Return to Index  

capitulo 26

June 24 2007 at 10:20 PM
emili  (Login losgatosandandesnudos)
from IP address 81.38.86.225

 


Paloma se ha quedado de piedra al ver a Pablo, vivo ante ella. Después de tanto tiempo desaparecido.
--¿¿tú?
La mujer está temblando. Lo que menos le interesa es que el hombre hable. Pablo recuerda a esa mujer, sus besos, sus caricias. Tiene muy presente la última vez que la vio. Le juró que está esperando un hijo suyo, que Andrés miente cuando asegura que ella dice que el hijo es de él. Le duele la cabeza. Lo que aún es un misterio el que le ocurrió, porqué perdió la memoria. Paloma está muy nerviosa aunque finge normalidad:
--¿te ocurre algo?
Pablo mira fijamente a los ojos de Paloma. Mira a Perla a la que se le nota su embarazo. Paloma lleva ropa amplia pero no parece embarazada. Pablo no dice nada. Es Perla la que dice:
--es que tuvo un accidente y perdió la memoria...
Paloma le acaricia el rostro:
--pobrecito... tiene que ser muy duro... ¿y no recuerdas nada?
Pablo siente miedo. No sabe qué pasó y está seguro que no puede confiar en nadie:
--No, no recuerdo nada...
Paloma no puede ocultar su satisfacción. Se muestra maternal:
--pobrecito... Si necesitas algo...
Pablo la mira con dureza y como se supone que es una desconocida para él tampoco a Paloma la llama la atención.
--¿es que nos conocemos? ¿porqué tendría que ayudarme?
Perla se muestra muy amable con los dos:
--hay Pablo, somos cuñados y Paloma es casi mi madre... Es lógico que ella te quiera ayudar...
--Estoy bien... --Pablo.
Pablo se va a retirar.
--No, no te vayas... Andrés se va a enojar si no lo esperas.
--¡luego yo los llamo¡ --dice Pablo seco.
Pablo se va. Paloma no le saca los ojos de encima:
--este hombre cada día está más bueno... ¡que gustazo que me daría con los dos hermanos...¡ --dice para sí.
Se alegra ver que está perfectamente, que no le desfiguró.
--Así loquito de su cabeza me va muy bien, podré volver a divertirme con él sin que sospeche nada --piensa.
--¿te ocurre algo? --Perla.
--No, no... Es que me quedé impresionada con la historia de ese pobre chico... No deberías dejar que se fuera solo...
--bueno... ha vivido todo este tiempo solo...
--Yo creo que deberías dejar que mi chofer lo acompañara...
--No, no pasa... Nada... Tengo su dirección...
A Paloma le brillan los ojos:
--¿y no me la darías? Es que quisiera ayudarlo...
--Si claro... Voy a anotarla...
Perla se retira de la sala. Paloma ve las ecografías de Perla y agarra una.

Pablo está caminando muy aturdido. Piensa en sus encuentros sexuales con Paloma, lo del bebé. En Juliana.
--¡¡Juliana...¡ ¡¡¿¿qué me hizo está mujer?¡
Recuerda acostarse con Paloma y luego despertar en un mundo en el que Juliana era su novia y pobre.
--¿¿qué es esto?¿¿qué?
Pablo llega al apartamento que ha compartido con Juliana.
--¡¡Juliana...¡ ¡¡Juliana...¡
Está como loco. Tiene ganas de aclarar las cosas con ella y le duele no encontrarla. La espera se le hace eterna. Juliana llega feliz, con un sobre en la mano. Pablo está mirando a la ventana. Juliana lo abraza feliz:
--¡¡mi amor... ha pasado algo maravilloso...¡
Pablo se aparta de ella. Se nota molesto.
--¡¡¿qué has hecho conmigo? ¿¿¿qué hago aquí?¡
Juliana no entiende nada.
--mi amor... Somos novios, vivimos juntos...
Pablo está muy alterado:
--¡¡eres una mentirosa...¡ ¡¡¡lo recuerdo todo... no somos nada...¡
Juliana por un lado está feliz de que su amado este bien pero le duele el rechazo de él. Llora pero Pablo no se conmueve.
--¡No me gustan que me engañen... Aprobecharte de mi estado para acostarte conmigo ha sido muy sucio...¡
--dijiste que me amas... --solloza ella.
Pablo se lleva las manos a la cabeza:
--¡¡alguien me quiere muerto y sólo sé que eres tú la que sabes...¡¡
--pero mi amor...
Ella trata de acariciarlo pero él la rechaza.
--¡no me toques...¡
La agarra de los brazos y dice:
--¡¿¿¿quien me quiere muerto? ¿¿o también es mentira? ¿¿qué me hiciste? ¡¡¿fuiste tú la que me provocaste la amnesia?¡
Juliana sobre un gran dolor, el sobre se le cae en el piso. Recuerda como minutos antes el médico le dio una noticia que la hizo muy feliz:
--estás embarazada.
Ahora el padre de ese hijo la está atacando. Juliana llora. Pablo es muy agresivo:
--¡¡di¡ ¿¿qué tienes que ver tú con lo que me pasó?

Por otro lado, Paloma está llegando a casa de Narciso. Los dos se besan apasionadamente. Él la desgarra el vestido. La deja desnuda. Se le ría. Ella se molesta.
--¡¡no te rías...¡
Paloma lleva una faja y además una falsa barriga. Se supone que está embarazada a poco de dar a luz pero que se faja para ocultarlo.
--esto de hacer que uno oculta que está embarazada sin estar embarazada es muy duro...
Narciso se muestra coqueto:
--así me aseguro que sólo estás conmigo...
Paloma es una mujer demasiado apasionada para tener que conformarse con un solo hombre... Camila está siguiendo a Paloma. Le hace fotos entrando en casa de su complice.
--no te vas a salir con la tuya pero antes de caer vas a caer completa... Estoy segura que ocultas más cosas que las de tu falso embarazo... Te vas a arrepentir de haberte puesto en mi contra.

Juliana está llorando.
--No me grites... ¡me dijiste que me amabas¡
Pablo la suelta. Se sienta en el sofá.
--me engañaste... ¿¿qué clase de mujer eres que se acuesta con un hombre con un engaños? ¿¿es que eres una perdida?¡
A Juliana le duele mucho el reproche de Pablo. Lo bofetea.
--¡¡Yo vi como una mujer en el jardin de una gran casa te quiso matar...¡ ¡¡sólo te escondí, te protegí... Dije que eras mi novio para protegerte...¡ ¿¿qué culpa tengo yo de amarte? ¡¡sí he cometido un error es el de enamorarme de ti y querer protegerte¡¡
Pablo se lleva las manos a la cabeza. Trata de calmarse.
--te encuenta que tengo un vacío en mi mente... No recuerdo lo que pasó... No recuerdo que nadie quisiera matarme y de repente soy tu novio... estamos juntos...
Juliana lo acaricia y él no la rechaza:
--¿recuerdas que fuimos felices?
Él sonríe con tristeza:
--sí, lo recuerdo pero ahora eso no es lo que más me importa... ¿tú sabes quien me quiso matar?
Juliana le habla de aquel día en que paseaba y le gustó una casa muy bonita, como vio a esa mujer elegante tirándole una piedra encima. Juliana le describe la casa.
--¡¡Es la de Perla...¡ ¡¡tiene que ser la de ella...¡
Y a la mujer...
--Paloma... --dice Pablo frunciendo el ceño.

Rubén está aburrido y agobiado en la cabaña en la que ha pasado los últimos meses con Sandra. Está llega feliz con comida. Lo quiere besar pero él responde molesto.
--no seas así, mi amor...
A Rubén el encierro lo está matando.
--¡¡es que no sé para que me sacaste de la cárcel...¡¡ ¡¡aquí aún estoy más encerrado...¡
A Sandra le duele que Rubén no valore lo que ha hecho con ella.
--estamos juntos... Creí que esto era lo que tú querías...
Sandra se sienta en la cama. Llora. Rubén se siente culpable. Se pone en cuclillas y la acaricia amorosamente:
--pero es que esto no es vida para ti...
Ella le besa las manos:
--mi vida eres tú... Si tú estás a mi lado no me importa nada.
--No es vida para ninguno de los dos...
Es Estrella la que llega. Rubén abraza a su hermana.
--¡hermana... al fin vienes...¡
Sandra se siente muy incomoda. Nerviosa.
--bueno creí que tú estabas de acuerdo con Sandra... siempre quedaba con ella cerca de aquí... No sabia exactamente donde estaba la cabaña... No podía venir...
Rubén mira a Sandra molesto:
--esto es verdad?
--bueno, era para protegerte...
Los dos hermanos están tan contentos de verse que olvidan el tema de Sandra.
--estoy preocupada por ti... No te puedes seguir escondiendo toda la vida...
Sandra tiene miedo que Rubén haga caso a su hermana.
--¡¡aún no he podido encontrar una manera de destruir a Paloma... pero es que sí vuelves a la cárcel no saldrás...¡
--¡La justicia no se puede comprar¡ --dice Estrella.
Sandra esta desesperada:
--¡¡por favor... La justicia ya se compró Tu hermano ya fue condenado por asesinato...¡
Estrella mira a Sandra molesta:
--¡¡por un crimen del que te iban a condenar a ti...¡ ¡¡no seas tan egoista...¡
A Rubén le duele mucho ver como su amada y su hermana discuten.
--¡¡ya basta...¡ ¡¡no tomen decisiones por mi¡ ¡¡no soy un niño...¡
Las dos chicas se calman.
--Si y hablando de niños... Yo sé que te preocupa tu hijo pero... --va hablando Estrella.
Sandra se queda pálida.
--de qué hijo hablas? --pregunta Rubén.
--¿Sandra no está embarazada?
Rubén se sofoca. Piensa. No, ni loco. No es el momento.
--¡¡claro que no¡
Los dos miran a Sandra.
--lo dije porque no quiero que Rubén se vaya... es por su bien... --Sandra con cierto miedo.
Rubén se molesta un poco:
--Supongo que es imposible... Tú y yo no vamos a tener un hijo... Te estás cuidando ¿no?
Sandra duda:
--bueno... yo...
Rubén se pone furioso:
--¡¡no me digas que te has querido embarazar para retenerme...¡?
Sandra trata de hacerse entender:
--Te amo y me hace tanta ilusión tener un hijo tuyo...
Rubén mira a Sandra con rabia.
--Creí que me amabas en serio pero veo que para ti sólo soy un capricho...
Sandra trata de acariciarlo:
--¡¡No te amo y todo lo que he hecho ha sido por amor...¡
Rubén está muy decepcionado:
--Eres una egoista, querer tener un hijo mío en estas circunstancias...
Estrella tiende una mano a Rubén:
--Mi jefe te va a ayudar... Si dejas de proteger a esta loca y te ocupas sólo de ti...
Sandra mira a Rubén llorosa:
--No me hagas esto... --le suplica.
Rubén tiene la mano de su hermana.
--¡si vamos...¡
Sandra llora desesperada:
--¡¡no me puedes hacer esto...¡
Rubén mira a Sandra lloroso:
--estás mal... necesita ayudas... Ve con tu familia...
Sandra enloquece al ver que Rubén se va en el auto con su hermana. Sale detrás de él. Golpea el auto. Le grita que no se vaya. Rubén la ve enloquecida y siente pena de ella. Pero no se echa atrás. Sandra siente un mareo y cae desmayada pero Rubén ya se ha ido.

Juliana ha llevado a Pablo hasta la casa donde lo recogio. Se quedan escondidos hasta que en su auto ven aparecer a Paloma.
--¡¡esto me da mucho miedo...¡ --le dice ella.
Pablo la toma de la mano. Se acercan a la casa hasta que escondidos Juliana puede ver el rostro de Paloma.
--¡¡sí, es ella...¡
--seguro...
Juliana no tiene dudas en acusar a Paloma como la que intentó asesinarlo. Pablo siente un gran odio. Se lanzaría sobre ella en ese momento pero quiere hacer las cosas bien, quiere destruir a Paloma y para eso hay que pensar bien las cosas.

Mientras Paloma está en su cuarto. Borra el nombre de Perla de la ecografía y escribe el suyo. Federico entra en ese momento.
--¿querías algo?
Paloma se muestra dulce:
--si, mostrarte la ecografía de esa hija que tú no quieres aceptar...
--No es eso... Es que sin pruebas...
Paloma le muestra la ecografía y en plan víctima dice:
--¿¿qué más pruebas quieres?
Federico tiene un nudo en la garganta. No sabe que decir y no dice nada.
--¡¡estúpido...¡ --dice Paloma.
Su plan por hacerse con toda la fortuna de la familia se está demorando:
--¡¡pero todo será mío¡
Desde la ventana ve a Manuel besándose con Mariana.
--¡¡malditos....¡
Por estar de romance con Mariana Manuel no ha caido en las provocaciones de Paloma.
-¡¡debí acabar con esa estúpida...¡
LLama a Narciso.

Pablo ha ido a casa de Andrés. Mientras que Juliana charla con Perla los dos hermanos hablan solos en el cuarto. Pablo quiere hacer una cena familiar en la mansión con Paloma.
--no me parece...
--hermano, recuperé la memoria... Paloma me quiso matar...
--no eso es imposible... ¡Paloma no es una asesina¡
--pues tu eres un mentiroso...
--¿de que hablas?
--segun ella no pasó nada entre los dos y no espera un hijo tuyo... si no mío...
Andrés se pone como loco:
--¡¡pues ahora mismo vamos a aclarar las cosas...¡
Pablo lo retiene:
--no, ¿y si es una asesina?
Aunque le asegura a su hermano que no se enfrentará a Paloma cuando se han ido se va de la casa. Perla no se queda tranquila. Nota que oculta algo y lo sigue sin que él se de cuenta.

Narciso llega a la mansión por llamado de Paloma. Los dos quedan en un rincon alejado del jardín sin saber que uno de los perros de la casa se ha escapado y Marisa se está acercando a ellos. Al verlos se esconde:
--uy estos...
La cocinera no se puede perder ese chisme.
--¡¡quiero que la mates, a Mariana... la mejor amiga de Perla...¡ --Paloma.
--¿y que te ha hecho esa niña tan linda? --Narciso.
--¡¡¿qué te importa...¡ ¡¿¿quiero que la mates?¡
--Es que una cosa es matar al viejo de tu marido --Marisa se pone las manos en la boca con horror pero sigue escuchando-- a tus hijastros pero esa niña... Yo podría ocuparme de ella...
Narciso pone cara de depravado.
--¡haz lo que quieras con esa niña pero la quiero fuera de mi camino... Federico ya cree que el hijo que espero es suyo... pero Manuel se me resiste...¡ ¡¡Tengo que hacerme con el dinero de los dos y matarlos y luego ya robarle a Perla su hijo y hacerle creer a Andrés que es de él y mío...¡
Marisa está escuchando las escalofriantes declaraciones. Nunca pensó que su afición al chisme la llevara a descubrir la maldad de Paloma.
--Sí tranquila... cuando sea el caso yo mataré a tus hijitos como hice con el papá... --Narciso.
--si y podemos hacer creer a todos que fue la loca de Sandra igual que hicimos creer a todos que es una asesina y una drogadicta... --Paloma victoriosa.
La pareja ríe como loca. Oyen ruidos. Se dan cuenta que alguien los escucho. Marisa se esconde muerta de miedo mientras que Narciso busca pistola en mano. Marisa muy asustada oye como Paloma grita:
--¡¡quiero a quien sea muerto¡
La cocinera reza y jura que si la saca de esto no volverá a chismear. Paloma va a la casa porque ha visto llegar el auto de Andrés. Nada más salir del auto ella va a su encuentro:
--mi amor, que alegría...
Perla ha tomado un taxi. No entiende nada. Ha hecho parar cerca de la casa y así a escondidas se acerca para ver que se traen Paloma y Andrés. Ella se muestra cariñosa, Andrés se aparta de ella molesto.
--quiero saber si el hijo que esperas es mío o de Pablo...
Perla lo ha escuchado. Siente una gran revolución dentro de ella. Como si su bebé se estuviera revelando por lo que está escuchando.
--Tuyo... yo jamás he tenido nada con Pablo...
--Pero...
Paloma calla a Andrés con un beso y él aunque trata de rechazarla acaba respondiendo. Perla siente que se rompe por dentro. Un gran dolor en su vientre la parte por dentro. Sangra, grita. Andrés y Paloma, el uno en brazos del otro, miran asustados a Perla que grita angustiada:
--¡¡mi hijo... estoy perdiendo a mi hijo...¡
Aunque le quedaba poco está segura que lo que siente no son los dolores de parto normal.



 
 Respond to this message   
Responses

Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement