ESTO NO ES UNA TELENOVELA DE VERDAD... LAS PERSONAS MENCIONADAS NO TIENEN NADA QUE VER CON ESTE PROYECTO, SOLO INSPIRAN LA WEBNOVELA

webnovela para Pablo Martínez de Casi Angeles y Adrian Rodriguez de Fisica o quimica que llegaron a mi vida y fueron todo un descubrimiento y una revolución. Escrita en julio del 2009.

web analytics
View My Stats
 

 Return to Index  

capitulo 39

February 4 2010 at 3:37 AM
emili  (Acceso minuevodescubrimiento)
Owner

 

[linked image] [linked image]
[linked image] [linked image] [linked image]
[linked image] [linked image]
Comienza un nuevo día de clase. David se sorprende al ver que Tacho no se sienta con Simón, que ha agarrado su mesa y se ha puesto solo en un rincón. Simón se sienta solo. David lo mira de reojo. Le emociona que haya sido sincero, que haya dejado a Tacho. Mira con tristeza a Emilio que le sonríe enamorado. No, él no lo va a dejar. Por un lado le duele que él no haya sido sincero como Simón al romper con Tacho y por el otro siente que Emilio no se merece que lo deje por Simón. Simón mira con descaro a David. Después de hacer el amor con él siente que tiene ese derecho. A David le pone muy nervioso la intensa mirada de Simón. No quiere mirar pero lo ama demasiado y después de haberse acostado de nuevo con él no se lo puede sacar de la cabeza. Lo mira de reojo y Simón sonríe feliz. Le guarda un sitio a su lado. Lo mira con amor pero David sigue con Emilio, se muestra cariño con Emilio. No se separa de su lado. Emilio está feliz porque David es su amigo, además su amante, viven juntos. No se preocupa de si mira a Simón o no porque siente que David es un préstamo que le ha hecho la vida, le puede disfrutar por tiempo limitado. En un momento dado que Emilio está muy concentrado repasando sus apuntes, David se levanta y va al lavabo. Está descargando tranquilamente cuando llega Simón. Se pone a su lado.
--hola, ¿qué tal? –Simón.
David está tenso. Se la sacude y se la guarda. Se aparta de Simón.
--¿porqué me rehúyes?
--Yo no te rehúyo, no tengo porqué. Estás flipao –David muy macarra.
--No será que no te atreves a mirarme a la cara porque te sientes culpable?
--¿qué has tomado? –David en su tono más macarra.
David va hacia la puerta. Simón se sacude la última gota y mientras se va guardando a simoncito dice:
--Dejé a Tacho…
--Si ya vi… --David frío y sin ni mirarlo.
--Lo dejé por ti… --le susurra Simón colocándose detrás de él, rozando su mano.
David se gira y se muestra brusco con Simón:
--¡No, lo dejaste porque se te dio la gana¡
David con la mano en el pomo para abrir la puerta. Simón no lo deja ir:
--Lo dejé porque me parece fatal engañar a la gente, acostarse con uno y con otro.
Es un reproche el de Simón pero David tiene también reproches para él. De nuevo se da la vuelta y muy molesto dice:
--¡Peor es girar la espalda a quien dices querer…¡
--¡No vuelvas con eso…¡
David no se siente apoyado, comprendido por Simón. Siente que a Simón no le parece grave todo lo que le pasó y eso hace que aumente su rencor hacia él.
--¡Eso digo yo… olvídate ya de mí¡
David en la puerta. A punto de salir. Simón pegado a él, le habla muy sensual:
--Eso hubiera querido pero si te acuestas conmigo me será difícil…
David se queda quieto unos segundos. Le cuesta mostrarse indiferente. Cuando logra poner mirada dura se gira y sin mirarlo a los ojos dice:
--Yo ayer me emborraché y no me acuerdo de nada… haz tú lo mismo…
[linked image] [linked image] [linked image] [linked image] [linked image] [linked image] [linked image] [linked image] David se va rápido. No es capaz de volver al aula, se sienta en un banco del vestíbulo. Triste, furioso con él mismo por no poder olvidar a Simón. Da un puñetazo al banco. Simón se da cuenta que está sufriendo. Se acerca a su lado. Se sienta con él. Lo roza y los dos se estremece. No se mira pero se siente el amor que los une.
--Sabe Emilio que perdiste los slip? ¿quieres que se los dé?
David se levanta.
--¡Ni se te ocurra…¡ --se muestra agresivo.
Simón le sonríe desde el banco.
--No te que no acordabas?
--¡¡Déjame en paz¡
David a la defensiva. Simón le sonríe con cariño.
--Los tiré… sólo quiero que me digas si es verdad que me amas…
Entonces David se sienta. Se muestra angustiado. Los dos hablan sin darse cuenta que Emilio se ha acercado, los separa una columna. No lo ven pero Emilio sí los escucha.
--Estoy con Emilio –dice David moviéndose entre el amor y el rencor.
--¡Pero lo amas? –insiste Simón desesperado.
Se hace un silencio. David le quiere decir que sí pero no quiere olvidar el rencor.
--¡Me amas a mi¡ --sentencia Simón.
David da un puñetazo al banco y le escupe bien enfadado y con todo el rencor que tiene dentro de él:
--¡Si, sí… ¡pero tú te portaste como un cabrón¡ ¡¡me dieron una paliza, mi padre me despreciaba, me quise suicidar y dónde estabas tú¡
Por primera vez Simón es consciente que David lo necesita y él lo falló. Siente su dolor y le duele, si pudiera cambiaría el pasado pero no puede.
--Lo siento… no pensé…
David no lo deja seguir, no lo quiere escuchar. Le reprocha con rabia y rencor:
--¡Claro porque tú estabas JODIENDO con Tacho, pero cuando todo el mundo me giró la espalda pues Emilio estaba ahí…¡
Simón entiende a Emilio pero no puede dejar de luchar por él. Trata de llevarlo a su terreno:
--Por eso te acuestas con él, por pena…
--No, pena no… --aturdido.
--Agradecimiento no es mucho mejor… --le interrumpe Simón.
David se levanta molesto, herido, confundido. Ama a Simón pero son muchas las cosas que sienten que le separa, mucho dolor, soledad, sentirse traicionado y abandonado por el que decía amarlo.
--¡Tú no entiendes nada¡
--Entiendo que te sientes comprometido con Emilio pero si acostarte con él es el precio que le tienes que pagar ya lo pagaste, ya se acabó el compromiso…
David defiende a Emilio y su relación con uñas y dientes:
--¡no, él no me pide nada¡ ¡me acosté con él porque quise¡ ¡¡él jamás me permitiría estar con él sabiendo que te amo a ti¡
Simón sonríe feliz:
--¡¡reconociste que me amas¡
Emilio escondido tras la columna escucha llorando. No necesita escuchar nada más. David está de pie al lado de la columna y no quiere que lo descubra. No quiero poner a David en ese compromiso. David sigue defendiendo a Emilio:
--¡pero Emilio ha demostrado amarme más que tú y quiero agradecerle ese amor¡
--¿hasta cuándo? –le pregunta Simón en un reproche.
--Emilio siempre ha vivido amargado, me adora, me idolatra… si vieras como me mira… es feliz a mi lado y no quiero que pierde esa felicidad.
Viendo lo que ha sufrido y la grandeza de su corazón, Simón lo ama más aún y le duele mucho haberlo perdido.
--No le quieres
--¡Lo amaré y en todo caso él será feliz¡ --sentencia un resignado David.
--Emilio es buena onda, seguro que no quiere que te sacrifiques… --Simón con ternura.
Pero David lo tiene claro:
--Nunca lo voy a dejar…
Simón le acaricia la mano:
--¿y nosotros?
David se aparta de él. Se miran con dolor.
--ya no hay nosotros. Tú lo estropeaste todo.
Hay tanto amor como dolor entre Simón y David. David va hacia al salón. En mitad del pasillo se da la vuelta. Simón sigue ahí mirándolo lloroso. La mirada de uno se clava en el otro. David fuerza una sonrisa para que Emilio no se dé cuenta de nada. Al verlo, Emilio lo abraza desesperado. Se aferra a él sabiendo que está viviendo los últimos momentos al lado del único que le ha dado felicidad de verdad. David es muy cariñoso con él:
--¿qué es lo que te pasa?
--que te quiero mucho –solloza Emilio.
David le sonríe. Permite que le bese porque se da cuenta que lo necesita. Mira de reojo a Simón que está entrando. A Simón le duele lo que ve y a David le duele el dolor de Simón. Emilio no sabe si David se animará a dejarlo pero sabiendo que sufre porque ama a Simón él no puede ni quiere seguir a su lado sabiendo eso.
[linked image] [linked image] [linked image]



 
 Respond to this message   
Find more forums on Network54Create your own forum at Network54
 Copyright © 1999-2017 Network54. All rights reserved.   Terms of Use   Privacy Statement