?
--Ella no quiere hacer escándalo... sólo quiere que deje a su marido y ya lo logró... si hoy el niño no va a clase todos preguntaran y yo no podré seguir fingiendo...
--yo vengo contigo... te apoyaré pase lo que pase.
Adriana se lo agradece.
Las dos llegan juntas a la escuela. El niño está en la puerta. Se ve contento. El pequeño no se enteró de nada. Se la pasó con un hombre al que cree un pariente en el zoo, en el parque de atracciones...
--¡me lo he pasado genial... cuando quieras me vuelves a dejar con ese señor pero me avisas... al principio me asusté...¡
La mujer abraza a su hijo sin poder contener el llanto. El pequeño la acaricia con mucha ternura.
--¿por qué lloras?, mamá.
Ella lo manda a clase para no contestar. Adriana y Casandra se abrazan aliviadas. Emily desde un lejos ha disfrutado el dolor de su enemiga. La llama al móvil:
--yo he cumplido pero que sepas que te estoy vigilando... si ves a mi marido... tus hijos van a morir
Tras la amenaza Emily cuelga. Adriana se queda angustiada.
--Alejandro va a acabar conmigo... si él me busca... tengo que hacer algo... tengo que hacer algo que aleje esa gente de mi¡
Casandra la intenta calmar.

Adriana llega a su casa sola. Luis la espera en la puerta. Ella no lo quiere recibir. Él entra a la fuerza.
--yo no me voy hasta que te diga lo que ...¡te quieres casar conmigo¡
Luis le muestra una sortija feliz. Ella lo mira incrédula.


*(Luis le propone matrimonio a una sorprendida Adriana)*


    
This message has been edited by ebalaguer on Oct 16, 2008 1:52 PM


 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement