Return to Index  

Biografia de Crisol Carabal

February 19 2006 at 1:23 AM
Anonymous  (no login)
de la dirección IP 24.201.167.174

 
De niña se interesó por las artes, impulsada por sus padres, al realizarse como declamadora de poemas y luego descubrió su vocación de actriz en el teatro de su colegio. Iniciándose muy joven, aprobó la prueba de actuación en RCTV y mientras estudiaba con grandes como Horacio Peterson y la primera actriz Amalia Pérez Díaz (su madrina artística), empezó como extra y luego con papeles cortos en diversas telenovelas.

Sin embrago, su primer contacto ante las cámaras fue en el programa “Cuánto Vale el Show” de Guillermo González (transmitido por Radio Caracas Televisión), donde se inició declamando poemas, debido a la herencia artística de su padre, el poeta venezolano Alejandro Caraballo.

Su debut formal fue en la telenovela “Selva María” (1987), haciendo el papel de una muchacha de servicio muy graciosa y ocurrente. Pero, su imagen empezó a hacerse familiar para los televidentes con el rol de la colegiala Charito en “Abigail” (1988), una de las inseparables amigas de travesuras de la protagonista (Catherine Fullop).

Luego vino un período en el que intervino con personajes en las telenovelas “Alma Mía”, “Amanda Sabater” y “De Mujeres”. Fue su rol en “Por Estas Calles” (1992-1994), el que la hizo más conocida ante el público y le dio la oportunidad de destacarse para mejores papeles. En esa larga producción, Crisol interpretó a Bettysabel, una prostituta con muchos conflictos internos cuya madre (Lucha Briceño, interpretada por Carlota Sosa), la llevó a hacer lo que era.

Simultáneamente, fue seleccionada para dar vida a Sarita, la contrafigura de Coraima Torres en “Dulce Ilusión” (1993), una malcriada hija de mamá que le hacía la vida imposible a la galana, en esta versión del cuento de “La Cenicienta” escrita por Mariela Romero.

En 1994, se consagró con su papel coprotagónico de Yomira Sarmiento en la producción meridiana “Pura Sangre”, original del escritor Julio César Mármol; donde sufría por concretar su relación imposible con un cura, hijo de los eternos rivales de su familia. Aquí por primera vez hizo pareja con Vicente Tepedino, con quien tuvo mucha química en pantalla, lo que fue tomado en cuenta por los ejecutivos de TV para futuros proyectos.

A mediados de 1995, luego de mucha preparación y a través de un casting, fue seleccionada para encabezar el elenco de la telenovela “Ilusiones”, original de Luis Colmenares. En esta historia dio vida a Marisol Palacios, joven soñadora y romántica de buena posición social a quien la vida le cambió como un vendaval cuando se enamoró del humilde Octavio Cáceres (Tepedino). El éxito no se hizo esperar, pues esta telenovela se convirtió en una de las más vendidas a nivel internacional de Coral Pictures, proyectándose en países como Estados Unidos (Telemundo), Perú, Ecuador, República Dominicana, Rumania, Francia y se convirtió en la primera novela criolla en venderse a Japón.

Gracias a la proyección internacional de “Ilusiones” y a “Pura Sangre”, Crisol visitó Estados Unidos, en el marco de las ferias de la Independencia de México y fue invitada a París en el marco del Mundial Francia ‘98. También en ese entonces fue seleccionada por la cadena hispana Telemundo de Estados Unidos, para animar los programas especiales: “Novela TV”, actividad que compartió junto a los galanes Guy Ecker (“Café con Aroma de Mujer”) y José Ángel Llamas (“Nada personal”). En el ‘97, la señal de cable Travel Channel Latin América, la escogió para animar cinco programas especiales de la serie “Puntos de Encuentro”, con los que promovió diversos destinos turísticos de Venezuela en el exterior.

Luego realizó una participación especial con un papel característico en “Los Amores de Anita Peña” e interpretó a la caprichosa y malvada Alba Griselda en “María de los Ángeles”.

En diciembre del ‘97, ocurre un acontecimiento trascendental en su vida, ya que fue intervenida por un tumor cerebral, pero afortunadamente su recuperación fue rápida y segura (casi milagrosa). Con este hecho, Crisol ratificó el inmenso cariño que le profesan sus allegados y el público, además de haberle servido para crecer más a nivel personal y espiritual, como si hubiera vuelto a nacer de nuevo, asimilando la vida desde otra perspectiva.

Luego de meses de reposo, regresa a la pantalla con una participación especial en el primer capítulo de “Aunque me Cueste la Vida” (1998), donde interpretó a la gitana herida que desencadenaba el hechizo que haría imposible el amor de los protagonistas. Con “Luisa Fernanda” (1999), bajo el amparo de José Simón Escalona, se da su regreso formal a las telenovelas, con el personaje coprotagónico de Miriam Linares, una joven inteligente, pero tímida y acomplejada por su condición económica, quien padeció por su amor platónico (Ricardo Alamo). Seguidamente, Crisol formó parte del elenco principal de la exitosa telenovela “Mariú” de Julio César Mármol, donde hizo pareja por cuarta vez con Vicente Tepedino.

Además de telenovelas, Crisol también ha participado en diversos unitarios de RCTV como: “La Raya de Cal”, “Colapso”, “La Décima Víctima”, “El Dueño”, “Por Amor a Mikael”, “Imaginación Mortal”, “Acosada” (del cual fue protagonista) y “La Señora de Cárdenas”.

En junio de 2000, toma la decisión de irse del país para mudarse por un buen tiempo a Estados Unidos, específicamente a la ciudad de Nueva York, donde por más de un año estuvo estudiando inglés y cursos relacionados con la actuación, a través de talleres de arte dramático y danza, que tomó en la Academia de Uta Haguen y al participar como oyente en algunas clases del prestigioso Lee Strasberg Institute.

Al regresar a Venezuela en el año 2002, debuta en Venevisión interpretando el papel de la romántica y soñadora Lolita, una de las coprotagonistas de la teleserie “Mambo y Canela”, haciendo pareja con Juan Carlos Vivas. Luego de hacer un papel de la monja gochita en la novela “Trapos íntimos”, en diciembre de 2003 viajó junto a otros destacados actores como Alba Roversi, Francis Romero, Liliana Meléndez y José Luis Zuleta para presentar en un teatro de Nueva York la comedia venezolana “Feliz con mi Barranco”, a la que le fue otorgado el Premio ACE como Montaje Extranjero del Año.

En el año 2004 la vimos como parte del elenco principal de la telenovela “Estrambótica Anastasia”, bajo la pluma de Martin Hahn, donde le dio vida a Gregoria Borovsfky, alias “Goyita”, una tierna mujer con retardo mental moderado que se enamoró de un renegado llamado Maco (Iván Tamayo), demostrándole a todos que a pesar de su condición, podía amar y ser madre como cualquier otra mujer; robándose el cariño de la teleaudiencia.

En el año 2005, paralelo al exitoso montaje de la comedia “Confesiones de Mujeres de 30” junto a Lourdes Valera y Ana María Simona (con más de 5 meses en cartelera, convirtiéndose en un verdadero fenómeno de taquilla); reingresa a Venevisión en calidad de contrafigura de Fabiola Colmenares en la telenovela que prepara el escritor Carlos Pérez y donde da vida a Gloria Miralles, una médico especialista en fertilidad que hará todo lo posible por conquistar el amor del protagonista (Jorge Reyes).

Esta capricorniana devota del Nazareno, reconoce que su pasión de vida es la actuación, carrera a la que ha puesto todo corazón y empeño, para destacarse como una de las más talentosas y queridas actrices jóvenes de Venezuela.


 
 Respond to this message   
Find more forums on TelenovelasCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement