<< Previous Topic | Next Topic >>Return to Index  

La Historia Antes de..

May 19 2006 at 1:13 PM
Yiyis  (no login)
from IP address 206.61.227.142

 
La Historia antes de
Por Yiyis

Este es un intento de historia de cómo se conocieron María y Esteban, de cómo era la vida antes de la muerte de Patricia, antes de La Madrastra... cuando todo era más fácil en apariencia
*************************
En una soleada tarde de verano, un joven alto y muy apuesto decide tomarse un descanso del trabajo y va a una cafetería cercana de sus oficinas. Entra, se sienta y pide algo frío de beber. Mientras espera recorre con la vista el lugar y un alegre grupo de muchachas capta su atención

////// mesa no. 10 /////////
Cinco muchachas hablan animadamente mientras disfrutan de unos helados. Una de ellas, alta, de cabello castaño y muy bonita mueve las manos para pedir atención a sus amigas...

Grace: A ver muchachas, entonces ya quedamos en el plan?
Todas dicen que si a coro
Diana: Si Grace, ya te dijimos que nos parece una excelente idea tratar de relacionarnos en nuestros futuros ámbitos laborales
Joanna: Jajaja oye y tú desde cuando hablas así? Creí que solo íbamos a trabajar en el verano antes de entrar a la universidad
Nadia: Pues eso es lo que dijo Diana, de verdad Joanna que cada días estás peor parece que no pasaste por la prepa, es el colmo!!!

Entonces la última amiga, que en ese tiempo solo las había observado sonriendo tomó parte en la conversación

María: Bueno Nadia, es que tu eras la más inteligente del salón... no nos puedes pedir tanto a las demás, -se ríe-

Nadia se vuelve en su asiento para mirar a su amiga.

Nadia: Maria, tú también eras de las mejores de la escuela, yo sólo soy... ¿cómo se dice? Ah si el producto de mucho estudiar, pero tu tienes talento nato –sonríe a su vez-
María hace como que se abochorna y entonces Grace vuelve a hablar

Grace: Bueno ya, a ver entonces en donde dijeron que iban a pedir empleo?
Diana: Ya te dije que yo voy a ir de voluntaria al hospital iberoamericano, para acostumbrarme a la sangre y todo eso si es que quiero estudiar Medicina
Joanna: Y yo iré al despacho de mi papi para irme relacionando con los juzgados, los inculpados y así practicar para cuando sea abogada
Nadia: Si, ya sabemos que tu papi siempre te arregla todo, bueno pues yo ya pedí un trabajo de asistente en un laboratorio, espero que sirva de practica
Grace: Claro, si recordamos que vas a estudiar Química, yo ya saben que voy a estudiar Gastronomía y le pedí a mi primo que me dejara inspeccionar al chef de su hotel... ¿y tú María?
Maria: Aún no lo he pensado bien, pero creo que me gustaría trabajar en una empresa para saber bien como es la administración, la producción, la mercadotecnia...
Grace: Hay María!!! Lo hubieses dicho desde el principio –se queda pensando en silencio unos segundos- a ya sé, mira justo aquí enfrente esta la empresa de un amigo de mi hermano... quizá el tenga algún empleo para ti, yo te acompaño mañana
María: Gracias Grace, te lo agradecería muchísimo

El mesero le lleva la cuenta al muchacho guapo que a estado observando a las chicas hablar, pero sin escuchar la conversación. Se a fijado sobretodo en una que lleva el cabello suelto, que tiene una sonrisa encantadora y unos ojos verdes muy bonitos... y jamás se imaginó que la vería al día siguiente en su oficina

Parte 2

El joven que realmente era muy apuesto se llamaba Esteban, Esteban San Román.
Aquél día regresó a su casa luego de un arduo día de trabajo. Luego de la muerte de sus padres, sus tías Alba y Carmela se fueron a vivir a la Mansión San Román. Lo cuidaron muy bien y lo mandaron a una buena universidad e hicieron de él un buen hombre. Alba tenía una exagerada predilección por él, para ella no había muchacho más inteligente, más simpático ni más bien parecido que Esteban.
Cuando él tenía 19 años conoció a una muchacha muy atractiva, era una chica muy lista, de cabello oscuro ondulado y ojos azules, ella se obsesionó tanto con él que lo seguía a todas partes y muy pronto consiguió su teléfono, su dirección y hasta una invitación a cenar.
A la tercera cita la tía alba quiso conocer a la muchacha, ella se presentó como Fabiola, hija de un prestigioso empresario y de una excelente licenciada en comercio internacional. A Alba no le cayó bien en lo absoluto, porque creyó que sólo quería el dinero de su muchachito aunque ella ya tuviera suficiente, pero Esteban no hizo mucho caso a las recomendación de la tía y así iniciaron una relación que durante cuatro años fue muy bonita y feliz, Esteban la adoraba pero porque era la primera novia que tenia, luego de esos cuatro años el papá de Fabiola comenzó a tener problemas con sus negocios, luego su esposa le pidió el divorcio y Esteban más que nunca estuvo al lado de Fabiola apoyándola y fue en ese tiempo cuando él le propuso matrimonio, pero más que nada por compromiso y porque él sentía que la amaba.
Pero todo sentimiento hacia Fabiola desapareció aquél día que Grace, una muchacha que casi no conocía fue a su oficina y le presentó a la mujer de su vida.

El papá de María era catedrático en la universidad y su mamá se ocupaba de la casa, se podría decir que tenía lo necesario para vivir cómodamente, porque no eran acaudalados. El padre le había conseguido un lugar en la facultad de Administración y María estaba muy contenta.
Ese día en la cena, María les comentó a sus padres que al día siguiente iría con su amiga Grace a pedir empleo en la empresa de un amigo de su hermano, su papá y su mamá estuvieron de acuerdo con la idea.

Grace pasó por María al día siguiente en su auto. Iban a toda velocidad por una calle despejada.
María estaba lindísima con el traje que se puso, cuando llegaron, Grace la miró largamente y dijo

-¡María! Estas preciosa vestida así, pero te falta maquillaje

Se pasaron unos minutos en el auto mientras Grace la maquillaba
Después, se dirigieron a las oficinas y entraron. Grace solicitó ver al Señor San Román, la señorita secretaria le pidió a su vez que esperaran un momento. Grace y María pudieron notar que la joven estaba embarazada de aproximadamente 4 meses. Ella se comunicó con Esteban a través del comunicador, él aceptó la visita y les dijo que pasaran. Las dos se encaminaron visiblemente emocionadas a la puerta de la oficina.

Grace se adelantó un poco

-¡Esteban! ¿te acuerdas de mí? Soy Grace, la hermana de Rodrigo...
-Claro, Grace ¡cuánto tiempo!... pero siéntense por favor
-Bueno si gracias, mira ella es mi amiga María Fernández Acuña
-Mucho gusto señorita María

María le ofreció su mano y él la estrechó suavemente, el contacto visual fue mágico, ambos sintieron como una sacudida eléctrica.
Esteban se quedó impresionado y no decía nada, pero tampoco soltaba a María
Grace le habló un poco preocupaba

-Esteban... ¿te encuentras bien?
-Eh yo.. si, si claro ¿qué me decías perdón?- dijo él saliendo de su ensimismamiento
-Bueno antes porfis devuélvele su mano a María ¿quieres? – dijo Grace tratando de contener la risa
-Ah si, perdón... disculpe no se que me ocurre – dijo Esteban refiriéndose a María
-No se preocupe señor San Román
- Nada de señor, dime Esteban por favor
-Bueno si, Esteban-interrumpió Grace- la verdad es que venimos a pedirte un favorcito
-¿De que se trata?
-Mira, lo que sucede es que mi amiga María necesita un lugar en el que pueda ir relacionándose con la carrera que va a estudiar, verás ella va a entrar a la facultad de Administración y pues a mi se me ocurrió que como eres tan buen amigo de mi hermano quizá tu podrías ofrecerle algo aquí en tu empresa

De nuevo Esteban se quedo mirando a María de una forma muy especial

-Claro, mira precisamente iba yo a poner un anuncio en el periódico porque Marisol mi secretaria esta esperando un bebé y necesita una licencia temporal.. entonces yo iba a buscar a alguien para suplirla pero ahora me gustaría pedirle a tu amiga que acepte el empleo

Grace se emociono un poco más que María, casi daba saltitos

-Ya ves Mary, yo te lo dije que el bueno de Esteban te iba a aceptar en su empresa
-Pero Grace, yo no se hacer nada de secretaria- dijo casi en un susurro
-No te preocupes- intervino Esteban- me basta con que tengas buena ortografía y sepas manejar bien la computadora
- No hay problema Esteban, mi amiga era la niña genio de la Prepa, ya verás que no te arrepientes de contratarla... bueno ahora te dejamos porque debemos hacer unas compras todavía, pero mañana te prometo que estará aquí a primera hora
-Esta bien, entonces la espero mañana señorita Fernández Acuña
-Hasta mañana

Se despidieron con una larga mirada. Él se quedó muy contento por la visita y deseando de verdad que ya fuera el día siguiente para volver a verla.

Continuará

Parte 3

Esteban se queda muy contento luego de la visita inesperada de Maria. Mientras afuera de la oficina Grace felicita a Maria por haber conseguido el empleo, ella le dice que no es para tanto, que el señor San Román se ve buena persona y que quizás por eso le dio el empleo. Grace no le hace mucho caso porque esta segura de que Esteban no solo contrato a Maria por buena onda y planea preguntarle en la primera oportunidad cuales son sus intenciones con Maria.
Grace le propone que vayan a comprar algo de ropa para su nuevo trabajo, Maria acepta y se van toda la tarde de compras pero le hablan a Nadia, Joanna y Diana para que vayan con ellas.
Las chicas aprovechan para crear también su guardarropas ejecutivo y para felicitar a Maria.

Diana: Maria!!! Estamos muy felices por ti, ya veras que te va ir de lo mejor
Maria: Gracias Diana, yo también te deseo lo mejor en el hospital
Joanna: ya! No hagan como si fuera un adiós permanente, solo ya no nos veremos entre semana
Nadia: Pues podríamos organizar los horarios de las comidas y vernos de vez en cuando para comer juntas
Grace: Me parece perfecto Nady
Todas: Si es una idea genial

Pasan una tarde muy divertida de compras y luego Grace va a dejar a Maria a su casa

Grace: Bueno entonces mañana vengo por ti para llevarte al trabajo no?
Maria. Te lo agradezco mucho pero mejor yo voy sola, me da pena molestarte
Grace: No es ninguna molestia pero si no quieres bueno esta bien
Maria: Mejor mañana te hablo en la tarde para contarte como me fue
Grace: Oye eso suena bien, pero prometido si?
Maria: Ok prometido que te hablo

Maria casi no puede dormir de la emoción de que al día siguiente verá a Esteban que sin duda alguna la ha impresionado... lo que yo podría decir un amor a primera vista

Esteban llega a casa muy sonriente y Carmela se lo encuentra en la escalera

Carmela: Hijito, Estebancito ¡ya llegaste! ¿y esa carita papi? Que de bueno te paso hoy? ándale cuéntame no seas malo

Esteban abraza a la tía y le da un beso en la frente

Esteban: Hay tía si tu supieras, si tu supieras...

En eso llega Alba y acaba con el momento

Alba: Esteban, que bueno que ya llegaste ¿quieres cenar?
Esteban: Hola tías, si creo que algo de comer me caería bien
Alba: Carmela ve a preguntarle a Alfonsina si ya esta lista la cena
Carmela: Pero Albita, yo siempre voy, ándale déjame quedarme si?
Alba: No! anda ve a donde te digo

Carmela mas resignada que obediente se dirige a la cocina
Esteban: No te parece que la tratas muy mal
Alba: Claro que no, lo que pasa es que no sabe reconocer a la autoridad

Carmela grita desde la cocina que la cena esta lista, Alba toma de la mano a Esteban y le acaricia el brazo con afecto.

Alba: Ven hijo, pasemos al comedor

Después de cenar, Esteban sube a acostarse. Mientras se pone el saco del pijama piensa en esa bella mujer que lo a cautivado, con cada botón que se pone va formándose su imagen como en piezas de rompecabezas: los ojos, la sonrisa.. cuando al fin la ve completa suspira y como sin querer baja la mirada hacia su pecho y se da cuenta que a abrochado mal todos los botones, se ríe de su propio atolondramiento y se acomoda bien los botones y se acuesta, pero en cuanta toca la almohada, vino Fabiola a su mente y una gran confusión se apoderó de él ¿qué le ocurría? Él estaba comprometido con Fabiola, pero a la vez no podía dejar de pensar en Maria. Dio vueltas y vuelta en su cama sin encontrar respuestas a sus interrogantes y finalmente se quedó dormido.
Al siguiente día María se levanto temprano, se arregló muy bien, se maquilló cuidadosamente y al final su belleza natural quedo muy resaltada haciéndola lucir hermosa y radiante, tanto que su papá se ofreció a llevarla a las empresas San Román. Una vez ahí, María subió en el elevador muy contenta rumbo a su nuevo trabajo.
Cuando María llegó, Esteban aún no estaba en la oficina por lo que Marisol aprovechó para explicarle donde se ponían los documentos, donde estaban los archivos, el cuarto de copias, etc.

Mientras tanto, Alba, Carmela y Esteban están desayunando en la Mansión San Román, él esta ansioso por irse, aunque también un poco extrañado de si mismo porque nunca había sentido algo que se pareciera a esa loca necesidad de subirse a su auto e ir a toda velocidad a la oficina.
Su tía Alba se encargó de sacarlo de sus pensamientos

Alba: Esteban, ¿ya conseguiste nueva secretaria?
Carmela: Ah si de veras que esta... ¿cómo se llama? Ah si la Mari va a tener bebé. Luego le dices que nos lo traiga a presentar Estebancito!
Alba: Carmela que tonterías dices, yo le preguntaba a Esteban, sino para poner una nuncio en el periódico
Esteban: Gracias tía pero no, justo ayer conseguí a la suplente de Marisol
Alba: ¿y es eficiente? ¿tiene buenas referencias?
Esteban: Bueno me la presentó Grace, la hermana de Rodrigo ¿lo recuerdas? Ella es una muchacha aspirante a la licenciatura en Administración y solo quiere el empleo por un tiempo
Alba: Esta bien, al fin si no resulta eficiente la corres y ya

Esteban se queda callado, pero Carmela de encarga de romper el silencio

Carmela: Y cómo se llama tu nueva secre, papi?

Esteban se vuelve a mirar a la tía Carmela y le dice sonriendo

Esteban: Se llama María, María Fernández Acuña

Esteban se despide con un beso de sus tías y se fue a la oficina. Encontró a Marisol y a María acomodando unos papeles, el entró y dijo “buenos días” las dos se voltearon a mirarlo y Esteban le dedicó una amplia sonrisa a María. Luego Marisol le dio una lista de los pendientes de la oficina y él se fue a su oficina a revisarla.
Un rato después llegó un mensajero con dos ramos de flores.

Mensajero: Buenas tardes, Vengo de Adisu’s Flowers. Busco a las señoritas Marisol Villanueva y María Fernández Acuña
Marisol: Si, somos nosotras ¿qué desea?
Mensajero: Tengo una entrega especial para ustedes. Me regalan un firma por favor – dijo alcanzándole el portapapeles
Marisol: Con mucho gusto, señor

Ella firma la nota y el mensajero les entrega a cada una un ramo de flores, a Marisol unos girasoles y a María unos tulipanes.

Marisol: El señor San Román no suele ser tan detallista, pero creo que te quiso dar la bienvenida
Maria: Es un gesto muy amable de su parte

Pasa el día muy rápido entre papeles, documentos y María esta un poco triste porque no ha visto a Esteban en todo el día porque él se le ha pasado en juntas y recibiendo llamadas importantes. En un momento ya es hora de irse a su casa y ella sale de las oficinas y ve que afuera esta Grace esperándola. Va con ella y luego de saludarla le cuenta lo de las flores, Grace emocionada le dice que fue un buen detalle y después se van a la casa de María.
Tres días después, Marisol ya no va a la oficina y María tiene que hacerse cargo de todo. Mientras pasaba algo a la computadora, Esteban la llamó por el comunicador y le dijo que quería dictarle un informe de ventas, ella fue enseguida.
Esteban estaba sentado, esperándola. Ella llegó y se sentó y él empezó a dictarle el informe, cuando terminó se levantó y fue a pararse a tras de María para revisar que lo hubiera escrito todo correctamente. María estaba muy nerviosa de tenerlo tan cerca y sin querer volvió un poco la cabeza, sin darse cuenta que Esteban hacia lo mismo y entonces la nariz de Esteban quedó de frente con la de María, se miraron y luego lentamente sus labios se fundieron en un tierno pero apasionado beso.

Parte 4

(NOTA Sorry pero no recuerdo el apellido de Bruno y le invente uno)


Maria se queda muy impresionada de que Esteban la haya besado.
Se separa un poco brusca de él

Maria: Señor San Román no se lo que lo ocurre pero yo...
Esteban: No María, no hables, tu sabes que esto tenia que pasar algún día. Desde que te vi sentí algo muy especial y estoy seguro de que tu sentiste lo mismo que yo..

Maria se impresiona mucho pero reacciona rápidamente

Maria: Se equivoca Señor San Román, yo no se a que se refiere

Esteban se queda impactado con la respuesta de María pero no dice nada, ella toma su libreta donde escribió el informe y sale de la oficina para transcribirlo en la computadora.

Fabiola decidió continuar sus estudios una vez que se graduó de la carrera. Ahora estudiaba una maestría y el Profesor Gabriel Fernández era su catedrático. Fabiola y él mantenían una buena relación amistosa y ella un día le comentó que muy pronto se iba a casar, él le pregunto si eso no ocasionaría su deserción en la universidad y ella le aseguro que era poco probable ya que su futuro marido era un hombre sumamente comprensivo, además de un exitoso empresario. El profesor tiene cierto interés en conocer el nombre del muchacho y Fabiola le dice radiante que su futuro esposo es Esteban San Román.

Esteban no va a aceptar las negativas de María y decide tratar de conquistarla aunque aún no tiene el valor necesario para romper el compromiso con Fabiola, pero esta convencido de que la mujer de su vida es maría y que luchará por ella.
Un día estaba pensando todo eso sentado en la sala de su casa, con la cabeza entre las manos y la tía Carmela llegó, lo vio tan preocupado que decidió acercarse para ver que le pasaba.

Carmela: Estebancito, papi, ¿qué tienes hijo? ¿pasa algo en el trabajo?
Esteban: No tía, la empresa va bien... es solo que yo, no sé estoy confundido
Carmela: A ver papi, cuéntaselo todo a tu tía Carmelita quizá yo te pueda ayudar

Esteban miro a Carmela profundamente, en sus ojos pudo ver todo ese afecto que le tenía y creyó que el cariño de su tía era lo más cercano al de una madre. Y como lo haría un hijo con su mamá, él decidió contarle sus problemas.

Esteban: Lo que pasa es que estoy enamorado de una mujer
Carmela: Ah, de la Fabi
Esteban: No tía, de María, mi secretaria
Carmela: Pero como, a ver explícame hijo
Esteban: Verás, desde que la vi en una cafetería, me impactó su belleza y luego estos día que la he conocido como persona, estoy convencido que me encantaría pasar el resto de mi vida con ella

Carmela se queda viendo a Esteban, abriendo los ojos como platos

Carmela: O sea, tu dices casarte con ella, no con la Fabi
Esteban: Exacto, ya se que me estoy comportando mal pero...
Carmela; No déjate de eso, que no te importa que no sea de tu misma posición social, hijo?
Esteban: No tía, lo único que me importa es estar con ella
Carmela: Ay hijito, yo pienso que ese, eso que tu sientes es amor del bueno papi, y siempre, siempre óyelo bien, tienes que hacer lo que tu corazoncito te diga, hijo
Esteban: Pero no se por que ella me rechaza, tía
Carmela: Pues insístele hijo, que solo así sabrás si ella siente lo mismo por ti
Esteban: Estoy seguro que si, pero me imagino que tiene miedo de expresarlo
Carmela: Entonces tal vez piense que solo quieres jugar con ella, pero demuéstrale que tus intenciones son serias, hijo
Esteban: Eso haré, gracias tía, eres la mejor tía del mundo te quiero mucho

Esteban se levanta y le da un beso en la frente, la abraza y luego se sube la escalera. Carmela se queda en el salón, sonriendo.

Al día siguiente Esteban pasa ala florería por un arreglo enorme de distintas flores y luego se va muy contento a la oficina. Se sube al elevador y cuando se vuelve a abrir se da cuenta que María no se ha dado cuenta que él esta allí, avanza despacio hacia su escritorio donde ella esta inclinada escribiendo, con apariencia de estar muy concentrada. El llega, se para enfrente y le dice en voz baja para no asustarla “Sorpresa”, María de cualquier manera dio un respingo y se quedo mirando a Esteban, que se había escondido tras el arreglo de flores que sostenía en sus manos. Sonrió pero era experta en tratar de ocultar sus sentimientos así que le contesto con un frío “Ah señor San Román, es usted, llamó su nuevo inversionista que lo espera a cenar esta noche en el hotel donde se hospeda”.
Esteban se asoma de detrás de las flores y se queda mirando a María un poquito decepcionado. Puso las flores en el piso y se acomodó en cuclillas para quedar al nivel de María

Esteban: Maria!, Maria que pasa? porque estas tan seria conmigo? Hice algo que te molestara?, por favor contéstame! – decía mientras trataba de buscarle la mirada porque ella seguía inclinada escribiendo- María háblame por favor- y entonces le sujeto suavemente el mentón e hizo que lo mirara a los ojos- María ya se que tú piensas que solo estoy jugando contigo, pero créeme, nunca había sentido esto por ninguna mujer, te pido con todo mi corazón que por favor me des una oportunidad para demostrártelo

Maria se quedo mirando a Esteban unos segundo antes de contestar

Maria: Esteban, mira yo pienso que esto solo es una coincidencia, una confusión, un error del destino, no puede haber nada entre nosotros porque tu y yo pertenecemos a mundos distintos, yo no estaré mucho tiempo aquí porque me irá a la universidad y tu seguirá trabajando aquí y no es probable que nos volveremos a ver.
Esteban: maría, a mi no me importa lo que tenga que pasar ni lo que tenga que hacer para estar contigo, entiéndeme por favor.
María: No Esteban, yo pienso que esto no puede ser
Esteban: Pero, ¿por qué no? María, ¿qué hago para que me creas, para que te convenzas de que mis intenciones son serias?
María: Tu no tienes que demostrarme nada, Esteban
Esteban: No, mira y sé, consígueme por favor una cita con tu papá, quiero pedirle que me deje acercarme a ti, hablarle de mis intenciones...
María: Esteban yo no creo que...

Esteban se levanta, se pone serio y le dice a María.

Esteban: Señorita Fernández Acuña, haga lo que le digo por favor, mientras tanto yo iré a llamar al inversionista

Maria se queda paralizada con la actuación de Esteban, lo vio como se iba a su oficina y cerraba la puerta tras de sí


Bruno Robledo era un joven empresario con cierto éxito. Normalmente vivía en Canadá, pero temporalmente estaba en México por asuntos de negocios.
Pese a no ser un galán, tenía mucho éxito con la mujeres. Sentado en el bar de su hotel evaluaba a la mesera con la mirada. Dentro de algunas horas tenía un cita de negocios con el joven Esteban San Román. Bruno era algo mayor que él y le disgustaba un poco hacer tratos con un hombre más joven, por que según lo que le habían dicho, Esteban San Román aún no cumplía los 25 años y ni siquiera estaba casado. Bueno, él tampoco, era demasiado libertino como para comprometerse con una mujer... eso decía él pero la verdad es que nadie lo había impresionado lo suficiente como para querer casarse.


María no cabía en si de emoción, esa tarde salió de las empresas San Román muy contenta, casi daba saltitos. Lo primero que se le ocurrió fue llamar a Grace... después de todo era su mejor amiga y debía compartir ese momento con ella.
Grace contesto al tercer o cuarto timbrazo, tiempo suficiente para que María pensara en lo que le iba a decir

Grace: ¿Bueno? Habla Grace
María: Esteban me confeso que esta enamorado de mi
Grace: Maria? Amiga no puedo creerlo!!! Enserio te dijo eso??? Lo sabia!!! Ese Esteban es un pícaro! Pero a ver cuéntamelo todo
Maria: Pues...
Grace: No mira, tengo una mejor idea ¿dónde estas?
Maria: Afuera de la empresa
Grace: Entonces paso por ti, mientras les hablo a las chicas, esto hay que celebrarlo juntas

En menos de 15 minutos, Grace, Joanna, Nadia y Diana están con María abrazándola y felicitándola

Diana: Estoy muy feliz por ti María
Nadia: Si, amiga es una gran noticia
Joanna: Claro que no te ibas a quedar a vestir santos solo por lo que paso con Antonio
Todas: Joanna!!!!!
Joanna: Perdón… no quise hacerte sentir mal María perdóname soy una tonta
Nadia: Pues la verdad si
Maria. No, no te preocupes Joanna, ya no me afecta
Grace: Claro que ya no le afecta, María no va a permitir que el recuerdo de ese patán arruine este momento ¿verdad María? Bueno ahora todas a mi casa a festejar la nueva conquista de Mary!!!!!!!!!!

Todas se ríen y cada quien se va en su coche, María se va con Grace y durante el camino se acuerda de esos dolorosos momentos que la hizo pasar Antonio en la preparatoria

****FLASH BACK****

Se ve a un muchacho alto y fornido que trae un jersey de fútbol americano, avanza por el pasillo y todas la chicas se le quedan viendo, él saluda a algunas al pasar y ellas tienen aspecto de que como que se van a derretir. Se llama Antonio pero todos le dicen Toño. Llega al final del pasillo y encuentra a María que esta acomodando unos libros en su casillero.
Toño: Hola preciosa
Maria: Hola mi amor
Toño se inclina un poco y le da un beso
Toño: Venia a verte para preguntarte si quieres salir conmigo hoy en la tarde
Maria: Claro, a que hora?
Toño: Emm... te parece bien como a las 6?
Maria: Perfecto te estaré esperando

A Grace nunca le terminó de gustar ese muchacho, había algo raro en él y se lo decía constantemente a María.
Aquel día se tuvieron que quedar después de clases en el laboratorio para reponer una práctica de Biología pero se les hizo muy tarde y salieron casi a las 5. María estaba un poco alterada porque ya se le había hecho tarde para su cita. Las dos salen corriendo y entonces se encuentran de frente con Toño que esta con otra muchacha besándose. Maria se queda paralizada y Grace los mira con la boca abierta. Toño se da cuenta de que María lo ha descubierto, se acerca e intenta componer las cosas pero María le de una bofetada y se va corriendo seguida por Grace que al pasar le lanza una mirada reprobatoria a Toño.

******** FIN FLASH BACK*********

Grace se queda mirando a María que esta muy pensativa

Grace: Maria, por favor no me digas que estas pensando en Antonio
Maria: No como crees
Grace: Amiga a mi no me engañas, pero mira ya no pienses en él
María: Es que me da un poco de miedo
Grace: Miedo porque Maria? Mira, Esteban si es un buen muchacho yo nunca me equivoco en esas cuestiones, porque crees que ya dure tanto con David eh?

Grace le sonríe y Maria trata de devolverle la sonrisa pero no puede

Grace: Ya Mary no pienses en eso, va a ver que nos la vamos a pasar muy bien en mi casa al fin es vienes y nos podemos desvelar

Llegan a la casa de Grace, Diana se retrasa un poco porque pasa a comprar cosas de comer y entonces ya todas juntas no dejan de felicitar a María y pasan una tarde muy agradable.

En la noche María llega a su casa. En la cena, un poco tímida le dice a su papá que un muchacho que la pretende (no le dice el nombre) quiere hablar con él y todo eso. El papá dice que esta de acuerdo y que espera que sea un buen muchacho, que si no que ni piense que la va a dejar andar con él. María sonríe porque esta segura que Esteban le va a caer bien a su papá por ser un muchacho tan bien educado, formal, atento...

Al lunes siguiente María le dice a Esteban que su papá dijo que podía recibirlo el jueves en la noche

Maria: Pero ese mismo días tienes una cena con el señor Bruno, el inversionista
Esteban: Bruno puede esperar, cancela esa cita... yo en cambio por nada del mundo me perdería el compromiso más importante de mi vida.

Parte 5


Esteban llama a Bruno para cancelar su cita del jueves, porque sabe que María no lo va a hacer.
Bruno finge que no le importa dejar la cita para otro día, pero la verdad se molesta mucho, porque como dijimos antes le molesta tratar con un muchacho más joven.

La mamá de María prepara todo para la gran noche del jueves, María ya la ha puesto sobre aviso de que se trata todo, porque a su papá solo le dijo que un muchacho amigo suyo vendría a cenar.
Aunque no se lo digan claramente, Gabriel Fernández tiene la certeza de que ese muchacho no solo es amigo de María, le da un poco de celos normales de papá pero en el fondo esta feliz porque eso significa que María ya no se acuerda de Antonio, al menos no tanto.

Grace va esa tarde para ayudar a la mamá de María mientras ella esta en el trabajo. Realmente sabía a lo que se iba a dedicar en el futuro porque era una excelente chef y preparo muchas cosas deliciosas de cenar.
Cuando llego María, la vio ahí con su mamá en la cocina, se recargó contra la puerta mientras sonreía y le agradeció a Dios y al destino haberse encontrado a Grace en su camino y tenerla como amiga.

Esteban esta muy nervioso en su recámara acomodándose la corbata y viéndose una y otra vez en el espejo, al final sale guapísimo y muy elegante. La tía Carmela lo descubre saliendo de su habitación y le pregunta que a dónde va

Carmela: A donde tan guapo Estebancito?
Esteban: Este... yo tengo una cita con ... un inversionista tía
Carmela: Seguro que no me mientes? No será que vas a ver a esta... ¿cómo se llama? A si a María?

Esteban se queda mirando a la tía

Esteban: Tía a ti no te puedo mentir, si voy a verla a ella, voy a hablar con su papá para que me deje ser su novio y así ella vea que la quiero de verdad
Carmela: ay hijo, pero si tu todavía no rompes con la Fabi... ten cuidado papi porque eso que haces no esta bien
Esteban: pero si tu me dijiste que escuchara a mi corazón
Carmela: Pues si hijo pero creí que te había dicho que terminaras primero con esta Fabi
Esteban: No te preocupes tía, solo estoy esperando el momento adecuado
Carmela: Bueno Estebancito si tu lo dices....

Grace se va luego de dejar la mesa puesta que luce espectacular, María, su mamá y su papá esperan a Esteban en la sala. Ella esta sumamente nerviosa.

Esteban llega y muy educado se presenta con sus papás de María. Al papá le suena el nombre de Esteban de algún lado pero en ese momento no se acuerda.
La cena transcurre muy animada entre risas y comentarios. El papá de María no le quita los ojos de encima a Esteban, no esta seguro pero hay algo en ese hombre que no le gusta... además está seguro que a oído su nombre en alguna parte.

Y entonces casi al final de la cena, justo antes del postre y de que Esteban le dijera algo al papá de María....
Gabriel Fernández recordó de golpe en dónde había oído antes mencionar a Esteban San Román.

Papá: María, podrías acompañar a tu madre a la cocina por el postre?
María: si claro

María y su mamá se levantan y van por el postre

Papá: y dígame algo joven San Román, ¿cuáles son sus verdaderas intenciones con mi hija?
Esteban: Pues yo quiero pedirle que me deje acercarme a ella, no sé salir conocernos y pues en un futuro no muy lejano casarnos.
Papá: y también espera que yo me crea todo eso
Esteban: Señor Fernández, no se a que se refiera, yo le hablo con toda sinceridad
Papá. No, a mi no me va a engañar jovencito, yo se que usted esta comprometido con Fabiola Granados.

Esteban se queda paralizado con semejante comentario, no sabe que decir, y solo acierta a decir

Esteban: como lo supo?
Papá: ella es mi alumna en la universidad
Esteban: pero señor... yo... ese compromiso no... yo ya termine con Fabiola hace mucho tiempo!
Papá: no le creo, todavía hoy me dijo algo sobre la boda
Esteban: pero es que yo... yo amo a María.. se lo juro
Papá: a mi no me va a convencer de lo contrario señor san Román y ahora le ruego que por favor deje en paz a mi hija, que no se vuelva a acercar a ella y que se olvide de que ella siga trabajando en su empresa.
Esteban: no por favor... déjeme explicarle
Papá: no tiene que explicarme nada, ahora le ruego que se marche yo lo disculparé con María por irse precipitadamente

Esteban no tiene más remedio que irse.
Al día siguiente el papá le dice a María que Esteban antes de irse le dijo que no tenía que ir a trabajar en viernes así que ella aprovecha para encontrarse con sus amigas.

El papá de María hace varios trámites en la universidad y le consigue a María una beca para ir a estudiar a Madrid a la universidad Complutense, le duele que ella se vaya de México pero la prefiere lejos antes que cerca de Esteban San Román.

María les cuenta a sus amigas que la cena salió muy bien pero que Esteban se tuvo que ir de improviso antes de hablar con su papá, pero que espera que otro día ellos dos hablen. Por ahora les confiesa que aceptará ser novia de Esteban.
Las chicas se emocionan mucho por Maria. Luego de unas horas, María se va a su casa y se encuentra con muy malas noticias.
El papá le cuenta que le lo de la beca, ella se pone muy contenta

María: Va a ser muy emocionante estudiar en Madrid, pero no quisiera dejar a Esteban justo ahora
Papá: María será mejor que no pienses más en ese mequetrefe

El papá no tiene más remedio que contarle la historia. María se pone muy triste. No puede creer que dos veces ya le hayan hecho lo mismo, primero Antonio y luego Esteban y decide que si se va a Madrid, quizás ahí logre olvidarse para siempre de los dos.

Parte 6

María se va al aeropuerto y se sienta a esperar su vuelo que la llevaría a Madrid. Piensa en Esteban, en Antonio, en lo que ambos le hicieron. Entonces recuerda que con lo apresurado del viaje, (mas bien yo diría de la huida) ni siquiera les avisó a sus amigas, pero se prometió mentalmente que le llamaría a Grace en cuanto estuviera en España.
El viaje transcurre relativamente tranquilo. Todo estaba planeado para que llegando a la ciudad se instalara cómodamente en una casa de asistencia exclusiva y reserva a para los estudiantes que hacían intercambio con la universidad Complutense.
Una vez que María acomoda su equipaje decide llamarle a Grace.

Grace: Bueno? Habla Grace
María: Amiga, creo que te equivocaste con Esteban
Grace: María? Cómo? no entiendo, explícate por favor!
María: Pues si, Esteban me engañó igual o peor que Antonio
Grace: No entiendo nada, pero mira te propongo algo tengo un remedio excelente para estos casos: helado y chocolate... para que se te baje la tristeza... calculo llegar a tu casa en media hora espérame si?
María: Lo que pasa es que no estoy en México
Grace: Cómo? De que hablas? Dónde estas entonces?
María: En Madrid, voy a estudiar aquí la carrera y tal vez regrese cuando termine
Grace: Que! Te fuiste sin avisar...
María. Lo siento fue algo muy rápido
Grace: Las muchachas y yo te vamos a echar de menos
María: Lo siento mucho...

Se despiden no sin antes de que María le de a Grace su nuevo teléfono y dirección para estar en contacto.
Grace se preocupa por María y reúne a las amigas para contarles las nuevas noticias

Mientras tanto Esteban va a la casa de María. La mamá abre y le dice que cómo se atreve a ir ahí y todavía preguntar por María, él le pide que por favor le deje verla y ella le dice que María se fue muy lejos y que nunca va a regresar.
Esteban se pone loquito de tristeza... no puede creer lo que ha provocado sus mentiras y decide ir a acabar de una buena vez con todo eso.
Va a casa de Fabiola, ella lo recibe gustosa pero su expresión feliz cambia a desconcertada cuando ve la cara de Esteban

Fabiola: Te ocurre algo mi amor?
Esteban: Yo... Fabiola... tengo algo que decirte
Fabiola: Claro mi amor dime es algo de la boda?
Esteban: Si, es algo de la boda
Fabiola: Entonces dímelo
Esteban: Lo que pasa es que... yo ya no me voy a casar contigo

Las últimas palabras de Esteban resuenan en los oídos de Fabiola como en un sueño, ella se queda ofuscada pero trata de salir de la confusión

Fabiola: Perdón Esteban, pero me pareció que no oí bien
Esteban. Te dije que ya no quiero casarme contigo

Fabiola se pone histérica

Fabiola: Y me puedes decir porque hasta ahora me lo dices.. cuando ya casi esta todo listo? Eh? Dímelo no te quedes callado
Esteban: Lo que pasa es que descubrí que no es a ti a quién realmente amo
Fabiola: Y entonces a quién eh? Debe ser cualquier mujer de la calle
Esteban: Te equivocas, ella es una muchacha decente
Fabiola: Pues ni tan decente, porque de seguro te ha enredado y por eso ahora quieres dejarme
Esteban: No te permito que hables así de María
Fabiola: Ah entonces se llama María eh? Bien, bien sabes una cosa Esteban? Ya no me importa, vete pero te juro que tu y esa mujer no serán felices, yo acabaré con ella te lo juro
Esteban. Fabiola, no puedes estar hablando en serio, tu eres una buena persona... noble, comprensiva
Fabiola: Desde ahora ya no, te haré pagar todo este sufrimiento
Esteban: Quiero decirte que sigues teniendo todo mi apoyo
Fabiola: Yo no quiero tu dinero, yo quiero casarme

Esteban se va dejando sola a Fabiola y decide ir a buscar a Grace, ella es la única que le puede decir en dónde está María.
Grace no lo recibe muy bien que digamos

Grace: Que haces aquí?
Esteban: Grace, vine a preguntarte por María
Grace: Cómo? Como te atreves Esteban, yo pensé que tu la querías y resulta que estabas comprometido con otra
Esteban: Grace ya se que fue un gran error pero te juro que yo a la que amo es a María
Grace: ah si? No me digas
Esteban: Grace te lo juro... yo... no se si viviré sin María, su madre me dijo que se fue y que no volverá

Grace se queda mirando a Esteban con mucha atención, algo le dice que él le esta diciendo la verdad, que realmente esta enamorado de María, que la ama y que quizás si sea cierto que le costará trabajo la vida sin ella

Grace: Mira, yo nunca me equivoco en estas cuestione y espero que no sea la primera vez

En un par de horas Esteban esta en el aeropuerto esperando el vuelo a Madrid
Piensa

“María, hay un océano entre tu y o, pero ni el mar ni nada me alejaran de ti esta vez”

Esteban llega a Madrid, en un pedacito de papel tiene anotada la dirección que le dio Grace, confió estar ahí lo más pronto posible, ya tenía ganas de abrazar a María, de decirle que la amaba pero se tardó más de seis horas en encontrar la dirección.
Más desanimado que nunca camina por una calle llena de gente cuando de pronto vio algo que le devolvió la sonrisa. Sobre una pared, en letras grandes estaba escrito el nombre de la calle dónde vivía María.
Verifico las anotaciones de Grace para descartar toda equivocación y emocionado se encaminó buscando el número 34 como loco.

Esteban: 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34 Aquí es!!!!!!!

Toca la puerta un poco brusco y la señorita que le abre esta un poco disgustada

Señorita: pero que le pasa hombre mira que maneras de tocar!
Esteban. Perdone, busco a la señorita María Fernández Acuña
Señorita: La mexicana?, a si llegó hace poco, ande pase es el numero 16 al final del pasillo

Esteban casi corrió, vio muchas puertas de lo que parecían habitaciones de hotel. Por fin llegó al final de pasillo y menos precipitado que la vez anterior, tocó a la puerta.

Abrió María.
No lo podía creer, era Esteban, la había ido a buscar
Miles de sensaciones se desbocan en ella
A pesar de todo, se da cuenta que lo quiere

María: Esteban que haces aquí

Esteban no le contesta, se lanza a sus brazos y la besa, se complace al ver que es correspondido
El movimiento toma por sorpresa a María pero reacciona

Maria: No, suéltame Esteban
Esteban: pero, María yo vine por que te quiero, porque vivir sin ti para mi ya no es posible, porque cada minuto es eterno si no estas conmigo

María lo empuja hacia adentro y cierra la puerta porque no quiere que se entere todo el mundo.
Mira a Esteban tratando de parecer muy enojada

María: Esteban, yo no puedo hacerme esto a mi misma, tu me engañaste
Esteban: Si María, te ruego que me perdones por ser un tonto, por ser cobarde y no enfrentarme a la realidad, pero te juro ahora que lo de Fabiola quedó atrás.
María: Ah si? Pues no te creo
Esteban: tienes que hacerlo, por favor

María se queda viendo a esteban, la conmueve su mirada, su actitud e inevitablemente lo abraza
Se sientan en un sillón y se quedan abrazados, se sonríen

María: Esteban, yo tampoco puedo vivir sin ti
Esteban: María, yo solo te pido una oportunidad para demostrarte todo lo que soy capaz de hacer por ti
María: No pues si ya me voy dando cuenta, mira que dejar todos sus negocios para venir a verme, pero dime quien te dio mi dirección?
Esteban: Grace, no sabes que buena amiga tienes María
María: Claro que lo sé, y le estaré agradecida toda la vida por haberte conocido
Esteban: si yo también, sabes? Quiero que sea la madrina de nuestro hijo... porque si quieres casarte conmigo verdad?
María: Déjame pensarlo... claro que quiero!

Esteban sonríe y le da un beso en la frente, se quedan abrazados muy juntitos

Esteban: me pasaría la vida entera así... contigo
María: pero por ahora es imposible, creo que ya tienes que irte

Esteban hace berrinche pero al final se va a un hotel

Al otro día se van a recorrer la ciudad, se besan en la Plaza Mayor, con Felipe III de testigo que los mira desde lo alto de su caballo.

Al final del día, María y Esteban ya tenían planeado lo que harían. Él se regresaría a México para arreglar lo de la boda y ella le llamaría a su papá para tratar de explicarle la situación.

******Un tiempo después*******

Grace, Diana, Nadia y Joanna se encargan de organizar la boda junto a María que regresó de España. Esta feliz porque sus padres comprendieron que su felicidad era lo más importante y que si esa felicidad estaba al lado de Esteban San Román tenían que aceptarlo.
Las amigas disfrutan escogiendo el menú, haciendo la lista de invitados, etc... pero el momento crucial fue cuando todas asistieron a la prueba del vestido de novia
La joven asistente le ayuda a María a pararse sobre un taburete para que se vea el vestido en todo su esplendor, reflejado en la pared de espejos. Las amigas no dejan de ahogar grititos.

Diana: María estas preciosa!
Nadia: Espectacular
Joanna: Yo digo que más que novia parece princesa
Todas: Joanna!!!!!- se ríen
Grace: tu y tus bromas, Joanna!- se limpia una lágrima
Nadia: te ocurre algo Grace?
Grace: no, es sólo que... nunca pensé estar presente en este momento tan importante para mi amiga... no estoy preparada para esto
María se baja del taburete y va a abrazar a Grace
María: amiga, yo todo esto tengo que agradecértelo a ti
Grace: a mi? Porque?
Joanna: no ves que fuiste tu la que le presentaste a su príncipe azul?
Las muchachas ríen y se les pasa la tarde muy rápido entre pláticas y preparativos

En la Mansión San Román

Alba esta furiosa, no entiende aun muy bien porque pero podría matar al primero que se le pusiera enfrente.
Esteban les había dicho hace unos días que se iba a casar con una mujer que no era Fabiola y a quién amaba con todo su corazón. Aunque en ese momento alba fingió estar feliz por su sobrino, algo dentro de ella se desmoronaba. Por eso se sentía así, con ganas de romper cosas o de gritar.
Más tarde descubrió lo que le ocurría, todos esos años había querido a Esteban no como sobrino, sino como hombre... era eso lo que la atormentaba porque sabía que con tantos prejuicios él jamás la aceptaría y decidió en ese instante que si él no era para ella, no sería para nadie más.
Carmela va y toca la puerta del cuarto de Alba, ella le contesta que si puede pasar.

Carmela. Albita! Fíjate que estoy muy emocionada porque el Estebancito ya se va a casar! No te parece maravilloso Albita?
Alba: No!, no, no, y mil veces no! yo no quiero que Esteban se case con esa mujer
Carmela: pero si ni la conoces María
Alba: no me importa quién sea, la odio y que se cuide porque se a metido en un problema, esta en riesgo, en grave riesgo

Carmela se asusta mucho con lo que dice Alba.


***Empresas San Román***

Esteban esta tan emocionado con lo de la boda que se a olvidado de Bruno por completo. A Bruno realmente le interesa el negocio y decide ir a buscar a Esteban. Llega a las empresas y la nueva recepcionista le dice que puede entrar. Apenas se había sentado cuando irrumpió en la oficina Fabiola, visiblemente enfurecida.

Fabiola: Como te atreves!!! Ya me enteré que te vas a casar!! Esteban tu no puedes hacerme esto!!!

Bruno se queda mirando a Fabiola impactado con su entrada
Esteban trata de calmarla y por fin logra que ella se vaya, no sin antes amenazarlo con que eso no se iba a quedar así.

Esteban: Perdona, Bruno yo nunca pensé que vendría
Bruno: Pierde cuidado Esteban, por cierto quien era esa mujer?
Esteban: Mi ex - prometida, Fabiola

Bruno se queda pensando en Fabiola.

Más tarde Esteban recibe una llamada de un viejo amigo suyo, un abogado residente en Estados Unidos.
Le llama para decirle que quiere cambiar de aires y probar suerte en México y que le gustaría mucho que se volvieran a ver. Esteban decide que tiene tiempo para una cena el viernes, todo sea por ver de nuevo a su viejo amigo Demetrio.
El viernes, Esteban se presenta en un restaurante de la ciudad, ahí después de años vuelve a encontrarse con su antiguo compañero de preparatoria, Demetrio. Que ahora esta casado con una bella mujer de nombre Daniela. Ella queda prendada de Esteban desde el primer momento, y se molesta mucho cuando él les dice que muy pronto va a casarse.
Daniela se enoja bastante y más cuando Esteban les muestra una foto de María. Sin conocerla ya detesta a esa mujer.

Pasan los días y la boda cada vez está más próxima.
con cada minuto que pasa, Alba esta más loca
María emocionada a más no poder
Esteban nervioso con la nueva vida que le espera
Bruno enamorado a primera vista de Fabiola
Fabiola planeando como vengarse
Y las amigas entusiasmadas con la boda

Ultimo capitulo

A una semana de la boda, Alba pone en marcha un plan para evitar que Esteban se case con María. La primera fase comienza una mañana aunque ella nunca se imaginó que no daría resultado. Puso su mejor cara de actriz y se colocó al final de las escaleras junto a dos maletas que en realidad no tenían nada, así cuando Esteban bajó a desayunar se la encontró ahí con una cara que aparentaba disgusto.

Esteban: Tía, y esas maletas?
Alba: Me voy a ir de la casa Esteban

La cara de Esteban es de mucha impresión, la tía esta segura de que no la dejará marchar. De pronto cambia su expresión y en su rostro se dibuja una sonrisa, la tía queda desconcertada

Esteban: Tía, no sabes lo mucho que te agradezco que seas tan comprensiva, tan buena, tan noble, que lindo de tu parte que quieras dejarnos a María y a mí disfrutar de la privacidad.

La tía no cabe en si de asombro... no puede creer que su plan haya fallado de una manera tan tonta, paralizada y resoplando de enojo se deja abrazar por Esteban.

Ese mismo día Bruno llega muy mal a las empresas San Román, le dio un buen susto a la nueva recepcionista. Pidió ver al señor San Román. Esteban lo recibe y le impacta mucho el estado en el que va Bruno, con cara de no haber dormido en varios días

Bruno. Por favor Esteban, tienes que ayudarme, te juro que si no la vuelvo a ver me muero
Esteban: Pero de que hablas, Bruno, siéntate y explícame
Bruno: No he dejado de pensar en ella, es la causante de mis insomnios, de mis desvelos
Esteban: Quién Bruno, dímelo que de otra forma no veo como ayudarte
Bruno: tu la conoces, es la mujer que vino a tu oficina impetuosamente la última vez que estuve aquí
Esteban: Fabiola?
Bruno: si ella, no sabes Esteban, me ha robado el corazón, por eso estoy así

Esteban se queda pensando mientras mira a Bruno. Lo despide no sin antes asegurarle que va a hacer algo al respecto. Luego llama a Fabiola y le dice que necesita hablar con ella. Fabiola no demora mucho y antes de una hora esta en las empresas San Román, va a la oficina de Esteban y se arroja en sus brazos

Fabiola: Esteban, mi amor, yo sabía que no me olvidarías

Esteban se la quita de encima con un delicado pero enérgico movimiento

Esteban: No te he llamado para esto, pero tienes razón, no te olvido, no me olvido que prometí ayudarte ahora que las finanzas de tu padre no son las mejores, y por eso quiero proponerte algo
Fabiola: ya te dije, yo quiero casarme, no quiero tu dinero
Esteban: tendrás las dos cosas si aceptas mi propuesta, la boda y el dinero
Fabiola: vas a casarte conmigo?
Esteban: no, quiero que te cases con Bruno, mi inversionista

Fabiola incrédula escucha a Esteban como en un sueño... no cree posible que algo así este sucediendo, confundida toma su bolsa y se sale despacio de la oficina.

Dos días después, Esteban vuelve a tener noticias de Fabiola.

Esteban. Si, diga? Habla Esteban San Román
Fabiola: Decidí que si quiero casarme con el tal Bruno
Esteban: es la mejor decisión que has tomado en tu vida, él es un buen hombre
Fabiola: lo que pasa es que si ya no voy a casarme contigo, ya no me importa con quién lo haga

Esteban se queda silencioso con la respuesta y oye que Fabiola cuelga el teléfono. Después él le avisa a Bruno sobre la boda. Bruno esta muy entusiasmado y al otro día en el registro civil, él y Fabiola se casan por fin. A su boda solo fueron Esteban y la tía Carmela, y el papá de Fabiola.
Esteban le regaló muchas acciones en las empresas San Román a Bruno, él ahora trabajaría ahí, se compró una casa muy grande y muy bonita y se llevo a vivir ahí a Fabiola, que tenía todo el ánimo de una mujer desdichada.

El viernes en la noche, Esteban y María tenían nerviosismos. Cada uno en su casa se preparaba mentalmente pues a la mañana siguiente el sueño más grande de toda su vida se haría realidad.
El sábado en la mañana, María llegó a las 10:15 a la Catedral, para la misa programada a las 10:00. adentro, Esteban estaba muy nervioso, Bruno y Demetrio trataban de tranquilizarlo.
El clérigo, de aspecto sereno se arreglaba el palio. Su nombre era Belisario, se acercó a Esteban para decirle que esas cosas suelen pasar, que las novias se retrasan un poco... etc.
Y entonces la marcha comenzó los primeros acordes y Esteban por fin vio a su adorada María, de pie en la puerta del recinto, del brazo de su padre. Gabriel Fernández le entregó a su hija de manera solemne y comenzó la ceremonia.

Sentados observando paso a paso la celebración estaban Alba y Carmela, Demetrio y Daniela, Bruno y Fabiola, los padres de María y demás amistades. Y en primera fila las amigas de María que no podían dejar de derramar unas cuentas lágrimas. Todas eran sus damas de honor y junto a ella estaban los novios de cada una. Fueron las únicas que aplaudieron con entusiasmo cuando el padre pidió que les desearan lo mejor al nuevo matrimonio y ellos aprovecharon para darse un beso.
Salieron en medio de una lluvia de pétalos de flores.
La recepción fue en un hotel a las afueras de la ciudad. Esteban y María lucían muy felices y enamorados y los otros también fingían que estaban contentos por ellos.
Luego después de la comida y el brindis vino el momento cuando María le arrojó el ramo a sus amigas, y aunque Carmela trató de forcejear, la que se quedó con el fue Grace, que miraba con disimulo a su novio David.
Al final todos se fueron muy felices en apariencia. Los que derrochaban alegría eran los novios que obviamente ya querían estar a solas los dos.

Paso el tiempo y ellos seguían tan felices como el primer día. Los negocios iban prosperando maravillosamente, Esteban se consiguió un nuevo socio un hombre llamado Servando Maldonado y además le ofreció empleo a Demetrio. Así Esteban, Bruno, Demetrio llevaban la empresa. María también aportaba ideas para el mejoramiento de la empresa. Ella quería seguir estudiando y terminar la carrera, obviamente Esteban estaba de acuerdo, pero entonces ella descubrió que estaba embarazada.

Los dos no cabían en si de felicidad. María renunció a la idea de irse a la universidad y se dedicó a cuidarse. Su mamá y la tía Carmela estaban muy al pendiente de ella, al igual que sus amigas que estaban muy emocionadas. Pasó el tiempo y luego se enteraron de que él bebé sería niño y entre todas iban arreglando el cuarto del bebé.
Cuando María tenía 7 meses de embarazo, conoció en una tienda de ropa para bebé a una mujer que le simpatizó de inmediato. Ella tenía un niño de 2 años y se llamaba Patricia. Muy pronto ella y su esposo Arturo pasaron a formar parte del círculo de amigos cercano de los San Román.
Es ese tiempo, sus padres se fueron a un viaje de aniversario, trágicamente el avión en el que viajaban se vino abajo en medio del océano y no hubo ningún sobreviviente. A María le afecto mucho la noticia y casi se le andaba adelantando el parto, pero gracias a los cuidados de sus amigas, el embarazo llegó a feliz término.

Héctor nació una mañana realmente preciosa. Esteban no pudo evitar llorar cuando la enfermera lo puso en sus brazos, lo cargó con toda la ternura del mundo... no podía creer que ese bebé era suyo... era maravilloso.
María y Esteban decidieron que Grace y David fueran los padrinos de Héctor. Meses después ellos dos se casaron y se fueron a Europa de viaje.
María y Patricia se hacían cada vez más amigas, pero en realidad Patricia fingía todo el tiempo. Luego de la crisis emocional, Daniela y Fabiola se hicieron amiga también, se la pasaban hablando mal de María.
Los que parecían buenos amigos eran Demetrio, Bruno, Servando, Esteban y Arturo. Y por supuesto Leonel, el hijo de Patricia, y Héctor también eran buenos amigos.

Tres años después, María se volvió a embarazar. Esta vez esperaba a una niña. Entre ella y Esteban decidieron que se llamaría Estrella, sería la luz que iluminaría a su nueva familia.

Cuando Estrella nació, Esteban y María estaban convencidos de que ahora más que nunca, su felicidad no podía opacarla ni destruirla nada ni nadie. Tenían a sus dos hijos y ellos estaban profundamente enamorados, al parecer no había algo mejor que eso y sobretodo, no tenía por que terminar.

Pero entonces, esa noche, en una cena en la mansión San Román, a la que asistieron todos los amigos, Patricia propuso un viaje a una paradisíaca isla del mar Caribe. Un viaje que ninguno de ellos olvidaría.


FIN

Gracias por leer mi historia y por su cariño

Yiyis

 
 Respond to this message   
 
  << Previous Topic | Next Topic >>Return to Index  
Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement  
Free Web Site Counter
Hit Counter