Actúan Diego Peretti y Natalia Oreiro, como personajes principales

by Anais R. (no login)

 
Lucía Puenzo: Escribir una novela y filmar no tienen nada que ver
La escritora y cineasta estrena el jueves Wacolda. Diego Peretti y Natalia Oreiro actúan en esta historia sobre la vida de Mengele en el Sur.
[linked image]
Actúan Diego Peretti y Natalia Oreiro, como personajes principales.
Notas RelacionadasMengele y una niñadomingo, 15 de septiembre de 2013

Ambientada en el Sur argentino con Menguele como personaje y basada en una novela que empezó a escribir en unas vacaciones junto a su esposo, el escritor Sergio Bizzio, Wakolda es una historia que Lucía Puenzo decidió filmar, después de haberla escrito.

-¿Recordás cuál fue la primera imagen o idea que despuntó la escritura de Wakolda?

-Sí, lo recuerdo muy claramente. Unos meses antes de escribir Wakolda viajamos de Buenos Aires a Bariloche, en auto, con Sergio y su hijo Blas. Era una viaje que yo había hecho por tierra varias veces, un par de chica y otra vez en la adolescencia, de mochilera. Lo conocía de memoria.

Pero esa fue la primera vez que lo hicimos los tres juntos. Durante la ruta del desierto, esos 300 kilómetros en línea recta, frenamos el auto varias veces a mirar esas pocas casas perdidas que aparecían cada tanto, muchas no tenían ni un árbol que les diera sombra. No tenían agua, la señal de cualquier radio se perdía En una de esas frenadas vimos un grupito de nenas jugando a la soga. Al día siguiente, cuando llegamos a Bariloche, empecé a escribir el primer capítulo de Wakolda. Empieza así: con un grupito de nenas jugando a la soga, y una niña forastera que llega...

-¿Cuánto tiempo te llevó la escritura?

-Un año.

-¿Fue de un tirón o dejaste reposar?

-Fue de un tirón, con algunas frenadas por otros guiones o rodajes.

-¿Cuándo pensaste en que iba a ser libro y película?

-Al año de editarla.

-¿Se puede establecer algún paralelo entre el rodaje de una película y la escritura de la novela en la que se basa?

-Ninguno. Escribir una novela y filmar una película no tienen nada que ver, incluso te diría que son lenguajes opuestos. Cuando escribo literatura no tengo idea hacia dónde voy ni tengo que explicárselo a nadie. Puedo desviarme, perder tiempo, probar rumbos que después no lleven a nada. El cine es pura planificación.

Supongo que por eso lo que más me gusta de filmar son las semanas de rodaje y la edición, porque ahí vuelve a aparecer algo que se acerca a la escritura: en el rodaje, lo imprevisible, aunque haya un plan de rodaje siempre pasan cosas que lo sacuden. Las semanas de edición son lo más parecido a escribir: en un caso con palabras o frases, en el otro con tomas o escenas Vuelve a haber silencio, no hay que darle respuestas a nadie, ahí es donde de verdad aparece la película.

-¿Qué parámetros tenés a la hora de musicalizar tus películas, teniendo en cuenta que pertenecés a una generación muy vinculada al rock?

-Me gustan las películas que no usan el soundtrack esperable. En XXY edité seis meses con música de Patti Smith. Traté de contactarme con ella de todas las maneras posibles, pero en ese momento no lo logré. Cuando no hubo más remedio tuve que sacar su música de la película, pero todavía hoy si veo XXY la escucho con sus canciones. Años después estábamos desayunando con Sergio en un hotel en Roma y de pronto él me dice: Mirá quién está sentada al lado nuestro. Era Patti Smith.

Cuando estaba por saludarla ella se paró para ir a buscar algo al buffet y la pararon tantos fans en el camino de ida y de vuelta que nunca llegó a sentarse otra vez al lado nuestro. El año pasado finalmente nos presentaron, le conté lo que había pasado y me dijo que si hubiera logrado contactarla me regalaba esos temas que había usado. Así que quedamos en contacto y probablemente lo logre en alguna otra de mis películas.

En Wacolda me puse en contacto con Warren Ellis a través de un amigo en común. Esta vez sí llegué a tiempo y la película tiene algunas canciones de su banda Dirty Three. Probablemente para muchos sea una elección extraña tratándose de una película de época (ocurre en el verano del 60), pero siempre sentí que esa zapeada punk que hace la banda de Warren Ellis con Nick Cave tocando el teclado era perfecta para el final.

-Dijiste que Los invisibles, la novela que estás escribiendo ahora, es más disparatada que las anteriores. Creo que eso que llamás disparate te coloca en un tono parecido al de César Aira...

-Me acuerdo muy bien la tarde que leí La Prueba, de Aira. Estaba en cuarto año de la escuela secundaria y la leí tres veces de un tirón. Llegué al final, volví a la primera página y la leí de nuevo. Así, tres veces. Al día siguiente me compré otra novela de Aira. Descubrir a Aira fue entender que hay otras maneras de escribir. El humor, la diversión, la digresión, los desvíos, el disparate, la mezcla de liviandad y genialidad, la reescritura hacia adelante cómo él mismo dice (Aira repite hasta el cansancio que nunca reescribe, nunca revisa ni reescribe)

-¿Podés adelantar algo de Los invisibles?

-Retoma personajes de mi primer corto: Ajo, Ismael y la Enana, tres chicos que son levantados de una ranchada de Once y cruzados por Carmelo rumbo al Uruguay, para robar casas adineradas

-Tu esposo Sergio Bizzio ¿lee tus borradores?





Escrito desde Sep 16, 2013, 10:22 AM

Respond to this message

Return to Index
Respuestas

Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement