Alejandro (Mauricio Islas) es un joven de muy buenos sentimientos. Forma parte de una familia de clase alta. Adora a sus padres, a su hermana y a su amigo Jose (Mario Duarte) a quien considera un hermano más y al que protege ya que todos se burlan de él por ser homosexual. Por amor a su familia Alejandro se verá obligado a hacer la peor de las traiciones a su amigo. Jose, por amor y odio, se transformará en la princesa Emily de Hannavor (Ana Maria Orozco) para así poder amar libremente a su amigo y destruirlo. Adriana (Mariana Seoane) es una mujer sencilla madre de dos hijos y que sufre por el fracaso de su segundo matrimonio. La vida unirá a Adriana y Alejandro de una manera inesperada.
¡no te pierdas esta webnovela en la que vemos de nuevo a Ana M. Orozco caracterizada como betty, la fea"¡
NO TE PIERDAS EL RESUMEN DE LA NOVELA EN FOTOS: PINCHA AQUI
 

 Return to Index  

CAPITULO 76

December 18 2003 at 12:48 PM
emili  (Acceso ebalaguer)
Owner

 
CAPÍTULO 76:

*(ADRIANA VISITA AL DOCTOR EKLUND sin sospechar el peligro que eso implica)*

Aún en estado de shock por la noticia que acaba de recibir, Adriana regresa a su casa y le confiesa, angustiada y emocionada, a Casandra que está esperando un hijo. La casi viuda de Miquel no sale de su asombro:
--¿y quien es el padre? ¿Luis? –pregunta.
Adriana tiene miedo a contestar.

Verónica y Susana hablan de mujer a mujer. Las hermanas están contentas de haberse reencontrado. Hablan de su amores aunque no se cuentan toda la verdad. Verónica habla del primer hombre de su vida que la marcó pero no le cuenta de la venganza de él y que es su hermano. Susana le habla de un hombre al que amó y la engañó pero le oculta que tuvo un hijo de él. Ninguna de las dos puede llegar a sospechar que están hablando del mismo hombre. Susana quiere saber del gran secreto de su familia. Sabe que pasó algo que atormenta a Xevi y quiere saber que es. Verónica empalidece recordando el brutal asesinato de Sebastián. No quiere hablar de eso. El nerviosismo de la menor de las hermanas hace aumentar el interés de Susana en saber lo que pasó. Finalmente Verónica le cuenta todo lo que pasó con Sebastián pero, aunque tiene clavado en su mente ese momento, no le habla de lo que pasó cuando murió. Susana se horroriza al ver lo que fue capaz de hacer el medio hermano de sus medias hermanas y se siente culpable por haber estado lejos de su familia mientras se vivían momentos tan duros. Ahora que ha vuelto a hablar del tema, Verónica se da cuenta que las heridas han cicatrizado aunque aún le atormenta callar quién fue la verdadera asesina de su hermano pero nunca delataría a Emily.
--Ahora entiendo porqué Xevi, me odia tanto... él y mamá... y todas vosotras lo debiste pasar fatal y yo desaparecida.
Acuerdan que ese fin de semana irán a la finca a ver a Carolina de la que no saben nada.
--Le diremos a Xevi que venga. Le hará bien ver a Carolina. Además creo que es un buen momento para cerrar definitivamente el pasado. Le puedes decir a tu amiga que venga... a Emily.
Verónica se pone muy nerviosa:
--No mejor no... no creo que pueda venir.
A Verónica no le apetece volver a esa finca pero piensa que, como dice su hermana mayor, es un buen momento para dejar el pasado atrás. Además quiere saber porque Carolina no ha dado señales de vida. Luego las hermanas hablan del presente. Susana le confiesa que está empezando a sentir algo muy especial por alguien que entró en su vida de una forma un tanto brusca: Luis.

Adriana habla con Casandra.
--¿¡cómo crees que Luis puede ser el padre de mi hijo?¡
--pues te ibas a casar con él... es lo lógico...
--¡jamás me dejaría embarazar por él... además lo hubiera sabido antes...
Casandra la mira con reproche:
--pero si te dejaste embarazar por Alejandro ¿verdad?
Adriana la mira con culpa. Casandra le recrimina:
--¿¡fuiste capaz de acostarse con Alejandro mientras yo lloraba la muerte de tu hijo?¡
Llena de culpa y remordimientos, la madre del difunto dice:
--¡Nadie lo ha llorado más que yo que lo parí¡ ¿¡cómo crees que me sentí al regresar y saber lo que ocurrió?¡ tú sabes que no planeé lo que pasó... pero no pude luchar contra lo que siento... Alejandro me volvió loca y es que lo amo, lo amo... este hijo –se acaricia el vientre—me recordará por siempre el precio tan alto que tuve que pagar por esas horas de felicidad. No pude pensar... me dejé llevar... No pensé que por una vez que cometiera una locura ésta iba a fructificar... La culpa por estar segura que mi hijo murió por culpa de ese mal amor nunca me va a dejar vivir...
Los dos se miran con ojos llorosas.
--¡No debes tener ese hijo... esa mujer no va a permitir que nazca... es capaz de matarte o lo que es peor... matar a Aitor... o a mi hijita¡ --Casandra desesperada.
Adriana se toca el vientre:
--Esa mujer no va a acabar con este hijito mío también... Él va a nacer...
--¡No seas inconsciente... esa loca es capaz de todo cuando sepa que le vas a dar un hijo a su marido¡ ¿¡que es lo que pretendes?¿qué ese hombre se case contigo para que la loca de su esposa nos mate a todos?¡
Adriana con tristeza:
--La muerte de Miquel es un muro que me separará de Alejandro para siempre. Nunca le podré perdonar que su mujer matara a mi hijo. Lo mejor es que nos mantengamos alejadas de esa gente. Alejandro nunca va a saber que le voy a dar un hijo. Si es necesario le voy a pedir a Luis que se case conmigo y le haré creer a él y a todos que es el padre de mi hijo¡
Casandra se queda más tranquila por las palabras de la abuela de su hija pequeña.

*(Luis y Susana siguen con su tórrido romance)*

En ese momento, Luis ha ido a buscar a Susana. Los dos se miran con deseo. Ella se mete en el coche.
--¿por aquí no se va al motel de siempre?¿vamos a otro? –pregunta extrañada.
Él sonríe y le acaricia la mano:
--Tú me estás apoyando en un momento muy duro de mi vida. No quiero que pienses que soy un cerdo que sólo te quiero para tener sexo. Hoy me gustaría que comiéramos juntos.
Los dos se miran y se sonríen.
--Yo no pienso eso de ti... Me gusta mucho hacer el amor contigo.
Él la mira seductor:
--podemos hacer las dos cosas, si tu quieres yo puedo ser el postre.
Los dos se devoran con la mirada.

Alejandro está en su cama acunando a su hijita. La besa con mucho amor. Ella es su alegría, su razón de vivir pero no puede evitar pensar en su amada con nostalgia.
--¿qué habrá sido de ella?¿se habrá casado?¿se acordará de mi? ¿De verdad me amará o sólo seré un pasatiempo para ella? –se pregunta atormentado.
El hombre recuerda con una melancólica sonrisa el momento de amor que compartieron.
Adriana está sobre su cama. Se acaricia el vientre ilusionada pensando en su amado. A pesar que siente remordimientos por sentirse responsable de la muerte de su hijo mayor, le emociona el pensar que en su vientre ha germinado la el fruto de su gran amor, que la semilla de Alejandro está dentro de ella nutriéndose de su cuerpo y que de ella nacerá un nuevo ser con su sangre y la de su amado. Tocándose el vientre reza con angustia:
--sé que no merezco compasión pero ten misericordia de mi, Oh Díos... No me saques a este nuevo hijo que llevo dentro de mi... Ya he perdido dos hijos... No soportaría perder a éste también... Déjalo vivir... No creo que ninguna madre merezca tanto sufrimiento... Además mis hijos no tienen la culpa de mis errores... llévame a mi si quieres pero deja que mi hijo viva... Tú que me has enviado este hijo justo en mi peor momento, dale salud, no le hagas pagar por mis errores. No me lo envíes para darme un sufrimiento más..
La mujer se toca el vientre llorosa, teme por su hijo. Lo desea con fervor. Se emociona imaginado como será un hijo de ella y de Alejandro.
Alejandro mira a su hijita y no puede evitar pensar en Adriana:
--que diferente hubiera sido todo si Adriana hubiera sido tu mamá... Ella sí te habría querido. Ella sí hubiera sido la mamá que tú te mereces.
El hombre está molesto porque Emily es muy distante con la niña y parece como si no la quisiera. Y es que Emily odia a la hija de su amado por haber nacido de Adriana y por eso cuando está con él o la empleado sólo manifiesta frialdad pero a solas recuerda que ese bebita lleva su sangre y la de su amado y no puede evitar sentir ternura.

*(Alejandro un papá feliz aunque quisiera que la madre de su hija fuera Adriana, no imagina que ella la llevó en su vientre.)*

Adriana manifiesta a Casandra su intención de que sea el doctor Eklund la que la atienda en este nuevo embarazo.
--fue muy amable y es muy amigo de mi amiga Encarna. No tiene porqué negarse si ya me atendió la otra vez... Además quiero estar segura que todo está bien, que mi embarazo no se presenta problemático como el anterior... No soportaría perder a este hijo también.
Casandra la tranquiliza.
--Es imposible que tengas tan mala suerte. Todo saldrá bien, tiene que salir bien.
Casandra la acaricia con ternura, Adriana se siente bendita por llevar un hijo de su amado en su vientre y daría su vida con tal que naciera sano y fuerte.

El doctor Eklund se sorprende al saber que Adriana lo quiere ver. Se siente culpable por el daño que le ha hecho y no quiere verla pero le da pena negarse. Le da una cita. El doctor tiene gracias a Emily varias clínicas y la recibe con la mayor serenidad que puede. El doctor no sale de su asombro al saber que la mujer está nuevamente embarazada.
--sé que es un abuso por mi parte pero me gustaría que usted me atendiera. Quiero que este hijo mío tengo el mejor trato para que no lo pierda.
El hombre siente pena de esa mujer que está tan preocupada porque ese nuevo hijo que espera tenga la misma enfermedad de su anterior hijo, una enfermedad que él se inventó. Intenta calmarla:
--Eso fue casual, no se va a repetir. Estoy seguro que está vez todo saldrá bien.
Adriana se acaricia el vientre con emoción. El hombre intenta animarla:
--yo la atenderé durante el embarazo.. Esta vez nada impedirá que su hijo nazca sano y fuerte.
Adriana besa las manos del doctor.
--Muchas gracias, que Díos lo bendiga.
Él retira sus manos para que la mujer no lo siga besando ya que sabe que no se lo merece:
--No diga eso, soy yo el que está en deuda con usted. Usted confió en mi y yo no pude salvar a su bebé.
--Estoy segura que usted hizo todo lo que estuvo en su mano.
El doctor se siente muy culpable por el sufrimiento de la mujer y le ofrece sus servicios gratuitamente. Adriana se lo agradece segura que con su ayuda su hijo nacerá sano y fuerte.

*(Eklund siente culpa del engaño que le hizo a Adriana.)*


    
This message has been edited by ebalaguer on Oct 21, 2008 4:23 PM


 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement