<< Previous Topic | Next Topic >>Return to Index  

CAPITULO 46: 25 AÑOS DESPUÉS

May 10 2004 at 8:06 PM
EMILI  (Acceso 7mayo)

 
CAPITULO 46

galeria
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281436&messageid=1077821432



Mónica, tras la muerte de su hija, cree que el dolor y la culpa van a acabar con ella pero Eros es su alegría.
--tu eres lo único bueno que ha quedado de esa loca historia –dice a su bebé luego de romper la foto de su papá que tenía en la mesita.
No quiere volver a ver a Roc. Después del entierro ella y se pequeño se quedan en casa de su madre. Doña Pilar va a casa del joven a recoger las cosas de su hija y su nieto. Él no dice nada. Está demasiado metido en su dolor. Para Mónica es más fácil superar el dolor ya que sólo con ver la carita de su niño se le pasan todos los males. Él la acompaña en todo momento. Duerme con él y cuando sueña algo que la angustia la tranquiliza ver al pequeño a su lado.

Ha pasado un mes, Roc ha vendido todas las propiedades que tenía en la ciudad y ya lo tiene todo listo para irse a los Ángeles. No tiene pensando volver. Con todo su dolor, va al cementerio. Llora frente a la tumba de su primer amor luego de ponerle una rosa.
--Protege a mi hija, arropala tú que puedes... Perdón por no haber sabido cuidar de ella... Yo quería que viviría, estar conmigo... Era una deuda pendiente, era como si tú vivieras pero ya veo que no se pude, que tú estás muerta para siempre y nada te va a resucitar... Te fuiste con mi hijo y ahora por mi culpa he perdido una nueva oportunidad de ser padre... Debe ser el castigo que tengo que pagar por haberme enamorado de la mujer equivocada...
Antes de abandonar el cementerio va a hacer más visitas. Su hermano y su padre están el uno al lado del otro, su madre está algo más allá. A los 3 les pide perdón. Llorando sangre y lleno de amargura les dice:
--nunca podré encontrar paz y sosiego a mi alma... la culpa me acabará matando y espero que sea pronto... No quiero seguir viviendo así... ojalá no hubiera vuelto... ahora todos estarías vivos... incluyendo el hijo de Mónica y Marc... todo lo he hecho mal y todo ha acabado mal...
Lleno de culpa, Roc se acerca al panteón en el que está su hija. Sabe que no puede entrar y nada se ve desde el exterior. Apoya su cabeza en la pared por la zona en la que fue enterrada y cae de rodillas llorando.

Aimée está preocupada por algo y así se lo hace saber a Mónica.
--¿qué va a pasar con Eros? Roc le va a quitar el apellido... ¿vas a decir que...?
Mónica no la deja continuar:
--¡Eros es mi hijo y así seguirá cuidando... No sé si Roc ha parado con los tramites suponiendo que eso se pueda hacer que no creo y me da igual... ya sea con mi apellido o con el suyo, Eros es mi hijo.
--pero si Roc lleva esto muy lejos... si le quiere quitar el apellido al niño tendrá que demostrar que no es suyo y eso no podrá ser...
--Tranquila, no llegaremos tan lejos... si Roc alega que el hijo no es suyo yo misma diré que así es. Que Eros sí lleva la sangre de Roc es una cosa que nunca nadie más sabrá, sólo tú y yo sabremos esa verdad...
Las palabras de Mónica tranquilizan a su hermana pero no le sacan toda la angustia:
--¿y sí se habría ido ya?¿y será para siempre?
Mónica que sostiene en brazos al pequeño dice:
--Ni lo sé ni me importa.
--¿y no lo piensas retener? –pregunta con miedo.
Aimeé siente miedo que Mónica le confiese la verdad sobre Eros para intentar retenerlo. Muy segura Mónica le dice:
--No sé si Roc se quedaría a mi lado si supiera que Eros es hijo suyo pero es que ahora soy yo la que no quiere estar con Roc y no quiero compartir a mi hijo con él. No quiero que Roc sepa que es el padre de mi hijo, no se lo merece. Si Roc no le saca el apellido a mi hijo él sabrá quien es su padre y que se fue tras la muerte de su hermana pero Roc no se volverá a acercar a nosotras, sé que creer que es hijo del hombre que me violó lo mantendrá alejado de mi y yo no quiero que sea diferente. Yo soy la primera que ahora no quiere que se me acerque. No le podría negar sus derechos de padre pero no me gustaría estar unido a él con algo tan sagrado y tan bello como es un hijo. El amor que una vez sentí por él está muerto y enterrado.
Mónica se traga sus lágrimas y besa a su hijo para olvidar el dolor. Mientras, Roc se aleja en un avión de una tierra que le ha aportado mucho amor pero también mucho dolor. Llora con angustia.

Mónica le lleva unas flores a la tumba de su hija en memoria del día de su humillación. Un año se cumple el primer amor de su vergüenza más grande, de su ultraje, un año de la gestación de su hija. Un año de la profanación más grande que puede vivir una mujer, un infierno que el paso de los meses han conseguido mitigar pero no borrar. Ha aprendido a vivir con ese momento al igual que con el dolor por la muerte de sus dos hijos de su carne. Aunque el rencor ha tapado el amor, Mónica piensa en Roc cada vez que mira a su hijo a la cara ya que cada día se le parece más a él. Un parecido que llena de angustia a Aimeé que vive con la angustia de que algún día se descubra la verdad. Mónica ha escondido todas las fotos de Roc para no tener tentación ni de mirarlas ni de romperlas y es que las quiere guardar por si algún día su hijo le pregunta por su padre. Mónica piensa en Roc como si estuviera muerto. Intenta no pensar en él o al menos no recordarlo con rencor pero no puede. Piensa en Roc todos los días y lo hace con rencor y con odio. La perdida de su bebé hijo de Marc, la traición de Roc con su hermana, las agresiones a las que él la sometió, la brutalidad del hombre que la violó, la muerte de Marc y por último la muerte de su hija. Todo eso es ahora un solo resentimiento, un resentimiento hacia Roc. Como siempre que va al cementerio, se acerca a la tumba de Marc que mantiene cuidada y con flores en memoria del hijo que pudieron tener. No puede evitar sentir culpa por esa perdida siempre que está ante esa tumba. Le duele que Marc muriera sin saber que la hizo un hijo.
--Roc y yo hicimos tanto daño... Me pregunto que habría pasado si me hubiera quedado a tu lado y hubiera dejado vivir a nuestro hijo... Seguro que no habría habido tanto dolor en mi vida y que hubiera vivido más tranquila...
Aunque le viene estos pensamientos piensa que de ser así ahora no tendría a Eros con ella, que seguramente no habría nacido y eso la hace conformarse y resignarse con su suerte. Aimeé no quiere estar cerca de su hijo ni como tía y Mónica se siente madre de Eros. Cuando su bebé la mira con esa carita lo ve tan desprotegido que le es imposible no quererlo y cuando le sonríe la joven siente una gran paz. Mónica vive tranquila siendo madre a tiempo completo. Además Pilar y Ernesto han dejado atrás sus diferencias y vuelven a vivir en armonía.

Mónica llega a su casa corriendo para besar a su hijo. Los pocos ratos que se separa de él lo extraña enormemente. Mónica acaricia y besa a su hijo que la llena totalmente.
--Mi siento tan bien a tu lado espero que esto no cambie nunca, no extraño nada y espero que esto siga así, que puede ignorar a los hombres... ya hace meses que en mi corazón solo hay lugar para un hombre: Eros Annals Llorach y espero que esto no cambie nunca.

25 años después...
Roc está en un departamento en los Ángeles. Ha llegado del trabajo y la soledad lo embarga, una soledad que lo ha convertido en un hombre amargado y triste. Sólo dos cosas le hacen compañía y son un enorme retrato de su primer amor y una foto en la que está él con su pequeña Juliana. No ha querido conservar ninguna foto Mónica pero piensa en ella todas los días y cada vez con menos rencor. Recibe una llamada, es una señorita que se ve muy nerviosa y se presenta como Natalia, la novia de su hijo.
--¿¿qué clase de broma es esta?¡ Yo no tengo ningún hijo...
--¿está seguro que no es usted el Roc Annals que busco? Me ha costado mucho encontrarlo... ¿usted no tuvo un hijo con la señora Mónica Llorach...?
algo se le remueve por dentro al guapo hombre al escuchar ese nombre. Su cara se le ilumina y ya no hay rencor ni dolor.
--¿¡Eros?¡ ¿habla usted de Eros?¡
Roc recuerda que nunca se preocupó por los trámites pero no pensó que existiera en el mundo un hijo que lo creyera su padre. Todo es muy rápido, Roc no siente rencor si no una gran emoción al pensar que ese hijo, que ya es todo un hombre, es sobrino de su primer amor. Natalia sigue hablando.
--menos mal que sí es usted... su hijo y yo nos casamos la próxima semana... Yo no sé porque ustedes ni hablan y Mónica no quiere decir nada y no quiso que lo avisáramos de la boda y aunque Eros no dice nada yo sé que le gustaría conocerlo, lo ha visto en fotos pero no es lo mismo, además está la niña...
Roc siente una emoción especial al oír eso:
--no puede ser lo que estoy pensando... –se dice.
--Eros tiene una niña de 9 años se llama Juliana...
Roc ya no puede seguir hablando, la cara se le ilumina.
--estaré ahí pero no le diga nada a nadie...
Roc cuelga emocionado y sonriendo. Piensa en Mónica, en cuando ella llegó con los dos niños en brazos. Está feliz, está como si volviera ser padre.
--tanto que rechacé yo a ese niño y nunca imaginé la dicha que me podría dar... ¡una nieta... Juliana...¡
Mira la foto de su primer amor y dice:
--Tu sangre vive, hay otra Juliana...
Se estremece al pensar en Mónica:
--eso debió ser cosa suya... Me ama... seguro que me ama tanto como... como ¿yo? ¿es esta emoción que siento yo amor? Tengo que verla, tengo que rectificar mi error... es mi hijo, Eros lleva mi apellido... Juliana Annals... ya me he perdido mucho tiempo y no quiero perder más...
Roc está muy emocionado. Piensa en Juliana, en Mónica.
--a las dos las quise mucho y mi sueño era unirlas en un bebé y el rencor no me dejó ver que Eros era tan sangre de Juliana como mi pobre niña y ahora ese niño que yo tanto rechacé me ha dado la mayor dicha de mi vida... Nunca imaginé que la vida diera segundas oportunidad... Y la voy aprovechar... vaya que sí... Mónica no me puede sacar de mi vida... Soy el padre de su hijo, el abuelo de Juliana...
Roc siente una emoción extraña, desea volver a su tierra, ver a la mujer a la que tanto amó, conocer a la nieta que llega la sangre de sus dos mujeres pero no sabe cual cosa le hace más ilusión. El hombre sonríe, por primera vez en mucho tiempo, sonríe.

A dos días de la boda, Roc aterriza en Barcelona. Es ya de noche pero no quiere esperar por más tiempo. Mientras, Eros está viviendo su despedida de soltero. Unos amigos suyos le han organizado toda una fiesta llena de mujeres. El guapo chico está algo bebido. Hasta él llega una mujer de unos 30 años, una mujer muy sensual que no se presente pero a él se le hace familiar y le atrae desde el primer momento, esa mujer es idéntica a la difunta Juliana, la hermana de Álex.
Roc mientras se va acercando a la casa de Mónica.



Galeria 1
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1077884679
galeria 2:
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1077901542
galeria 3:
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1078424154
galeria 4:
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1078510863
galeria 5
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1079022379--
galeria 6
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1080558679
galeria 7:
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=281518&messageid=1081250671



 
 Respond to this message   
 
  << Previous Topic | Next Topic >>Return to Index  
Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement