ESTO NO ES UNA TELENOVELA DE VERDAD... LAS PERSONAS MENCIONADAS NO TIENEN NADA QUE VER CON ESTE PROYECTO, SOLO INSPIRAN LA WEBNOVELA

webnovela para Pablo Martínez de Casi Angeles y Adrian Rodriguez de Fisica o quimica que llegaron a mi vida y fueron todo un descubrimiento y una revolución. Escrita en julio del 2009.

web analytics
View My Stats
 

 Return to Index  

capitulo 23

February 4 2010 at 2:56 AM
emili  (Acceso minuevodescubrimiento)
Owner

 

[linked image]
[linked image] [linked image]
Simón y David pasan la tarde atormentados y molestos porque esperan que el otro sea el que lo llame. Vuelven a clase al día siguiente, con ganas de verse. Ansiosos pero a la vez preocupados porque no saben cual va a ser la reacción del otro. Simón es el primero en llegar. Está muy nervioso y le entra pis. David lo ha visto entrar y lo sigue. Simón está en el urinario. Se pone tenso al ver entrar a David que se empieza a desabrochar los pantalones acercándose al urinario aunque él no tiene pis.
--¿qué tal? --pregunta David.
Los dos se desean, quieren estar juntos pero también están dolidos con el otro. Se nota la tensión.
--¿no me llamaste? --le reprocha Simón.
David le devuelve el reproche:
--tú tampoco.
Simón se la sacude y su guarda su herramienta.
--¡esto no tiene sentido...¡
Va a salir pero David se le pone delante. Los dos se estremecen. Es que sólo con una mirada ya sienten escalofrios. David lo mira con mucho cariño. No lo quiere perder.
--¿porque siempre tenemos que pelear con la bien que estamos juntos?
Simón iba a decir algo pero David le acaricia los labios para que no hable. Es muy sensual. Le da un suave beso en los labios y luego los dos se unen en un apasionado beso de fuego. Un deseo ardiente los une y confunde el cuerpo del con el del otro. Por unos segundos están unidos por sus pieles, por sus bocas, por sus lenguas sin que nadie más les importa sino la felicidad que sienten en ese momento. Todas las cosas que quisieran decir y que no se atraven o no se animan a decir con palabras lo dicen sus labios. Se oye la puerta entonces David se aparta bruscamente de Simón que lo mira dolido. David no dice nada y se va muy sofocado. Simón fuerza una sonrisa ante el chico que está entrando en esos momentos. Se lava la cara para bajarse la tontería. Da un puñetazo a la pared molesto. Siente cosas muy fuertes hacia David y le duele no poder una relación tranquila y estable a su lado. Al entrar en el aula, David ya lo está esperando sentado sobre la mesa. Sabe que está molesto por eso con la mirada trata de decirle todo lo que siente. Lo mira con cariño. Simón no quiere hablar con él. No le sostiene la mirada. Se acerca a Tacho. Le habla amable.
--¿qué te pasó ayer?
A David le dan unos celos enormes al ver al chico que le gusta hablando con su ex y de hecho parte el lápiz por la mitad. Tacho mira a Simón con furia.
--¡descarado, imbécil¡ --va pensando entre otros insultos.
No quiere llamar la atención. No quiere que sepa que se ha enterado de su romance secreto para que así su venganza tenga mayor efecto.
--es que me puse mal de golpe...
Tacho no puede disimular. Todo el cariño y el afecto que sentia por Simón ahora son odio y desprecio. No hubiera encajado bien de ninguna de las formas que Simón lo dejara por otro pero lo que tampoco le perdona es que le haya mentido. Siente que él y David se ríen de él a sus espaldas y eso lo van a pagar. Simón nota el rencor de Tacho y eso le sorprende ya que el día anterior lo notó herido pero no con odio.
--¿te ocurre algo?
Tacho fuerza una sonrisa.
--es que quiero repasar la lección y me estás distrayendo...
Tacho es muy brusco con él y a Simón le da pena. Se disculpa y se aleja de él. David sonríe con disimulo.
--te lo mereces --murmura.
Le ha gustado que Tacho lo rechazara. Simón se da cuenta que David se alegra de eso y le da rabia y no quiere acercarse a él. Va al sitio de Emilio.
--oye...
David muerde el boligrafo de la rabia. Emilio alza la cabeza y cree ver una aparición. Simón se inclina un poco sobre el pupitre. Emilio tiembla de excitación. Nunca lo habia tenido tan cerca ¡¡hasta podría besarlo¡ Simón lo mira paralizado por la emoción. No es capaz de decirle nada. Simón no ha pensando que contarle, lo que quiere es molestar a David, no darle opción a que le diga nada hasta que venga el profesor. Simón siente la mirada furiosa de David fulminándolo.
--¿¿¡no que no se hablaba con él?¡¡ --se dice David así mismo.
Le dan celos y además le preocupa.
--¡seguro que le habla de nosotros¡ ¡por eso Emilio sabe tanto¡ --piensa David.
David da un puñetazo a la mesa. Simón hace un esfuerzo por hablar con Emilio.
--¿y que tal el fin de semana?¿qué hiciste?
Simón se muestra amable pero Emilio, aunque le encanta estar con él, se pone nervioso. Balbucea y Simón es incapaz de seguir una conversa con él. Para ganar tiempos.
--¿tienes lo apuntes de ayer de filo? ¿es que no pille nada?
Emilio no le contesta. Su respiración es acelerada de lo nervioso que está. Se las da. Simón hace que los mira ahí mismo. Emilio está desbordado. El deseo es mucho y también su alegría porque nunca pensó que el guapo Simòn estaría tan cerca de él. Aunque no se hablen. Aunque no pase nada, Emilio es muy feliz. Cuando entra la profesora, Simón le devuelve los apuntes. Le da las gracias muy simpático y se va a su sitio dejando al chico al borde del colapso. Simón se siente al lado de David que está molesto.
--tenemos que hablar...
David usa un tono déspota y Simón lo ignora.
--ahora no puedo... --dice mirando hacia la profesora.
Entonces David le suplica:
--por favor...
Aunque le derrite el tierno tono de voz de David, Simón no se deja caer y frío le contesta:
--estamos en clase...
David, muy timido, le pone la mano en el muslo a Simon. A este le gusta, le excita pero está dolido y se la saca bruscamente. A David le saber mal y entonces no se atreve a decirle nada más. Se quedan toda la clase juntos, con ganas de estar juntos y frustrando sus ganas. Al acabar la clase, Simón se levanta de prisa y sale del salón pese a que David lo llama.
--No te vayas, espera...
Simón camina de prisa por los pasillos y David detrás.
--para y hablamos...
Pero Simón sigue caminando. Con un hilo de voz David le pregunta:
--¿estás enfadado...?
Entonces ahora sí Simón se detiene. Se gira y se acerca a David molesto y sorprendido:
--y a ti que te parece...?
David lo mira con su cara más dulce y tierna. Está acostumbrado a que le funciona aunque en esa ocasión es sincero. Le gusta mucho ese chico y le duele no poder estar con él tranquilamente.
--lo siento pero yo soy asi... No puedo cambiar.
Simón lo mira con tristeza:
--ese es el problema... que yo también soy asi y tampoco puedo cambiar...
Simón se da la vuelta para irse. David se enfada porque no se siente comprendido por el chico que le gusta y le reclama:
--¿¿¡qué le cuentas a Emilio...¡?
--¡nada, sólo le pedí unos apuntes¡ --le gustan sus celos pero también le molesta.
--¡¡Sé que le hablas de mi...¡¿¿¿le cuentas lo que hacemos?¡
David está furioso y Simón lo mira incrédulo. No se esperaba esa reacción:
--eres un paranoico...
Lo mira con cierto desprecio y sigue su camino. A David le da mucha rabia que lo deje con la palabra en la boca y lo va siguiendo.
--¡¡no te vayas... ¿que pasa es que he dado en el clavo y por eso te vas?
No va hacia él, no lo mira pero se para y triste dice:
--No, lo que pasa es que contigo no se puede hablar... sólo se discute y yo paso...
David se lleva las manos a la cabeza. Resopla. Se acerca a él. Se pone delante de él.
--a mi me gustaria hablar contigo...
Simón está dispuesto y llega Mar que abraza muy efusiva a su novia. Simón mira a la pareja con rabia y David se tiene que tragar el fastidio que siente por la llega inoportuna de la chica.


 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement