Alejandro (Mauricio Islas) es un joven de muy buenos sentimientos. Forma parte de una familia de clase alta. Adora a sus padres, a su hermana y a su amigo Jose (Mario Duarte) a quien considera un hermano más y al que protege ya que todos se burlan de él por ser homosexual. Por amor a su familia Alejandro se verá obligado a hacer la peor de las traiciones a su amigo. Jose, por amor y odio, se transformará en la princesa Emily de Hannavor (Ana Maria Orozco) para así poder amar libremente a su amigo y destruirlo. Adriana (Mariana Seoane) es una mujer sencilla madre de dos hijos y que sufre por el fracaso de su segundo matrimonio. La vida unirá a Adriana y Alejandro de una manera inesperada.
¡no te pierdas esta webnovela en la que vemos de nuevo a Ana M. Orozco caracterizada como betty, la fea"¡
NO TE PIERDAS EL RESUMEN DE LA NOVELA EN FOTOS: PINCHA AQUI
 

 Return to Index  

CAPITULO 78

December 18 2003 at 12:50 PM
emili  (Acceso ebalaguer)
Owner

 

*(Emily hace creer a su esposo que está esperando un hijo. Alejandro sufre por tener que alejarse de su amada. )*

Emily se da cuenta que su marido no está precisamente feliz por la noticia que le ha dado.
--¡¡maldito, está pensando en ella...¡ --piensa con rabia.
Aunque por dentro es puro odio, la mujer mira a su marido con ternura. Ha decidido cambiar de técnica para no perderlo. Aunque se quiere auto-convencer que lo retiene para destruirlo la verdad es que lo ama por encima de todo y no desea vivir separada de él. Alejandro no puede disimular su pena, le da pánico pensar que su esposa está nuevamente embarazada. No quiere volver a vivir el infierno por el que pasó en el primer embarazo cuando ella no hacía más que amenazarlo con acabar con la vida del bebé. Emily, aunque se quiere hacer creer que finge, simplemente deja aparcado el odio y permite que hable todo el amor que hay dentro de ella. Acaricia al guapo hombre con ternura:
--sé que temes que te vuelva a amenazar, que me porté muy mal contigo la otra vez pero te juro que no volverá a pasar... Te amo y ahora quiero enmendar mis errores. Por culpa de un odio inútil no disfruté de mi primer embarazo y no dejé de atormentarte pero ahora soy feliz sintiendo como tu hijo crece dentro de mi... No habrá amenazas... tu hijo va a nacer... te voy a dar el hombrecito que todo hombre desea.
Emily habla muy dulce mientras acaricia su vientre con la mano de su marido. Alejandro la mira con miedo. Ella lo abraza muy efusiva:
--no tienes nada que temer, vamos a ser muy felices con nuestros dos hijos...
Ella lo besa con amor, lo acaricia con deseo. Él se deja hacer perplejo. Cuando él no la puede ver la mujer sonríe con odio pensando en el sufrimiento de Adriana.

La madre del futuro hijo de Alejandro está encerrada en el sótano de una vieja fábrica de las afueras de la ciudad. LA mujer golpea la puerta como una loca. Grita el nombre de su amado con desesperación. Está segura que Emily está detrás de esta nueva desgracia. Nadie le hace caso y la mujer cae al suelo derrotada por el dolor. Se acaricia el vientre con tristeza:
--yo te voy a proteger, mi pequeño, si es necesario con mi vida pero a ti no te va a pasar nada. Te juro por mi vida que vamos a salir de aquí. No voy a permitir que nadie te haga daño... Esa loca no ha podido descubrir que tú vas a nacer, que un hijo de Alejandro crece dentro de mi... Si supiera esa loca que estoy embarazada me habría matado... Esa es mi salvación, ella ignora que estoy bendecida por dentro... No me podrá retener aquí dentro por mucho tiempo... Me encontrarán antes que tú empieces a hacerte notar...
Adriana se acaricia el vientre y habla con dulzura para no alterar al pequeño que vive de ella pero la verdad es que está muy angustiada pensando en el destino de su hijito y el suyo propio.

Sin sospechar el destino de su amada, Alejandro va aceptando que va a ser papá de nuevo. Sonríe con cierto temor. Ella lo acaricia:
--no temas mi amor... te amo, te amo y te quiero hacer dichoso. Tendrás un hijo sano y fuerte.
Él se siente culpable. Ve a su esposa tan enamorada, tan feliz y se siente mal por no poder corresponder a sus sentimientos.
--¿¿por qué esa cara?¡ ¿no te hace ilusión tener otro hijo?¡ --Emily.
--es mi culpa... debí cuidarme...es que no creo que sea bueno para ti tener dos embarazos tan seguidos... Aún no te habías recuperado del todo de tu primer embarazo y ahora...
Ella lo acaricia enamorada:
--estar embarazada de ti es mi mayor dicha, ojalá te pudiera dar un hijo por año...
--Nunca pensé que me amaras tanto –dice él sorprendido.
--te amo, te amo –dice ella besándolo y desnudándolo.

*(Xevi está feliz al saber que su nieto está con una de sus hijas. )*

*(Mesalina-Susana descubre que su hijo está con su hermana y lo acepta.)*

Aunque el padre Juan no quería hablar, finalmente les da pena y dice:
--sí, yo recibí ese pequeño y se lo entregué a Carolina que había perdido al suyo. Ella lo registró como hijo suyo y de su marido... Le puso Xevi.
Xevi se emociona, Susana se tranquiliza al saber que su hijo está bien y se convence que hizo lo mejor.
--¿pero dónde esta mi hija, mi nieto? –pregunta Xevi con ansiedad.
--Eso sí que no se lo puedo decir, Carolina no quería decir la verdad sobre ese niño y sabía que no lo aceptarían al creer que era hijo de dos hermanos. Se fue del país y no sé nada de ella –cura.
Xevi se angustia, mira con rabia a su hijastra. Verónica abraza a su padre:
--Si ese pequeño es legalmente hijo de Carolina no lo has perdido, mi hermana apareceré pero igualmente Emily nos puede ayudar a encontrarla.
--tienes razón, es una pena que no haya querido acompañarnos... regresamos en seguida... quiero hablar con ella hoy mismo.
El hombre la llama por el móvil pero lo tiene apagado. Se va corriendo para regresar en seguida, las chicas van tras él. A Susana le duele ver el rencor con el que lo mira el viudo de su madre. Además Verónica está consolando a su padre y la deja un poco de lado. Susana siente que el hijo de Sebastián estará mejor con su viuda-hermana y no desea que aparezca.

*(Mientras Alejandro intenta ser feliz con su esposa, Adriana vive su embarazo secuestrada en una fábrica y pensando en él. )*



Emily y Alejandro reposan en la cama desnudos el uno en brazos del otro después de haber hecho furiosamente el amor. No se dicen nada. Ella se siente feliz pero hay dolor, tristeza y rabia en su marido. Con un poco de angustia pero también ilusión, él besa el vientre de su esposa mientras Emily acaricia con deseo la cabeza de su amado. En silencio, sólo para él, Alejandro habla con el pequeño que él cree que crece en el vientre de su esposa:
--tu no tienes la culpa de nada... te juro que te voy a querer mucho, que te voy a querer como a tu hermanita.
Con dolor piensa en Adriana:
--Adiós, adiós para siempre mi amor.
Se tumba al lado de su esposa roto de dolor. Se le escapan las lágrimas. Emily se muere de rabia ya que sabe que el hombre sufre por Adriana pero no le dice nada. Pensando en su amada, Alejandro acaba quedándose dormido. Está completamente desnudo. Emily lo mira con deseo. Recorre el cuerpo desnudo de su apuesto marido con la mirada.
--te amo, te amo... ¡maldito seas¡¡¡ te amo.
Se toca el vientre y se siente vacía y frustrada. Se pone una bata y se va al cuarto de la pequeña Pilar. Se acerca a la cuna con odio:
--¡maldita, maldita...¿¿por qué no eres mi hija?¡¿porqué tuviste que nacer del vientre de esa desgraciada¡¡
Agarra una almohada y la acerca a la cara de la pequeña con intención de ahogarla pero no puede. La mira con ternura:
--¡es su hija, es mi sobrina...¡
Se va del cuarto y se encierra en el baño. Se saca la bata y se mira totalmente desnuda. Se toca el vientre frustrada:
--¿¡porqué esa prostituta ha llevado en su vientre dos hijos de mi Alejandro y yo jamás sabré lo que se siente llevando el hijo de tu amado dentro de mi¡?
Se mira al espejo y se le aparece la imagen de su verdadero rostro retándola. Ella mira la imagen de Jose atormentado. Le parece que esa imagen le habla:
--¡nunca sabrás qué se siente siendo madre porque tú eres un hombre y porque Alejandro es tu hermano¡
Emily se tapa los oídos para no oír pero esa es una realidad que la atormenta. La desquiciada falsa princesa se enfrenta a la imagen que le parece ver en el espejo que no es más que el recuerdo de su verdadero yo:
--¡sí, ya sé que yo soy Jose y que Alejandro es mi hermano, no hace falta que me lo recuerdes no hace falta que me lo recuerdes¡
Emily cae al suelo llorando como una loca. Le da rabia amar a Alejandro y saber que el corazón del hombre le pertenece a Adriana, quiere a la niña pero no puede olvidar que nació del vientre de su rival, desea odiar al hijo que esa mujer lleva en su vientre pero saber que lo va a querer porque es el hijo de su amado y no puede ir contra la sangre de Alejandro, contra su sangre pero a la vez sabe que lo odiará por ser el hijo de esa mujer.

Día a día, semana a semana, mes a mes el vientre de Emily se va inflando gracias a un tratamiento de hormonas. El saber todo lo que está sufriendo su enemiga tiene de muy buen humor a la princesa que se muestra muy dulce y cariñosa con su marido y la pequeña Pilar a pesar que se muere de rabia por el desamor de Alejandro. Emily se traga su rabia y se muestra ante su marido tranquila y serena, tal y como él desea verla. Deja que viva el embarazo con ella y le toque el vientre aunque no sin miedo a que descubra que no hay vida en su vientre. Alejandro está tan feliz por ser papá que está convencido que nota moverse a su hijo dentro de su esposa. El hombre hace un esfuerzo para mostrarse cariñoso con su esposa. Su hija y el bebé que está por nacer son lo más importante para él, es lo primero aunque no puede dejar de pensar en Adriana, la dueña de su corazón.

Adriana sigue encerrada en el vieja fábrica y en la recta final de su embarazo está en muy malas condiciones de salud. No ve a nadie, a penas se alimenta. Está muy débil pero sentir a su hijo dentro de ella le hace fuerte. Teme lo que vaya a ser de ellos pero habla con él, le dice que no tenga miedo. Habla para los dos. Su hijo y pensar en su amado han impedido que la mujer se vuelva loca. No entiende porque nadie la ha encontrado, porque no la han sacado de ese horrible lugar. No imagina que Casandra y Ricardo la buscan desesperados. Han acudido varias veces a la policía, han ido a la prensa, a la televisión, han repartido carteles y todos la ignoran, nadie les escucha. Emily ha movido sus influencias, ha comprado la policía, la prensa, las televisiones... Casandra intenta ser fuerte por el pequeño Aitor, sólo se muestra débil ante Ricardo que la cuida con mucho amor.

*(Ricardo es el mejor apoyo de Casandra)*


    
This message has been edited by ebalaguer on Oct 22, 2008 4:44 PM


 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement