Este foro ha sido creado colocar capítulos imaginarios relacionados con La Madrastra. Cualquier mensaje o escrito con tono obsceno, ofensivo o de mal gusto será eliminado a discreción de las manejadoras del foro. Nos reservamos el derecho a restringir la entrada de cualquier participante. Cualquier duda o aclaracion escríbenos a yabismex@yahoo.com.mx
 

 Return to Index  

~Prohibida~ Capítulo 4/2

June 10 2012 at 9:21 PM
  (Acceso Mariixx_RuffoEvora)
de la dirección IP 189.131.126.186

 
forbiddenl.jpg


Chicas aquí está el siguiente capítulo, espero que sea de su agrado, lamento muchísimo hacerlas esperar tanto pero el cole me tiene absorbida a full porque estoy por graduarme de secundaria y bueno son muchas cosas por hacer pero aquí traigo el que sigue, espero sea de su agrado y ustedes deciden lo que ocurra en el siguiente cap pues no está escrito aún y cuando lleguen al final entenderán xq se los digo ¡Espero sus comentarios y que tengan una lectura agradable!

::: Calles de México :::

Vlad iba caminando por ahí, cuando vibró su celular.
V: hola Rafael, ¿cómo van las cosas?
Ra: no muy bien señor, he intentado localizar a la señora Gálvez pero no contesta el teléfono.
V: sí, ya sé por qué no lo contesta, pero no te preocupes, eso lo arreglaré yo personalmente, ¿qué tal van los trámites?
Ra: ya están autorizados Licenciado, sólo falta comenzar el traslado de personal y todo quedará listo.
V: aproximadamente, ¿cuándo llegan ustedes?
Ra: Lorena y yo viajamos esta misma noche para México, el resto del personal llega entre mañana y pasado.
V: me parece perfecto porque tenemos mucho que hacer aquí.
Ra: sí señor, lo debo dejar porque tengo que terminar mi papeleo.
V: de acuerdo, lo espero aquí en la noche, hasta luego (colgó)

::: Mansión Pietrasanta :::

Ana escuchó atentamente las palabras de Natasha y Rodrigo, después agarró sus cosas y se fue a su casa para esperar a su mamá pues tenía mucho que aclarar con ella, aunque no sabía si todo lo realizaría esa misma noche. Mientras la esperaba ingenió un plan maravilloso.

::: Bufete Montejo :::

Deborah se había quedado pensando en lo que le dijo Catalina, quizás tenía razón, pero ¿cómo sabía que no volverían a lastimarla? ¿Quién le aseguraba la felicidad total? ¿Acaso Dios estaba diciéndole que ese era el destino que tenía para ella? Realmente estaba muy confundida por todo lo que estaba ocurriendo, habían sido muchas emociones juntas en pocos días, muy pocos; ¿qué le esperaba de ahora en adelante?

D: (hablando en voz alta) Dios mío, ilumíname para saber qué decisión debo tomar en esta situación, si es que debo darme una segunda oportunidad con Rodrigo o dejar las cosas como estaban.
M: (tocó la puerta) ¿se puede?
D: (calma) adelante
M: ¿está bien? La veo un poco triste, ¿qué tiene?
D: nada Mauricio, no se preocupe, simplemente son algunas confusiones sin importancia.
M: (le tomó la mano) sabe muy bien que en el momento que me necesite, yo estaré ahí para usted, ¿verdad?
D: (lo miró extrañada) sí Mauricio, muchas gracias, pero no se apure, todo tiene solución y pronto la he de encontrar (pensó: eso espero) (sonrió)
B: (entró rápido) Licenciada, perdone que la moleste pero en la sala de juntas hay varias personas que quieren hablar con usted, son personal de una empresa a la que le llevamos el caso.
D: (se levantó) voy para allá, gracias por avisarme (calma)

Cuando Deborah salió, Mauricio y Bárbara se observaron por un momento en completo silencio, no podían creer las palabras que habían salido de la boca de Deborah, ¿acaso era verdad que le agradeció el hecho de que le avisara?

M: ¿te agradeció? (rompiendo el silencio)
B: (sorprendida) me parece que eso dijo, gracias por avisarme ¿qué le pasó?
M: no lo sé, pero tampoco te gritó como de costumbre por haber entrado sin tocar
B: ¿qué le estará pasando? (confundida)
M: si es un cambio permanente, ¡qué bueno! Aunque nunca la había visto con esos modos, ni por etapas o momentos en el tiempo que llevo aquí.
B: yo tampoco y me he quedado bastante sorprendida.
M: esperemos a ver que pasa (dirigiéndose a la salida)
B: (reaccionando en la escena) ¿a ti te gusta la Licenciada verdad?
M: (volteó espantado) ¿qué dices? ¿Cómo piensas eso?
B: por favor, no soy tonta y se ve a leguas la manera en que la miras así como la forma de tu trato hacia ella, ¿tengo razón?
M: (lo pensó un momento) pues sí, tienes razón, vivo enamorado de esa mujer a pesar de su forma de ser, yo no imagino mis días sin su presencia en ellos.
B: Mauricio, lo mejor será que empieces a olvidar ese sentimiento porque ella jamás te va a corresponder, ama a alguien más y no quisiera verte lastimado.
M: lo peor es que estoy consciente de eso, pero no puedo evitarlo, cuando he decidido alejarme de ese amor, vuelvo a verla en el bufete y mi idea se disipa totalmente.
B: ¿tendrás que desilusionarte?
M: ¿a qué te refieres con eso? (confundido)
B: digo que si crees necesario el hecho de tener que verla en brazos de otro para convencerte de que debes olvidarte de ese absurdo
M: el tiempo lo decidirá, por ahora ese sentimiento sigue latente y dudo mucho que logre olvidarla

La tarde siguió su curso. Entrada la noche, Lorena y Rafael llegaron a México estableciéndose en el edificio donde quedaría la empresa de Vlad. De igual forma, Deborah pasó la tarde trabajando y dudando de la decisión que sería correcta para el resto de su vida, sabía que tendría que ceder a su comportamiento y bajar la guardia pero no estaba segura de que pudiera olvidar el trago amargo que pasó 20 años atrás. Sin embargo, lo que más necesitaba era arreglar las cosas con Ana, no podía seguirla tratando como una niña pequeña y mucho menos, ocultarle las cosas que eran tan importantes en la vida de ambas.

::: Mansión Montejo :::

Catalina había salido sin avisar su paradero y Ana se encontraba sola, sentada en la sala esperando a su madre mientras recordaba algunas cosas que la marcaron fuertemente en el pasado y que habían sido por culpa de su madre.

::: Flashback :::

Dos años atrás en los pasillos de la Escuela de Derecho, Deborah llegó buscando a Ana porque debían realizar un viaje de última hora y la escena que presenció no le pareció en lo absoluto; Ana estaba platicando muy feliz con un muchacho de su edad, tomados de la mano y de pronto pasaron a un beso. Todo eso Deborah no lo pudo digerir rápidamente y explotó.

D: ¡Ana Montejo! ¿Qué demonios haces besándote en pleno pasillo con este mequetrefe?

Ambos muchachos se separaron bruscamente y el joven tomó sus cosas huyendo del lugar porque Ana muchas veces le había advertido del carácter de su madre.

A: (pálida) mamá, ¿qué haces aquí?
D: vine porque debemos viajar de última hora confiada en que estás estudiando (enfatizó esa palabra) ¡y mira con lo que me encuentro!
A: ¡no es lo que parece, todo tiene una explicación! (sin saber qué hacer) ese muchacho es sólo mi amigo, yo lo aprecio mucho (nerviosa)
D: ¡a mí no me engañas! (fúrica la tomó del brazo) ¡ese hombre y tú no son sólo amigos! ¡Porque los amigos no se dan besos en la boca y menos de tal manera! ¡Eres una estúpida! ¿Cómo puedes creer que de verdad le importas? Cuando obtenga lo que busca de ti, se irá como la hoja que lleva el viento (furiosa)
A: (unas lágrimas le escurrieron) ¿tú cómo lo puedes saber? Porque no me dejas ser feliz, nunca he podido ver el amor como algo normal porque tú me tienes casi en una cárcel (tomó su mochila y salió corriendo)

Todos en la Escuela se dieron cuenta de la discusión y para las semanas siguientes, ir a clases era un verdadero tormento para Ana.

::: Fin Flashback :::


A: no puedo pensar en que las cosas cambien algún día, desde aquella ocasión, jamás se me acercó otro hombre, no he conocido el verdadero amor por su culpa (con algunas lágrimas)

De pronto se escuchó que alguien abrió la puerta, era su madre quien acababa de llegar pero aún en la oscuridad, pudo notar que su semblante estaba decaído, no era la misma de siempre, algo había ocurrido. Por su lado, Deborah se percató de la mirada de alguien, cuando vio que era Ana, le preguntó qué hacía ahí.

D: ¿qué haces aquí tan temprano y sola? ¿Acaso no está Catalina? (seria)
A: mi nana salió desde hace rato y si estoy aquí es por mi gusto (tajante)
D: (se sorprendió) Ana, necesitamos hablar, creo que es tiempo de aclarar muchas cosas entre nosotras (calma)
A: ¿para qué? (indiferente) si a fin de cuentas, tú siempre vas a llevar la razón
D: hija, estoy tratando de ser accesible y diferente, mi comportamiento no ha sido el mejor pero aún estamos a tiempo de cambiar las cosas.
A: ¿y el recuerdo? ¿Los tragos amargos? ¿Qué hago con ellos? ¿Crees que es muy sencillo dejarlos a un lado con sólo hablar y pedir disculpas? No madre, discúlpame pero esta vez soy yo la que no quiere saber nada de ti ni mucho menos conocer qué es lo que quieres arreglar porque es un daño que para reparar llevará mucho tiempo (triste se levantó y subió las escaleras)
D: (se sentó en el sillón) ¡Dios mío! ¿Qué he hecho? (derramó una lágrima)

Ana había subido a su recámara y al entrar, tomó entre sus manos una foto de su madre embarazada, ¿cómo podían ser tan diferentes las cosas? Todo lo que había pasado no podría olvidarlo pero quizás, superarlo y aprender a vivir con ello.

Realmente le era increíble creer que la mujer de la fotografía fuera su madre, la comparaba a menudo con otra foto que tenía de la actualidad y no eran nada parecidas, ¿cómo era posible que una persona pudiese cambiar tan radicalmente? Y es que si se ponían juntas, no tenían nada en común más que el nombre.


emvaz.jpgvictoriaruffo.jpg


Sin embargo, alguien entró en su habitación y notó lo que ella realizaba.

D: ¿quién te dio esas fotos mías? (sorprendida pero calma)
A: (sin mirarla) mi nana, ya que tú nunca pudiste hacerlo, las necesitaba para una tarea y desde entonces las conservé.
D: (se sentó a su lado) Ana, ¿podríamos hablar?, por favor (serena)

Ana estaba sorprendida, por primera vez en todos sus años de vida, escuchaba a su madre pedir algo con un por favor y sin pegar de gritos, por lo que decidió ceder.

A: de acuerdo, te escucho, ¿de qué quieres hablar? (seria)
D: (nerviosa jugaba con sus manos) bueno, es cierto que no me conoces, pero no es tu culpa, yo no me he tomado nunca el tiempo de poder dedicarte unos minutos y quizás sea un poco tarde, pero es mejor tarde que nunca (esbozó una leve sonrisa)
A: ¿de verdad lo piensas de esa forma? (firme) ¿cómo crees que pude crecer en estos años? Si tú jamás estuviste para mí, no comprendo como puedes decirme que es mejor tarde que nunca, si has sido la primera en negarte ese refrán para aplicarlo en ti.
D: Ana, en los últimos días no he pasado las mejores cosas y he visto la vida desde otro punto, con otra perspectiva, Dios me está dando a entender que he cometido muchos errores y el más grande es dejarte de lado.
A: ¡mira cómo son las cosas! ¿Cuándo decides verlo? Porque no me vas a negar que lo supieras, mi nana siempre te lo dijo; pero nunca te importó, siempre fue más importante tu trabajo y tu vida.
D: reconozco todo eso hija, pero también entiende que mis motivos fueron muy poderosos y no voy a mentirte, ¡me traías recuerdos que deseaba olvidar para siempre, pero eso no significa que no te quisiera! (desesperada)
A: (no podía creerlo) ¿estás hablando en serio? ¿Era más importante un sentimiento, un pasado, un recuerdo, que quién era yo en tu vida?
D: (notando su error) Ana, yo, ¡no sé qué decirte!
A: no me digas más, creo que por hoy escuché más que suficiente y no necesito más, ¡no es nada sencillo enterarme de que he vivido engañada toda mi vida por ti! ¡Ahora vete de mi recámara por favor! (triste)
D: ¡no! no me iré porque vine a que arreglemos las cosas, realmente yo vine a, pues, (con un poco de dificultad) estoy aquí para pedirte una disculpa porque nunca he estado cuando me has necesitado y por lastimarte sin pensar (agachó la cabeza)
A: (dura) no es suficiente unas palabras para olvidar, yo necesito acciones que me demuestren un cambio verdadero y no que es sólo un cuento o algo momentáneo
D: (le tomó una mano) entonces dame la oportunidad hija, por favor, yo necesito que tú me des esa oportunidad de cambiar, no puedo si tú no cooperas, es un trabajo de dos y estoy dispuesta a poner todo lo que este de mi parte para poder lograrlo.
A: (se quedó callada)
D: ya no diré más, piénsalo y cuando tengas una respuesta me la darás a conocer, por lo mientras dejame hacer una cosa
A: (indiferente) ¿cuál?

Deborah se levantó, le dio un abrazo y después un beso en la mejilla, Ana se quedó perpleja, no podía creer el cambio tan radical de su madre, ¿acaso Rodrigo tenía tanto poder en ella? Sin embargo no pudo decirle nada porque cuando reaccionó, su madre ya había salido de la habitación. Era tarde, estaba consciente de eso, pero necesitaba hablar con alguien y decidió salir a buscar a Emanuel, un amigo suyo de mucho tiempo atrás. Paralelamente, Deborah estaba triste, sabía que la actitud de Ana era gracias a ella pero esperaba que su corazón fuera lo bastante noble como para perdonarla; las cosas estaban complicándose y no podía más con eso, necesitaba ver a alguien, conversar y perdonar, así que tomó unas llaves de su caja fuerte, sus cosas y salió.

::: Empresas Vlad, México :::

Vlad iba ingresando al edificio en donde Rafael lo había citado, estaba muy contento porque creía que tenía todo el poder sobre Deborah y que le por fin, podría lograr que ella pasara el resto de su vida a su lado, pero no contaba con que las cosas tomarían un rumbo diferente y que de no poner sus ideas en orden, terminaría perdiendo todo.

V: ¡muy buenas noches! (sonrió)
Ra: Señor, hemos empezado el trabajo aquí, a pesar de que ya es muy tarde queremos dejar todo listo para que mañana comencemos a laborar (acercándose a él)
V: me parece perfecto Rafael (le palmeó el hombro) quiero saber ¿quiénes vinieron contigo? De los trabajadores de sección más importantes, ¡claro!
Ra: ahorita los llamó, permítame (marcó en su intercomunicador) me dicen que en unos minutos vienen, es que están ocupados en el piso de arriba.
V: de acuerdo.

Unos 10 minutos más tarde bajaron los ayudantes de Rafael.

Ra: bien Señor, aquí están.
L: Señor, un placer volverlo a ver, ya nos conocíamos (extendiéndole la mano)
V: así es Lorena, ya nos conocíamos y me da gusto tenerla de nuevo aquí.
Da: mucho gusto señor, mi nombre es David Rinaldi y soy nuevo en sus empresas.
V: el gusto es totalmente mío, espero sea lo suficientemente eficiente.
Ra: lo es, realmente lo es, pero déjeme mostrarle el edificio y su oficina porque todo está casi terminado de montar.
V: claro, (separándose de los otros) quiero que mientras me muestras todo, hablemos de unos encargos que te tengo.
Ra: claro Señor, usted dirá (sonrieron)

::: Casa de Sofía :::

Ana llegó caminando, tocó el timbre y vio asomarse por la ventana a su amiga, cuando le abrió la puerta, lo primero que hizo fue abrazarla; así entraron a la casa y ya ahí comenzaron las preguntas

S: (espantada) ¿qué tienes amiga? ¿Qué pasó? ¿Estás bien?
A: no, no estoy bien, mi mundo está de cabeza Sofí, no sé qué está pasando últimamente que todos en mi casa y mi vida tienen cambios radicales y salen verdades desconocidas que me asustan (desesperada)
S: a ver amiga, lo mejor será que te calmes y me cuentes con calma lo que pasó porque no entiendo nada.

Ana se sentó y le empezó a contar todo lo que su mamá había hecho y lo que le dijo esa tarde, Sofía no podía creerlo, le parecía increíble que la gran Deborah Montejo, hubiese hecho eso; pasaron una hora entera hablando.

::: Paralelamente :::
::: Coche de Deborah :::


Había tomado un rumbo desconocido, realmente no sabía a donde dirigirse, quería arreglar algunas cosas pero a la vez tenía miedo de no saber qué encontraría; después de mucho pensarlo tomó un camino al pasado.

::: Departamento :::

Ingresó la llave a la cerradura y se percató de que no estaba cerrada con seguro, alguien estaba ahí dentro, pero ¿quién? Esa era la duda que le estaba comiendo, sin embargo eso no quitó que entrara. Una vez ahí, los recuerdos se agolparon duramente, ni siquiera cuando entró con Rodrigo en la ocasión anterior que discutieron fue tan difícil pasar.

::: Flashback :::

Rodrigo le había vendado los ojos a ella y la iba guiando hasta el departamento.

D: ¿falta mucho para llegar a la sorpresa?
R: no, no falta mucho mi niña, pero tienes que ser paciente.
D: ya me cansé de subir escalones (rieron)
Una vez que estuvieron enfrente de la puerta
R: ahora sí puedes quitarte la venda de los ojos.
D: (cuando se la quitó) ¿qué es esto? (confundida)
R: es nuestro departamento mi amor (sonrió)
D: ¿cómo? No entiendo, ¿Qué quieres decir?
R: (soltó una risa) me refiero a que cuando nos casemos, este será nuestro hogar, sólo por un tiempo, ¿te gusta?
D: (sorprendida) ¡claro que me gusta!
R: vamos adentro, espero que te agrade la decoración, me ayudó tu amiga porque la verdad soy pésimo para eso de las decoraciones (mientras entraban)
D: (rieron) está hermoso Rodrigo, pero, ¿cómo le hiciste para comprarlo?
R: eso es un secretito, así que no preguntes princesa, mejor disfrutemos el rato que tenemos juntos.
D: Rodrigo, hace unos días tú me preguntaste algo, ¿te acuerdas? (nerviosa)
R: claro que me acuerdo, ¿por qué?
D: porque hoy estoy segura de que me quieres y ya no tengo más dudas para estar junto a ti (tímida)
R: ¿de verdad estás segura? Recuerda que yo no te voy a presionar y por mí podemos esperar (sonrió)
D: (lo abrazó) es que ahora la que no quiere esperar soy yo

::: Fin Flashback :::


::: Casa de Sofía :::

S: (sorprendida) ¿de verdad? No puedo creer todo lo que me has contado, se me hace increíble que tu madre hiciera eso.
A: ¿cómo crees que estoy yo? No sé si es algo temporal o realmente quiere cambiar, no sé qué decisión debo de tomar en cuanto a esto (confundida)
S: ¿por qué no le das una oportunidad Ana? Creo que jamás te había dicho algo como esto y mucho menos se había comportado así, quizás y sea tiempo de cambiar.
A: ¡es que ese es mi problema Sofí, no la conozco bien y no sé cómo tomar esto! (desesperada)
S: mira, yo lo único que puedo ofrecerte es que duermas hoy aquí, a lo mejor te hace bien despejarte y piensas las cosas fríamente, ya mañana será otro día y podrás tomar una decisión mejor.
A: gracias Sofí pero mejor me regreso a mi casa, necesito ver todo lo que tengo como cartas sobre la mesa y hablar con mi nana, ella mejor que nadie me puede decir qué me conviene, muchas gracias por haberme escuchado.
S: no agradezcas amiga, sabes que siempre voy a estar ahí para ti, porque por algo somos amigas de tantos años.

Ana la abrazó y salió de la casa, estaba confundida, sabía que la única persona que podría aclararle las cosas sería su nana.

::: Empresas Vlad, México :::

Mientras iban caminando por los pasillos de la empresa y Rafael le explicaba las cosas, Vlad esperaba el momento adecuado para que le dijera lo que seguía en el plan. Fue hasta que llegaron a su oficina, donde decidió decirle las cosas.

V: (interrumpiéndolo) ya, olvídate de estos asuntos y vamos a los que por ahora son más importantes
Ra: usted dirá Señor
V: quiero que mañana por la tarde pases a casa de Antonio y le digas que quiero verlo aquí y también que me consigas un vuelo para pasado mañana a Estados Unidos porque Fernanda no me contesta y creo que quiere verme en persona ¿de acuerdo?
Ra: claro que sí mi Señor
V: aparte quiero que busques a Ana en el colegio mañana y le digas que venga a verme porque es muy importante que hablemos
Ra: ¿eso es todo?
V: no, por último quiero que le hagas llegar este sobre a Rodrigo Pietrasanta, ¿entendiste?
Ra: perfectamente Licenciado, no se preocupe que para mañana estará listo todo.

::: Mansión Montejo :::

Ana llegó a la casa buscando a Catalina y la encontró en su recámara.

A: Cata, ¿puedo pasar?
C: ¡adelante mi niña! (cuando entró) ¿qué pasó?
A: vengo a hablar contigo de algo importante que pasó hoy
C: espera, antes de que me digas eso, ¿sabes dónde está tu madre?
A: (confundida) ¿qué no está en su habitación?
C: no, cuando llegué no había nadie, tiene media hora que llegué.
A: deja que te cuente lo que pasó, yo creo que eso es la explicación a que ella no esté.

Ana le explicó lo que había pasado esa tarde, Catalina no podía creerlo, ¿Rodrigo de verdad era tan importante para ella? ¿O qué era lo que ocurrió?

::: Departamento :::

Deborah dejó caer una lágrima por el recuerdo y puso sus cosas en el sillón, se dirigió al cuarto en que selló su amor con Rodrigo y se sentó en la cama.

D: ¿cómo es posible que todo terminara tan rápido?

::: Paralelamente en otra habitación :::

Era cierto que alguien más estaba adentro, pero Deborah no se tomó la molestia de revisar quién estaba. Esa persona era Rodrigo Pietrasanta quien estaba en el bar, tomando abrazado a una caja llena de fotos y recuerdos entre ellos.

R: ¿por qué? ¿Por qué te fuiste a los brazos de alguien más? (soltó una lágrima)

::: Habitación principal :::

Deborah se dirigió al estéreo que estaba en la recámara y lo encendió, su sorpresa fue encontrar el mismo disco de hace 20 años, puesto en la misma canción que estaba sonando mientras sellaban su amor

Acariciame
con manos locas enloquéceme
con uñas y sonrisas ámame
amor de amar, amor de piel.
Acaríciame
y ahógame en tus brazos
cuídame
y mátame despacio
mírame
no ves que estoy, muriéndome.
Acaríciame
tan suave como el aire amor
tan fuerte como el huracán
que ciega mi mente.
Acaríciame
y empápame de tu ternura amor
contágiame de esa locura
que hay en tu vientre.
Acaríciame
y róbame como un día amante amor
domíname como un amante
despacio, constante.
Acaríciame
que estoy al rojo vivo
tómame
que soy todo latidos
toda piel
y se feliz teniéndome.
Acaríciame
tan suave como el aire amor
tan fuerte como el huracán
que ciega mi mente.
Acaríciame
y empápame de tu ternura amor
contágiame de esa locura
que hay en tu vientre.
Acaríciame
tan suave como el aire amor
tan fuerte como el huracán
que ciega mi mente.
Acaríciame
no tengas miedo a hacerme daño amor
contágiame de esa locura
que hay en tu vientre
acaríciame.


::: Bar :::

Rodrigo se percató de que estaba sonando música en la habitación principal, se puso de pie y caminó hasta allá; su sorpresa fue ver a la mujer de su vida en ese lugar, ambos estaban ahí pero ¿cuál era el motivo de encontrarse?

::: Mansión Montejo :::

A: nana, quiero que me digas qué hacer
C: yo digo mi niña, que le des esa oportunidad a tu mamá, algo está pasando aquí porque ella jamás había siquiera considerado cambiar un poco, por eso pienso que no puedes juzgarla, mejor coopera
A: ¿crees? (dudosa)
C: bueno, esa es mi opinión pero ¿por qué no escuchas a tu corazón? Quizás él te dé la respuesta mejor que yo, ¿no crees?
A: quizás, pero mejor me voy a dormir, ha sido un día muy difícil nana, quiero descansar para poner mis ideas en orden
C: sí mi niña, descansas

Ana subió hasta su habitación y decidió recostarse a no pensar más, estaba cansada y lo menos que quería era ponerse a analizar la decisión que debía tomar en relación con la situación que estaba viviendo.

::: Departamento :::

Entró sigilosamente, ella estaba sentada en la cama y no lo vio, él se acercó y lentamente le besó el cuello a lo que ella reaccionó en un brinco.

D: (asustada) Rodrigo, ¿qué haces tú aquí?
R: es lo mismo que venía a preguntarte, cuando escuché la música me pareció muy extraño porque sólo tú tienes llave aparte de mí.
D: (nerviosa) bueno, es que necesitaba un lugar para pensar tranquilamente y no se me ocurrió otro.
R: (se acercó peligrosamente) bueno, ¿qué te parece si pensamos juntos?

Deborah se sentía perdida, ese hombre la seguía volviendo loca, además estaba embriagándola con esa loción tan penetrante que siempre utilizaba, era la misma de hace 20 años, no quería cometer el error de confiar de nuevo pero ella también estaba aturdida, no pensaba claro y sólo se quedó observándolo.

R: vamos a dejar todas las dudas atrás mi niña, verás que todo es diferente (le acarició la mejilla)

Ella seguía sin reaccionar, él se acercó más y capturó sus labios, proporcionándole una sensación diferente, extraña pero conocida a la vez; siguió con el beso y lentamente la fue recostando en la cama mientras la llenaba de caricias, de pronto comenzó a dirigir sus manos hacia los botones de su blusa.

::: Continuará :::

¿Acaso Deborah se dejará llevar y terminará entregada a Rodrigo? ¿Qué planea Vlad en realidad? ¿Qué viene ahora con Ana, confiará en su madre? ¿QUÉ OPINAN USTEDES, NOCHE TEKILA O ESPERAMOS OTRO POCO?

 
 Respond to this message   
Titulo de respuestaAutorFecha
 Re: ~Prohibida~ Capítulo 4/2 Jun 10, 2012, 10:45 PM
 Re: ~Prohibida~ Capítulo 4/2ChinisJun 10, 2012, 11:32 PM
 Re: ~Prohibida~ Capítulo 4/2viktoriaevoraJun 11, 2012, 8:57 AM
Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement