La piedra desechada

by Victor Manuel Castro Chinchilla (Acceso victor333)
Forum Owner

 

La piedra desechada

El salmista canta a Dios así:
La piedra que desecharon los edificadores Ha venido a ser cabeza del ángulo. (Salmos 118:22) Y El evangelio recuerda ese canto con palabras de Jesús en: Mateo 21:42 “¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? “, Marcos 12:10 “¿Ni aun esta escritura habéis leído: La piedra que desecharon los edificadores Ha venido a ser cabeza del ángulo;”Y en Lucas 20:17 “Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito: La piedra que desecharon los edificadores Ha venido a ser cabeza del ángulo?” Y en el libro de los Hechos se hace referencia a ese mismo canto cuando leemos que el apóstol Pedro en un discurso declara quien es esa piedra desechada por los hombres y dice: Hechos 4:11 “”Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.”
Y lo vuelve a confirmar en 1 Pedro 2:7 “Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;”

Lo controversial de este canto es que habiendo sido anunciado por el salmista, el propio Jesús lo declara y el apóstol Pedro lo confirma mientras que los seguidores de Pedro (catolicismo) lo niegan diciendo que la piedra fundamental del edificio de Dios es Simón Pedro. Todas las versiones de la Biblia que utilizan los católicos tienen el mismo sentido de declarar a Pedro como la piedra fundamental del cristianismo y aseguran que Jesús lo dijo al mal interpretar sus palabras en Mateo 16:18 “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” Esas versiones han arreglado el texto y dicen así: Mateo 16:18 (Biblia en Lenguaje Sencillo) “Por eso te llamaré Pedro, que quiere decir "piedra". Sobre esta piedra construiré mi iglesia, y la muerte no podrá destruirla.” Entrando en oposición al salmista, a Jesús mismo y al propio Pedro cuando asegura que la piedra es Cristo.

La piedra desechada por los edificadores tiene una larga historia de comentarios y la podemos leer en estos seleccionados que siguen:
“Aunque nunca haya ocurrido que una piedra desechada por los arquitectos que la consideraban inutilizable, terminara por ser la pieza principal del edificio, sí ha sucedido, al menos una vez, que un hombre desechado por sus contemporáneos, que llegaron hasta hacerle morir, se haya convertido en la base de una comunidad nueva. Esta maravilla de la que sólo Dios es capaz, se produjo una vez en Jesús.
A los oyentes de la parábola toca ahora elegir. Cada uno ha de tender a estar ligado a esta piedra, para con ella, por ella, gracias a ella, encontrarse integrado en el edificio; cada cual ha de atender a que esta piedra no sea la roca sobre la que uno cae y se rompe los huesos, o la piedra que se desprende y cae, aplastando al que se encuentra debajo.”
LOUIS MONLOUBOU

El Vaticano por intermedio de su portavoz Juan Pablo II escribe lo siguiente:
”Queridos hermanos y hermanas:
El Salmo que hemos escuchado es un himno de acción de gracias a Dios, que protege y tutela a quienes son fieles y confían en Él. Esto hace tomar conciencia de que nunca estamos solos y que Dios, si bien permite las pruebas de sus fieles y que sean considerados como piedra desechada por los arquitectos, luego los transforma en piedra angular. Cristo se presenta a sí mismo como esta piedra angular para anunciar su Pasión y su glorificación (cf. Mt 21,42).

Los Padres de la Iglesia nos recuerdan que «Cristo es la piedra» y también lo es su discípulo Pedro, a fin de que, como la piedra, tenga una sólida perseverancia y una fe inquebrantable. San Ambrosio exhorta a ser interiormente una piedra: esta piedra son nuestras acciones y nuestras ideas, a fin de que nuestra casa, es decir, nuestra propia persona pueda resistir firmemente los ataques de todo mal.” Código: ZS03021206
Fecha publicación: 2003-02-12
Juan Pablo II: Dios tiene la última palabra
Intervención en la audiencia general del miércoles
CIUDAD DEL VATICANO, 12 febrero 2003 (ZENIT.org).-

El mismo Vaticano en otra publicación dice:
VATICANO - "LAS PIEDRAS, LOS SONIDOS, LOS COLORES DE LA CASA DE DIOS" de Su Exc. Mons. Mauro Piacenza - Los Archivos Eclesiásticos (III)
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - El crecimiento del sensus ecclesiae por medio de los archivos. El empleo del archivo histórico eclesiástico favorece la maduración del sensus ecclesiae. La primacía en la vida de la Iglesia es dada a los christifideles, esto es, al "pueblo de Dios". Los creyentes son los elementos del "cuerpo místico", del que Cristo es la cabeza, y constituyen la Iglesia de "piedras vivas" en Cristo, "piedra desechada, convertida en piedra angular".

Otro autor escribe esto¨
Querido amigo y amiga:
¿Recuerdas la fascinante historia de la "piedra desechada por los edificadores", cuando se estaba construyendo el templo de Salomón? Se trataba de la piedra angular, la más importante de todas. Sin embargo, los "edificadores" la habían puesto a un lado, de hecho en el olvido, expuesta al sol del verano y a la helada invernal (Sal. 118:21 y 22).

Jesús aplicó a sí mismo esa historia: "¿Nunca leísteis en las Escrituras: 'La piedra que desecharon los edificadores, vino a ser la piedra de esquina. El Señor hizo esto, y es maravilloso ante nuestros ojos'?" (Mat. 21:42); pero el principio que contiene se aplica al "mensaje preciosísimo" de la justicia de Cristo que los "edificadores" "desecharon" y que, no obstante, ha de venir a ser la "piedra angular" del edificio. Se trata del mensaje de la justicia de Cristo, el único capaz de alumbrar toda la tierra con su gloria (Apoc. 18:1-4). Ese mensaje es perfectamente adecuado para la iglesia mundial de nuestros días, y vendrá a ser "maravilloso ante nuestros ojos" cuando nos demos por fin cuenta de que "el Señor hizo esto".

Pero no supongas de ninguna forma que hubiese mala fe en "los edificadores". NO. Siempre desearon ver el templo terminado, aunque desechaban la piedra angular, y en su lugar colocaban toda clase de piedras profanas (algunas lujosas). Lo hacían por estar desinformados, por no saber. Aunque se creían 'ricos, enriquecidos y en necesidad de nada', en lo referente al arte de construir, cuando finalmente se colocó la "piedra angular", todos pudieron saber que fue "el Señor [quien] hizo esto".

Cuando finalmente la "piedra" del "preciosísimo mensaje" sea recuperada y puesta en el lugar central que legítimamente le corresponde, todos reconocerán que no fue fruto de la sabiduría, fidelidad ni bondad humanas. Resonará entonces la gran antífona: "Regocijémonos y alegrémonos en él" (Sal. 118:24), eco del gran coro descrito en Apocalipsis 19:7 y 8 (comienza en realidad en el versículo 1): "¡Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria; porque ha llegado la boda del Cordero, y su novia se ha preparado. Y le fue dado que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente..."

¡El día se acerca! Que el Señor te tenga de su mano hasta entonces y por siempre. Asegúrate de no confundir la Roca de salud con una piedra de tropiezo.
R.J.W.-L.B.
“Todo lo que la Iglesia pueda aportar a la historia y a la sociedad concreta donde ella se encarna viene de la revelación de Dios; ella ha recibido un encargo, una misión de parte de Dios Padre por medio de Cristo, que es su origen histórico como fundador y como roca de cimentación sobre la cual se asienta: "La piedra, desechada por los arquitectos es ahora la piedra angular." (Hechos 4,11)” Fragmento de la Homilía pronunciada por el Emmo. Sr. Card. Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, en la Misa de la Paz S.M.I. Catedral de La Habana, 1º de enero del 2000

“Por ende, la exclamación de Cristo a Pedro de que la edificación de Su iglesia sería sobre una “roca” era nada más que lo que los profetas del Antiguo Testamento habían predicho cientos de años antes. Isaías profetizó: “Por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure” (28:16). Luego, Pedro—a través de inspiración, y sin duda con los eventos de Cesarea de Filipo todavía frescos en su mente—haría referencia a esta misma fundación de roca cuando escribió acerca de la “piedra viva, rechazada por los hombres... La piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo” (1 Pedro 2:4,7). De hecho, aún Jesús mismo mencionó la “piedra desechada” de la alusión del Antiguo Testamento. En Mateo 21:42; Marcos 12:10; y Lucas 20:17, Él hizo referencia al enunciado del salmista acerca de “la piedra que los edificadores desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo” (Salmos 118:22), y aplicó el rechazo de la piedra por los edificadores al rechazo y el repudio del Sanedrín hacia Él.” Apologetics Press :: Temas Doctrinales En Defensa de... la Iglesia de Cristo. por Bert Thompson, Ph.D. http://www.apologeticspress.org/espanol/

Como podemos apreciar, el texto bíblico nos dice que Jesús es el Cristo la piedra desechada por los hombres y como podemos también apreciar esos hombres que desechan a Cristo son los mismos seguidores de Pedro que declaran que es el apóstol la piedra de fundamento. Los mensajes del Vaticano dicen que ambos son la piedra, Jesús y Pedro, sin embargo el apóstol no es figura de Cristo como para confundirlo en uno solo como piedra desechada, el apóstol negó al Señor tres veces y fue motivo de ser alejado de Cristo por sus palabras cuando le dijo: Marcos 8:33 “Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: !!Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” Todo esto como una reacción del Señor a las palabras de Pedro, Veamos que sucedió: “Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días. Esto les decía claramente. Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reconvenirle. (Marcos 8:31-32) La respuesta ya la vimos en Marcos 8:33. De modo que no es aceptable que Pedro sea como Jesús la piedra fundamental de la iglesia, recordemos el texto original que dijo: Mateo 16:18 “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia;” Que fácil le hubiera sido al Señor decirle a Pedro, Tu serás la roca sobre la cual yo edificaré mi iglesia, pero no fue así, sino: “sobre esta roca edificaré mi iglesia” Ya sabemos que el salmista y el mismo Jesús y el mismo Pedro aseguran que Cristo es la roca.

Si Pedro fuera la roca de la iglesia habiendo negado al Señor tres veces, estaríamos en aquel grupo que Jesús dijo en Mateo 7: 24-27 “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.”

Salmos 127:1 “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” La casa de Dios o edificio de Dios es espiritual y el fundamento es Cristo conforme lo dijo el apóstol Pablo en 1 Corintios 3:9-11 “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” ¿Podríamos sustituir a Jesucristo como piedra angular y poner a un mortal para ser el fundamento de la casa espiritual de Dios? Piénsalo bien y recuerda estas palabras de Jesús: “!!Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres”

1 Pedro 2:4-5 “Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.


Por Víctor Manuel Castro Chinchilla Mayo 2007.








Todo lo puedo en Cristo que me fortalece



Escrito desde May 30, 2007, 10:16 AM
de la dirección IP 207.13.77.22


Respond to this message

Return to Index

Find more forums on ChristianityCreate your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2014 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement